“SI­GO IN­TEN­TAN­DO EN­TEN­DER A DEX­TER”

MI­CHAEL C. HALL, pro­duc­tor y pro­ta­go­nis­ta de ‘Dex­ter’

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Lo he­mos vis­to se­dan­do a las víc­ti­mas, co­lec­cio­nan­do mues­tras de su san­gre des­pués de prac­ti­car­les una pro­fun­da in­ci­sión en la me­ji­lla, ase­gu­rán­do­se de que la es­ce­na del cri­men que­de im­po­lu­ta y, bá­si­ca­men­te, ase­si­nan­do con pla­cer. Pe­ro, a la vez, Dex­ter nos ha de­mos­tra­do que es ca­paz de amar e ins­pi­rar mu­cho amor. Es­te ve­rano, pu­di­mos con­ver­sar con el ac­tor que ca­da se­ma­na se po­ne en la piel y la men­te de es­te ase­sino en se­rie. Mi­chael C. Hall nos ha­bló del fu­tu­ro de es­ta se­rie dra­má­ti­ca, de si se lle­va el personaje a ca­sa y de las co­sas que le pi­den al­gu­nos de sus fans... To­da­vía es­ta­mos re­cu­pe­rán­do­nos del fi­nal de la sex­ta tem­po­ra­da… Pe­ro, ¿có­mo lo lle­va Dex­ter? Es­te año te­ne­mos las con­di­cio­nes más de­fi­ni­to­rias y di­fe­ren­tes des­de que em­pe­za­mos a ex­pli­car es­ta his­to­ria. Una de las co­sas con las que siem­pre ha­bía­mos po­di­do con­tar era que el se­cre­to de Dex­ter era su­yo y de na­die más. Me ha da­do mu­cha energía po­der in­ter­pre­tar esas es­ce­nas en las que se le ve preo­cu­pa­do de una for­ma en la que nun­ca an­tes lo ha­bía es­ta­do. Eso ocu­rri­rá en la sép­ti­ma tem­po­ra­da. ¿Has­ta cuán­do ve po­si­bles las aven­tu­ras de Dex­ter? Creo que el he­cho de que Deb des­cu­bra quién es su her­mano en reali­dad ha­ce sen­tir el fi­nal un po­co más pal­pa­ble e in­mi­nen­te. El plan es ha­cer es­ta tem­po­ra­da y una oc­ta­va, que se­ría la fi­nal, pa­ra po­der ex­pli­car por com­ple­to la his­to­ria de ellos dos, y la ne­go­cia­ción en su re­la­ción y en la nue­va si­tua­ción en la que es­tán. Va­mos a ne­ce­si­tar to­do ese tiem­po pa­ra rea­li­zar un buen desen­la­ce. ¿Exis­te al­go que po­dría con­ven­cer­lo de ha­cer una no­ve­na tem­po­ra­da? No lo sé. Es di­fí­cil de de­cir, es­tan­do en me­dio del ro­da­je de la sép­ti­ma tem­po­ra­da, y sólo con una idea va­ga de lo que va a ser la oc­ta­va tem­po­ra­da fi­nal. Tam­bién he de de­cir­le que, cuan­do hi­ci­mos la pri­me­ra, creía que de­bía­mos pa­rar en ese mo­men­to. Pen­sé: “¿Qué va­mos a ha­cer aho­ra?”. Así que nun­ca di­ré ja­más, pe­ro el sen­ti­mien­to es que es­ta­mos lle­gan­do a un fi­nal de­fi­ni­ti­vo. Du­ran­te la emi­sión de la sex­ta tem­po­ra­da, hu­bo que­jas de al­gu­nos fans, que no la con­si­de­ra­ron tan bri­llan­te co­mo las an­te­rio­res. ¿Qué va a ha­cer es­pe­cial a la sép­ti­ma? La pri­me­ra tem­po­ra­da fue úni­ca por­que la ro­da­mos an­tes de que na­die la vie­ra. Te­nía­mos cier­ta sen­sa­ción de que la tra­ma era un se­cre­to y no aca­bá­ba­mos de sa­ber có­mo iban a sa­lir las co­sas. Fue una si­tua­ción muy sin­gu­lar. Creo que la cuar­ta es una de las tem­po­ra­das que la gen­te re­cuer­da más, por­que es