“El Gru­po An­te­na 3 tie­ne un pac­to in­tan­gi­ble con el pú­bli­co que no pue­de trai­cio­nar”

JAVIER BAR­DA­JÍ, di­rec­tor ge­ne­ral de la Di­vi­sión de Te­le­vi­sión del Gru­po An­te­na 3 Cuan­do se aca­ba de cum­plir el pri­mer mes des­de la ofi­cia­li­za­ción de la fu­sión de An­te­na 3 y La Sex­ta, Tv­ma­nía en­tre­vis­ta a Javier Bar­da­jí, di­rec­tor ge­ne­ral de Te­le­vi­sión del

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Bar­ce­lo­nés afin­ca­do en Ma­drid, Javier Bar­da­jí es uno de los má­xi­mos res­pon­sa­bles del cre­ci­mien­to ex­pe­ri­men­ta­do por An­te­na 3 en los úl­ti­mos dos años. Has­ta en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral del Área Mul­ti­me­dia del Gru­po An­te­na 3, a ini­cios de 2010 fue nom­bra­do di­rec­tor ge­ne­ral de la Di­vi­sión de Te­le­vi­sión del Gru­po An­te­na 3, car­go des­de el que re­lan­zó una ca­de­na que an­da­ba du­bi­ta­ti­va en la bús­que­da de su per­so­na­li­dad. Una nue­va lí­nea editorial que to­mó pre­sen­cia ba­jo el es­lo­gan Aquí en­tre­te­ne­mos así, y que, en me­nos de 24 me­ses, ha lle­va­do al ca­nal a pa­sar de es­tar en la zo­na me­dia de pre­fe­ren­cias de la pa­rri­lla te­le­vi­si­va a lu­char por el li­de­ra­to. Cum­pli­do el pri­mer ob­je­ti­vo, la re­cien­te fu­sión con La Sex­ta vis­lum­bra un nue­vo re­to: ha­cer del Gru­po An­te­na 3 uno de los con­sor­cios au­dio­vi­sua­les de re­fe­ren­cia en el ám­bi­to eu­ro­peo. ¿Qué va­lo­ra­ción ha­ce del pri­mer mes de fu­sión con La Sex­ta? Lo cier­to es que es­ta­mos muy con­ten­tos con el pro­ce­so de in­te­gra­ción. El pri­mer mes de fu­sión ha re­sul­ta­do muy gra­ti­fi­can­te: La Sex­ta ha cre­ci­do me­dio pun­to en au­dien­cia, ce­rran­do su me­jor da­to de los úl­ti­mos do­ce me­ses, con un 5,4%. Y el es­treno de Pe­sa­di­lla en la co­ci­na ha si­do el me­jor de­but de en­tre­te­ni­mien­to en la his­to­ria de La Sex­ta. ¡Qué des­cu­bri­mien­to, Chi­co­te! Chi­co­te, aho­ra mis­mo, es nues­tro hom­bre. Es­ta­mos muy con­ten­tos. El pro­gra­ma ha lle­ga­do a los 2.800.000 es­pec­ta­do­res y un 13,7% de sha­re en su es­treno, man­te­nién­do­se, en las pos­te­rio­res se­ma­nas, en el 12%, ci­fra que do­bla la au­dien­cia me­dia del ca­nal. A eso, aña­dir­le que de lo que es­ta­mos más con­ten­tos es que los pro­gra­mas tra­di­cio­na­les de La Sex­ta, aque­llos que con­for­man su co­lum­na ver­te­bral, es­tán