Ase­si­na­to por sor­pre­sa

Los crea­do­res de las se­ries ma­tan a per­so­na­jes que­ri­dos por el pú­bli­co pa­ra atra­par a la au­dien­cia

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV - Toni de la To­rre

No hay na­da que fi­de­li­ce más a los es­pec­ta­do­res de una se­rie que el im­pac­to de un su­ce­so trá­gi­co, una tra­ge­dia ines­pe­ra­da que los de­je en es­ta­do ca­tár­ti­co. Es uno de los me­ca­nis­mos más an­ti­guos de la his­to­ria de la fic­ción te­le­vi­si­va y si­gue fun­cio­nan­do de ma­ra­vi­lla, co­mo han po­di­do com­pro­bar, re­cien­te­men­te, los se­gui­do­res de las se­ries nor­te­ame­ri­ca­nas. En los úl­ti­mos me­ses, los guio­nis­tas se han har­ta­do a ma­tar a per­so­na­jes em­ble­má­ti­cos, se­cun­da­rios en sus pro­pias se­ries, pe­ro a los que el es­pec­ta­dor tie­ne un ape­go emo­cio­nal evi­den­te. La úl­ti­ma se­rie en ha­cer caer a uno de sus per­so­na­jes cla­ve ha si­do Sons of Anarchy, con una muer­te que ha lo­gra­do ser tren­ding to­pic en las re­des so­cia­les. Pe­ro es que, en los úl­ti­mos me­ses, tam­bién he­mos vis­to la eli­mi­na­ción de per­so­na­jes que­ri­dos en fic­cio­nes co­mo Mad Men, Breaking Bad, Boardwalk Em­pi­re y Ana­to­mía de Grey, que cie­rran una ra­cha de muer­tes por sor­pre­sa que se ini­ció al fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Jue­go de tronos, ca­be­za en una pi­ca in­clui­da.

CRÍ­ME­NES QUE TAM­BIÉN PRO­VO­CAN RE­CHA­ZO

La muer­te del com­pa­ñe­ro del hé­roe a me­nu­do tie­ne la fun­ción de ha­cer evo­lu­cio­nar al personaje prin­ci­pal. La tra­ge­dia po­ne en mar­cha una trans­for­ma­ción a la que le fal­ta­ba un im­pac­to pa­ra es­ta­llar, y que lle­va al pro­ta­go­nis­ta de la fic­ción a un nue­vo es­ta­dio. Es­ta ace­le­ra­ción del re­co­rri­do del pro­ta­go­nis­ta per­mi­te a los guio­nis­tas si­tuar la se­rie en otro pun­to y, por ello, se uti­li­za co­mo re­vul­si­vo cuan­do las tra­mas han lle­ga­do a un pun­to en el que co­rren el ries­go de es­tan­car­se. Cuan­do un personaje se­cun­da­rio, por muy bien que cai­ga a la au­dien­cia, ya ha cum­pli­do su co­me­ti­do, la me­jor so­lu­ción es dar­le una sa­li­da do­lo­ro­sa que trans­por­te la tra­ma a otro lu­gar. Al mis­mo tiem­po, es­ta sa­li­da trau­má­ti­ca tie­ne otra con­se­cuen­cia po­si­ti­va pa­ra la fic­ción, y es la ne­ce­si­dad que sien­ten los es­pec­ta­do­res de se­guir vien­do la se­rie pa­ra po­der sa­car­se de en­ci­ma el dis­gus­to. La au­dien­cia se em­bar­ca en la bús­que­da de una re­so­lu­ción (ha­bi­tual­men­te, en for­ma de ven­gan­za) jun­to al personaje pro­ta­go­nis­ta, de ma­ne­ra que las tra­mas au­men­tan su in­ten­si­dad y la em­pa­tía con el personaje prin­ci­pal cre­ce ver­ti­gi­no­sa­men­te.

Por su­pues­to, tam­bién hay una par­te del pú­bli­co que re­cha­za la de­ci­sión y op­ta por de­jar de ver la se­rie, por­que con­si­de­ra que los guio­nis­tas han si­do crue­les con él. Los ín­di­ces de au­dien­cia de­mues­tran que es una téc­ni­ca na­rra­ti­va que pue­de te­ner efec­tos con­tra­rios a los es­pe­ra­dos. Un ca­so clá­si­co de una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va es el de Per­di­dos, cu­yos guio­nis­tas de­ci­die­ron sa­cri­fi­car al personaje de Char­lie en una tem­po­ra­da, la ter­ce­ra, que ha­bía aflo­ja­do en lo que a au­dien­cia se re­fie­re. El epi­so­dio en cues­tión fue vis­to por 13,8 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. En cam­bio, en el si­guien­te fue­ron 17,7 mi­llo­nes, un cre­ci­mien­to si­mi­lar al que ex­pe­ri­men­tó CSI: Las Ve­gas cuan­do ma­ta­ron al personaje de Wa­rrick, pa­san­do de 18,06 mi­llo­nes a 23,4. No les fue tan bien a los crea­do­res de Dex­ter, que, en una cuar­ta tem­po­ra­da que ha­bía si­do bri­llan­te, de­ci­die­ron lle­var al pro­ta­go­nis­ta a un nue­vo es­ce­na­rio ase­si­nan­do a un personaje cla­ve, Ri­ta. El epi­so­dio de su muer­te lo vie­ron 2,6 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. De ellos, sólo 1,7 mi­llo­nes re­gre­sa­ron pa­ra ver el si­guien­te.

‘Sons of Anarchy’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.