muy só­li­da, so­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta quién era el ad­ver­sa­rio pri­mor­dial de Dex­ter. Tri­nity era for­mi­da­ble y Dex­ter no se ha­bía en­fren­ta­do nun­ca a al­guien así. Ten­go la sen­sa­ción de que la sép­ti­ma ha sur­gi­do de to­do lo que he­mos he­cho an­tes. Nos he­mos ga­na­do es­te mo­men­to y el nue­vo en­torno en el que se en­cuen­tran los per­so­na­jes. Pa­ra mí, Dex­ter nun­ca es tan irre­sis­ti­ble y per­sua­si­vo co­mo cuan­do tie­ne pro­ble­mas, y nun­ca ha­bía te­ni­do un pro­ble­ma ma­yor que al que se en­fren­ta aho­ra. In­ter­pre­tar a un ase­sino du­ran­te du­ran­te tan­tos años no tie­ne que se­rer fá­cil. ¿Le cues­ta vol­ver a ca­sa sien­do o sim­ple­men­te Mi­chael C. Hall? l? Su­pon­go que, sin dar­me cuen­ta cons- cien­te­men­te, de al­gu­na for­ma de­bo de lle­var­me el personaje a ca­sa. Pe­ro, a la vez, co­mo he­mos es­ta­do ha­cien­do la se­rie du­ran­te tan­to tiem­po, pro­ba­ble­men­te sea más fá­cil de­jar­lo y lue­go vol­ver­se a me­ter en el pa­pel. Ten­go la sen­sa­ción de que, un po­co, pa­ra to­dos los que tra­ba­ja­mos en es­te dra­ma, se tra­ta de de­jar que las co­sas flu­yan. Es­toy en­can­ta­do, ade­más, de que sólo nos lle­ve cin­co me­ses ro­dar una tem­po­ra­da y de que ten­ga­mos la ma­yor par­te del año pa­ra ha­cer otros tra­ba­jos o, sim­ple­men­te,, pa­ra via­jar. Por­que, du­ran­te el ro­da­je, el ho­ra­rio es muy du­ro y no hay mu­cho o tiem­po pa­ra di­ver­tir­se. Y no pa­ra­mos os de ha­blar de un personaje queue si­gue gue pa­re­cién­do­me es­qui­vo y al queue to­da­vía in­ten­to en­ten­der, jun­to a la gen­te que nos mi­ra. ¿Lo con­si­de­ra un vi­llano? No. Pe­ro tam­po­co es un hé­roe.. In­ten­to es­for­zar­me al má­xi­mo pa­ra ver­lo, sim­ple­men­te, co­mo a una per­so­na. A pe­sar de que sea al­guien muy sin­gu­lar y de que ha­ya ese ele­men­to fan­tás­ti­co en la se­rie y su uni­ver­so. ¿Si­gue la se­rie o es de esos ac­to­res que odian ver­se en la pan­ta­lla? Un po­co de ca­da. A ve­ces soy muy crí­ti­co. Nor­mal­men­te, mi­ro la se­rie a me­di­da que va­mos ro­dan­do y vuel­vo a mi­rar una ver­sión aca­ba­da an­tes de gra­bar la voz en off fi­nal. A ve­ces hay co­sas que te ha­cen aver­gon­zar­te un po­co, co­mo ac­tor, y pien­sas: “¿Por qué han uti­li­za­do esa to­ma? ¿Por qué hi­ce eso? ¿Por qué ten­go la cá­ma­ra tan en­ci­ma?”. A la vez, tam­bién creo que, a es­tas al­tu­ras, pue­do ser bas­tan­te ob­je­ti­vo con to­do y dis­fru­tar de la se­rie, me gus­ta mu­cho. Há­ble­nos de los fans, ¿lo re­co­no­cen por la ca­lle? Sí, ya soy fa­mo­so. Pe­ro ten­go suer­te por­que, en ge­ne­ral, me ha­bla gen­te bas­tan­te sa­na, aun­que, de vez en cuan­do, me en­cuen­tro con al­guien que me di­ce: “Si al­gún día te que­das sin gen­te a quien ma­tar, yo…” [ri­sas]. En ese mo­men­to les in­te­rrum­po, por­que no quie­ro sa­ber na­da más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.