EL ASE­SINO EN SE­RIE QUE NO QUE­RE­MOS QUE DES­CU­BRAN

El os­cu­ro pa­sa­je­ro lla­ma­do muer­te ha si­do com­pa­ñe­ro cons­tan­te del ana­lis­ta de san­gre más fa­mo­so de Mia­mi. El oc­ta­vo cur­so de ‘Dex­ter’ (de es­treno el jue­ves, en FOX Cri­me) re­la­ta la re­la­ción de los Mor­gan des­pués de que De­bra des­cu­brie­ra el ins­tin­to cri­min

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Ya sa­be­mos que, en Dex­ter, no son pre­ci­sa­men­te tí­mi­dos o su­ti­les, en cuan­to a fi­na­les de tem­po­ra­da sor­pren­den­tes se re­fie­re: el de­go­lla­mien­to del úni­co familiar bio­ló­gi­co de nues­tro ase­sino pre­fe­ri­do, que Dex­ter hi­zo pa­sar por sui­ci­dio; la ima­gen del cuer­po in­ani­ma­do de Ri­ta (Julie Benz) re­po­san­do en una ba­ñe­ra en­san­gren­ta­da, o in­clu­so el in­quie­tan­te so­plo de las ve­las del pas­tel de su hi­jo, Ha­rri­son, ha­cien­do du­dar a Dex­ter so­bre su hu­ma­ni­dad y so­bre la ne­ce­si­dad de nor­ma­li­dad… El desen­la­ce de la sex­ta no fue me­nos. Des­pués de que una re­cién as­cen­di­da te­nien­te y muy com­pro­me­ti­da con su tra­ba­jo De­bra (Jennifer Car­pen­ter) pi­lla­ra a Dex­ter in fra­gan­ti y en pleno ri­tual pa­ra des­ha­cer­se del in­de­sea­ble y fa­ná­ti­co re­li­gio­so Tra­vis (Co­lin Hanks), prác­ti­ca­men­te to­do era po­si­ble, y el fi­nal de los días de Dex­ter co­mo ho­mi­ci­da con vo­ca­ción de jus­ti­cie­ro pa­re­cían de­fi­ni­ti­va­men­te aca­ba­dos.

Y, si es ver­dad que la tem­po­ra­da pa­sa­da, tal vez, echa­mos más de me­nos que nun­ca a Tri­nity y las ge­nia­li­da­des ac­to­ra­les de John Lith­gow o los gi­ros ar­gu­men­ta­les de esa cuar­ta tem­po­ra­da que mu­chos si­guen con­si­de­ran­do la me­jor de la se­rie, Dex­ter nos com­pen­só con mor­bo in­ces­tuo­so lo que no nos ofre­ció en ori­gi­na­li­dad o fres­cu­ra na­rra­ti­vas: con una Deb ca­da vez más enamo­ra­da de su her­mano adop­ti­vo Dex­ter, muy dis­pues­ta a con­fe­sar­le sus sen­ti­mien­tos de una vez por to­das y ca­si se di­ría que con­ven­ci­da de que él tam­bién sien­te al­go más que sim­ple amor fra­ter­nal por ella.

Con el equi­po de guio­nis­tas y pro­duc­ción de la se­rie re­co­no­cien­do que la idea del des­cu­bri­mien­to de las ha­bi­li­da­des ho­mi­ci­das de Dex­ter por par­te de su her­ma­na se les ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za mu­cho an­tes, pe­ro que de­ci­die­ron pos­po­ner esos acon­te­ci­mien­tos has­ta aho­ra, ca­si se di­ría que se han pro­pues­to jun­tar a esos dos per­so­na­jes en el mo­men­to en el que los ac­to­res que los in­ter­pre­tan se han di­vor­cia­do en la vi­da real. Y es que ne­go­cios y fa­mi­lia van a se­guir bas­tan­te re­vuel­tos, es­te año. La fla­man­te te­nien­te acep­ta­rá en­cu­brir la iden­ti­dad san­grien­ta de su her­ma­nas­tro, pe­ro, en un in­ten­to de con­tro­lar sus ur­gen­cias ase­si­nas y sen­tir que no se es­tá trai­cio­nan­do a sí mis­ma y a aque­llo en lo que cree, lo obli­ga­rá a mu­dar­se a su ca­sa…

Dex­ter, a su vez, se­gui­rá afron­tan­do esas du­das morales que vi­mos aflo­rar con más fuer­za que nun­ca el año pa­sa­do. La sép­ti­ma tem­po­ra­da arran­ca con el fo­ren­se hu­yen­do ha­cia el ae­ro­puer­to, car­gan­do una bol­sa pa­ra emer­gen­cias lle­na de efec­ti­vo y un pa­sa­por­te ca­na­dien­se. Pe­ro es­te pa­dre no pue­de ol­vi­dar que no es­tá so­lo. El amor in­con­di­cio­nal que sien­te por su hi­jo es pal­pa­ble, aun­que edu­car­lo bien si­ga so­cial y con­ven­cio­nal­men­te re­ñi­do con la reali­dad de ser un bri­llan­te ase­sino.

El ana­lis­ta fo­ren­se re­cor­da­rá, una vez más, por qué es tan im­por­tan­te res­pe­tar el có­di­go de Harry, en una tem­po­ra­da en la que dos nue­vos per­so­na­jes se cru­za­rán en su ca­mino: Han­nah Mc­Kay, in­ter­pre­ta­da por Yvon­ne Strahovs­ki (ver re­cua­dro), y el je­fe de la ma­fia ucra­nia­na Isaak Sir­ko, in­ter­pre­ta­do por el ir­lan­dés Ray Ste­ven­son (Ro­ma), que acu­di­rá a Mia­mi tras la des­apa­ri­ción de uno de sus hom­bres a ma­nos de nues­tro ho­mi­ci­da pre­di­lec­to.

Sép­ti­mo cur­so pa­ra una se­rie que no sue­le cohi­bir­se con na­da y que ten­drá que de­mos­trar si si­gue man­te­nien­do la in­no­va­ción te­má­ti­ca de sus ini­cios, sin arries­gar­se a arro­jar a sus pro­ta­go­nis­tas, una vez más, a nue­vas ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas, in­ve­ro­sí­mi­les o re­pe­ti­ti­vas. Con la se­rie en­ve­je­cien­do, el desen­la­ce de­fi­ni­ti­vo de la his­to­ria se adi­vi­na más cer­ca que nun­ca. Sólo nos que­da ver cuán sa­tis­fac­to­rio se­rá. Patricia Puen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.