Pe­rio­dis­mo al es­ti­lo de la BBC

El ca­nal bri­tá­ni­co es­tre­na la se­gun­da tem­po­ra­da de ‘The Hour’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

El se­gun­do cur­so de The Hour se ha he­cho es­pe­rar más de lo pre­vis­to, pe­ro ya es­tá aquí. El pró­xi­mo lu­nes, se es­tre­nan, en el Reino Uni­do, nue­vas en­tre­gas de es­ta pe­que­ña jo­ya de la te­le­vi­sión bri­tá­ni­ca, que tie­ne to­do lo que los es­pec­ta­do­res más exi­gen­tes le pi­den a una fic­ción: diá­lo­gos muy bien es­cri­tos, un trío de ac­to­res tan so­brios co­mo creí­bles, per­so­na­jes com­ple­jos, una tra­ma muy bien co­nec­ta­da con la reali­dad, una am­bien­ta­ción ex­qui­si­ta y, por en­ci­ma de to­do, per­so­na­li­dad. The Hour con­si­guió cons­truir un dis­cur­so pro­pio sin ne­ce­si­dad de es­con­der sus re­fe­ren­tes. Re­cuer­da a Mad Men en la for­ma y al Aa­ron Sor­kin más pe­rio­dís­ti­co en el con­te­ni­do, pe­ro tie­ne su pro­pio aro­ma, un es­ti­lo que su crea­do­ra, Abi Mor­gan, de­fi­nió des­de el pri­mer epi­so­dio con gran ha­bi­li­dad.

EN­TRE EL FRAN­CO Y EL AMBICIOSO

The Hour cons­tru­yó, en la pri­me­ra tem­po­ra­da, un uni­ver­so só­li­do y rea­lis­ta, si­tua­do en el pla­tó de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión fic­ti­cio de la BBC, en los años cin­cuen­ta. Un es­pa­cio que fun­cio­na co­mo vehícu­lo pa­ra ex­plo­rar el con­tex­to his­tó­ri­co de la épo­ca y, al mis­mo tiem­po, las di­fi­cul­ta­des de los pe­rio­dis­tas pa­ra ejer­cer su tra­ba­jo evi­tan­do las pre­sio­nes po­lí­ti­cas y em­pre­sa­ria­les. Ca­da uno de los tres pro­ta­go­nis­tas ejem­pli­fi­ca la ac­ti­tud mo­ral y éti­ca que el pe­rio­dis­mo pue­de adop­tar an­te el po­der: el re­por­te­ro Fred­die Lyon (Ben Whis­haw) re­pre­sen­ta al pro­fe­sio­nal que bus­ca la ver­dad por en­ci­ma de cual­quier otra cues­tión, el pre­sen­ta­dor del pro­gra­ma, Hec­tor Mad­den (Do­mi­nic West), sólo se preo­cu­pa por su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y su po­si­ción so­cial, mien­tras que la di­rec­to­ra del es­pa­cio, Bel Rowly (Ro­mo­la Ga­rai), es el pru­den­te pun­to me­dio que hay en­tre am­bos.

Esas tres po­si­cio­nes tam­bién son el eje de un trián­gu­lo amo­ro­so, que se com­bi­na acer­ta­da­men­te con las re­fle­xio­nes pe­rio­dís­ti­cas y los su­ce­sos que re­fle­ja la se­rie. En la se­gun­da tem­po­ra­da del dra­ma de la BBC, esos fun­da­men­tos se man­tie­nen, aun­que hay mu­chas co­sas que han cam­bia­do, en el plano pro­fe­sio­nal. Pa­ra em­pe­zar, el pro­gra­ma ya no es­tá en an­te­na. La po­lé­mi­ca en­tre­vis­ta con Lord Elms hi­zo que la ca­de­na pú­bli­ca bri­tá­ni­ca de­ci­die­ra re­ti­rar­lo de la pro­gra­ma­ción, una de­ci­sión que ha con­ver­ti­do a Hec­tor en una ce­le­bri­dad, pe­ro que ha de­ja­do a Fred­die sin tra­ba­jo. En el ini­cio del se­gun­do cur­so, Bel tra­ba­ja pa­ra re­cu­pe­rar el es­pa­cio a tra­vés del nue­vo di­rec­tor de In­for­ma­ti­vos, que es­ta­rá in­ter­pre­ta­do por Pe­ter Ca­pal­di. El personaje del ac­tor, co­no­ci­do por ser el pro­ta­go­nis­ta de la co­me­dia The Thick of It, tie­ne en sus ma­nos que The Hour vuel­va a es­tar en an­te­na. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.