Al otro la­do de la puer­ta

Di­ver­ti­dos, mo­les­tos y a ve­ces pe­li­gro­sos. La fi­gu­ra del ve­cino se ha con­ver­ti­do en uno de los re­cur­sos te­le­vi­si­vos más re­cu­rren­tes en mu­chas co­me­dias y al­gún dra­ma

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

Son los per­so­na­jes per­fec­tos pa­ra ex­pli­car las vi­das aje­nas sin alterar el hi­lo con­duc­tor de la se­rie. A ve­ces de for­ma in­di­vi­dual y otras co­ral, la fi­gu­ra del ve­cino ayu­da a po­ten­ciar el hu­mor des­ca­be­lla­do que re­quie­re la fic­ción, a pro­vo­car la ten­sión que de­man­da la si­tua­ción o in­clu­so a po­ner en pe­li­gro la vi­da de otros per­so­na­jes. La re­cien­te his­to­ria te­le­vi­si­va lo si­túa co­mo el personaje su­per­vi­vien­te, un re­cu­rren­te en las fic­cio­nes que ac­tual­men­te es­tán en an­te­na. Sin du­da, hoy en día se pue­den en­con­trar nu­me­ro­sos ejem­plos que ha­cen del ve­cino el com­pa­ñe­ro de se­rie im­pres­cin­di­ble.

TA­LEN­TO EN LA CO­MU­NI­DAD

No hay me­jor ma­ne­ra de aña­dir ten­sión se­xual a una se­rie te­le­vi­si­va que co­lo­can­do há­bil­men­te a un ve­cino o una ve­ci­na sexy en la puer­ta de al la­do. El ejem­plo más cla­ro lo en­con­tra­mos en The Big Bang Theory. Penny ejer­ce el pa­pel con acier­to. La co­me­dia sube gra­dos en el ri­só­me­tro cuan­do trae de ca­be­za a Leo­nard. La mis­ma ten­sión se­xual se pro­du­ce en Cou­gar Town en­tre la ale­gre di­vor­cia­da adic­ta al vino, Ju­les, y su ve­cino, Gray­son, con quien tie­ne una re­la­ción es­ta­ble. Y, en el ca­so de Cou­gar Town, la co­mu­ni­dad de ve­ci­nos no que­da ahí. En la mis­ma ur­ba­ni­za­ción, Ju­les tam­bién cuen­ta con el apo­yo de su me­jor ami­ga y ve­ci­na, Ellie, el la­do más cí­ni­co y sar­cás­ti­co de la se­rie, y la ex­tra­va­gan­cia de Tom, el ve­cino viu­do con un in­te­rés por el personaje in­ter­pre­ta­do por Cour­te­ney Cox que ro­za la lo­cu­ra. To­dos for­man un elen­co de ami­gos –muy cer­cano a la ver­sión ma­du­ra de Friends– que ha en­con­tra­do su si­tio fá­cil­men­te en­tre el pú­bli­co fe­me­nino.

Sin em­bar­go, en oca­sio­nes es­ta sin­to­nía en­tre in­qui­li­nos pró­xi­mos pue­de aca­bar de for­ma desas­tro­sa. Y, si no, que se lo pre­gun­ten al des­apa­re­ci­do Char­lie de Dos hom­bres y me­dio. El aco­so de su ve­ci­na, Ro­se, así co­mo los es­cán­da­los del ac­tor que in­ter­pre­ta­ba a Char­lie (Char­lie Sheen), ma­ta­ron al personaje arro­ján­do­lo a las vías del me­tro. Un fi­nal que ni su ve­ci­na ni las mu­chas mu­je­res que ha­bían pa­sa­do por la ca­ma del mul­ti­mi­llo­na­rio llo­ra­ron (aun­que sí la au­dien­cia). Si­guien­do es­te or­den, quie­nes tam­po­co pa­re­cen vi­vir en la cor­dia­li­dad son los ve­ci­nos de La que se ave­ci­na, el ejem­plo es­pa­ñol de có­mo una co­mu­ni­dad mal ave­ni­da pue­de arran­car la ri­sa fá­cil. Es­te mis­mo oto­ño, co­mo no­ve­dad en es­te cam­po, el de la co­me­dia, se ha es­tre­na­do en EE. UU. una se­rie ba­jo el te­lón de una co­mu­ni­dad de ve­ci­nos de Nue­va Jer­sey: en ¡Va­ya ve­ci­nos! (que lle­ga­rá a FOX Es­pa­ña es­te miér­co­les), vi­ve la fa­mi­lia de Marty y Deb­bie Wea­ver, en la ex­clu­si­va ur­ba­ni­za­ción Hid­den Hills, y cuen­ta con unos ve­ci­nos muy es­pe­cia­les: unos ex­tra­te­rres­tres. To­da una vuel­ta de tuer­ca en el mun­do te­le­vi­si­vo de las co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos. Y es que, aho­ra, el mains­tream ame­ri­cano ha pues­to el ojo en las co­mu­ni­da­des lu­jo­sas y ex­clu­si­vas co­mo mar­co pa­ra sus se­ries. Es tam­bién el ca­so de los ve­ci­nos que con­vi­ven en el lu­jo­so edi­fi­cio Dra­ke de 666 Park Ave­nue. La se­rie pre­sen­ta un te­rror des­ca­fei­na­do, aun­que gla­mou­ro­so, cu­yo de­no­mi­na­dor co­mún son los ve­ci­nos, que han pac­ta­do con el mis­mí­si­mo dia­blo.

Asi­mis­mo, quien es­tá pa­gan­do ca­ra su es­tan­cia en una co­mu­ni­dad de al­to stan­ding, Los Ham­ptons, es otra ve­ci­na de ar­mas to­mar. Se tra­ta de Vic­to­ria Grey­son, la ve­ci­na y an­ta­go­nis­ta de Emily Thor­ne en Revenge. La muer­te del pa­dre de Emily a ma­nos de la fa­mi­lia Grey­son ha for­ja­do es­ta ven­gan­za de puer­tas ve­ci­nas. Por lo que, vis­to lo vis­to, pa­re­ce que el ve­cin­da­rio no tie­ne pre­vis­to aban­do­nar la te­le­vi­sión. Estefania Chue­ca

‘The Big Bang Theory’

‘¡Va­ya ve­ci­nos!’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.