fun­cio­nan­do me­jor que nun­ca, des­pués de la in­te­gra­ción. Ade­más, es­tá su­ce­dien­do to­do lo con­tra­rio de lo que po­dían creer al­gu­nos: se han res­pe­ta­do las di­fe­ren­cias, esen­cias e iden­ti­da­des de ca­da ca­nal. La Sex­ta es más La Sex­ta que nun­ca, La Sex­ta al cu­bo. Evi­den­te­men­te, tra­ba­ja­re­mos pa­ra me­jo­rar­la y cam­biar aque­llo que fun­cio­na peor, pe­ro po­ten­cian­do sus vir­tu­des, que tie­ne mu­chas. Y al re­vés: ¿qué pue­de apren­der An­te­na 3 de La Sex­ta? Creo que hay unas trans­mi­sio­nes ló­gi­cas, en el nue­vo Gru­po An­te­na 3: no­so­tros a La Sex­ta po­de­mos trans­mi­tir­les una ma­yor am­bi­ción a la ho­ra de plan­tear­nos pro­yec­tos, co­mo ha si­do el ca­so de Pe­sa­di­lla en la co­ci­na, y ellos a no­so­tros nos pue­den trans­mi­tir va­lo­res co­mo la in­no­va­ción y el in­con­for­mis­mo en de­ter­mi­na­dos pro­gra­mas, pe­ro sin per­der la iden­ti­dad de ca­da uno de los ca­na­les, por­que ca­da uno de los sie­te (An­te­na 3, La Sex­ta, Neox, No­va, Ni­tro, La Sex­ta 3 y Xplora) tie­ne un pac­to in­tan­gi­ble con el pú­bli­co que no po­de­mos trai­cio­nar y que nos vin­cu­la más que el con­tra­to con más pá­gi­nas del mun­do. ¿Real­men­te se plan­tea­ron des­car­tar la fu­sión o era una es­tra­ta­ge­ma pa­ra for­zar al Go­bierno a sua­vi­zar las con­di­cio­nes im­pues­tas por Com­pe­ten­cia? Des­car­tar la in­te­gra­ción era una op­ción real. Asu­mir esas con­di­cio­nes nos hu­bie­ra lle­va­do a en­ga­ñar­nos a no­so­tros mis­mos y las­trar el fu­tu­ro de An­te­na 3 co­mo gru­po du­ran­te los pró­xi­mos años. ¿Es cier­to que el Go­bierno acep­tó sua­vi­zar las con­di­cio­nes a cam­bio de que La Sex­ta no se mos­tra­ra tan crí­ti­ca con su po­lí­ti­ca? Cual­quie­ra que co­noz­ca al Gru­po An­te­na 3 sa­be que las lí­neas edi­to­ria­les son irre­nun­cia­bles y no se ne­go­cian. Si se ha­bían plan­tea­do unas con­di­cio­nes con unas ca­rac­te­rís­ti­cas con­cre­tas a nues­tro prin­ci­pal com­pe­ti­dor, en su fu­sión con Cua­tro, el sen­ti­do co­mún y em­pre­sa­rial sí que dic­ta­ba que no se nos pi­die­ra ni más ni me­nos que a ellos. Y, co­mo lo que es­tá­ba­mos pi­dien­do era ra­zo­na­ble, era di­fí­cil que cual­quier ad­mi­nis­tra­ción no lo acep­ta­se. Aun así, no­so­tros vi­vi­mos to­do el pro­ce­so con mu­chí­si­ma tran­qui­li­dad. Te­nía­mos plan A, un plan B y un plan C pa­ra to­do.

“No lo ha­ce­mos to­do por un pun­to más de au­dien­cia, pe­ro eso tam­po­co ha de ser­vir­nos de ex­cu­sa pa­ra no ser lí­de­res”

¿Cuál era el plan B? Si hu­bié­ra­mos te­ni­do que ser un gru­po me­diano, ni tan gran­de co­mo Mediaset Es­pa­ña, ni tan pe­que­ño co­mo otros ca­na­les, te­nía­mos mar­ca­da una es­tra­te­gia pa­ra se­guir tra­ba­jan­do en esa sen­da. Fi­nal­men­te, ha pa­sa­do la me­jor de las op­cio­nes y, ha­bien­do amor­ti­za­do ya la fu­sión, es­ta­mos tra­ba­jan­do en ges­tio­nar un gru­po for­ma­do por sie­te ca­na­les tra­zan­do la me­jor pro­gra­ma­ción po­si­ble, den­tro de un con­tex­to eco­nó­mi­co com­pli­ca­do, pa­ra que el pú­bli­co, en cual­quier mo­men­to del día, pue­da co­nec­tar con cual­quie­ra de nues­tras propuestas. Efec­ti­va­men­te, el con­tex­to eco­nó­mi­co es de­li­ca­do. Des­de un pun­to de vis­ta so­cial, ¿qué fun­ción pue­de desem­pe­ñar la te­le­vi­sión, en un mo­men­to co­mo el ac­tual? Nues­tra obli­ga­ción, más que nun­ca, es en­tre­te­ner. Cual­quier te­le­vi­sión en su ADN tie­ne el en­tre­te­ni­mien­to y la in­for­ma­ción co­mo ele­men­tos bá­si­cos y, en cir­cuns­tan­cias co­mo las ac­tua­les, la te­le­vi­sión de­be ser una vál­vu­la de es­ca­pe en los con­te­ni­dos de en­tre­te­ni­mien­to, al mis­mo tiem­po que el lu­gar don­de en­con­trar las cla­ves de lo que es­tá ocu­rrien­do. Tam­bién ten­go muy cla­ro que ca­da uno de­be lle­var a ca­bo el en­tre­te­ni­mien­to des­de su mo­de­lo editorial, en nues­tro ca­so, unos va­lo­res com­par­ti­dos con La Sex­ta, en­tre los que se en­cuen­tran el res­pe­to al te­les­pec­ta­dor, ha­cer una te­le­vi­sión con lí­mi­tes y que apues­te por la pro­duc­ción in­de­pen­dien­te, apor­tan­do nues­tro grano de are­na a la in­dus­tria au­dio­vi­sual del país. ¿Dón­de se ha­lla­rían esos lí­mi­tes a los que ha­ce re­fe­ren­cia? Pa­ra em­pe­zar, los le­ga­les. Por ejem­plo, cum­plir con los con­te­ni­dos de en­tre­te­ni­mien­to que se pue­den ver en la fran­ja ho­ra­ria de pro­tec­ción in­fan­til. ¿Cum­plen to­das las te­le­vi­sio­nes con esos lí­mi­tes le­ga­les? No me co­rres­pon­de a mí va­lo­rar­lo y pre­fie­ro ha­blar siem­pre de nues­tro pro­yec­to. Un mo­de­lo editorial, el de An­te­na 3, que, des­de ha­ce dos años, pa­re­ce es­tar mu­cho más de­fi­ni­do. Al­go que ha aca­ba­do por tra­du­cir­se en un ma­yor se­gui­mien­to de au­dien­cia. Cuan­do las co­sas se ha­cen con cohe­ren­cia, se es con­se­cuen­te con el dis­cur­so, el pú­bli­co aca­ba res­pon­dien­do. El ejem­plo más cla­ro son las tar­des de An­te­na 3. Ha­ce tan sólo dos años y me­dio, éra­mos la quin­ta op­ción, in­clu­so por de­ba­jo, en al­gu­nas fran­jas, de La Sex­ta o la an­ti­gua Cua­tro. Sin em­bar­go, aho­ra es­ta­mos li­de­ran­do la tar­de de la te­le­vi­sión es­pa­ño­la, por de­lan­te in­clu­so de Te­le­cin­co, en al­gu­nas ban­das ho­ra­rias. Al­go que he­mos con­se­gui­do si­guien­do nues­tro pro­pio ca­mino, con dos fic­cio­nes dia­rias de pro­duc­ción pro­pia: Ban­do­le­ra y El se­cre­to de Puen­te Vie­jo, y dos con­cur­sos nue­vos: Aho­ra cai­go y Atra­pa un mi­llón. Pue­de ser una ob­vie­dad, pe­ro a las te­le­vi­sio­nes lo que les cam­bia la vi­da es acer­tar con los con­te­ni­dos. ¿Ese Aquí en­tre­te­ne­mos así que usa­ron de es­lo­gan? Ésa fue, efec­ti­va­men­te, una gran cam­pa­ña que uti­li­za­mos ha­ce dos años. Una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que pre­ten­día po­ner de ma­ni­fies­to nues­tro pac­to con el pú­bli­co, por lo me­nos con el pú­bli­co que si­gue An­te­na 3 y tie­ne muy cla­ro lo que en­con­tra­rá en el ca­nal. Al­go que, ha­ce tres años, no era tan evi­den­te. ¿Un mo­de­lo editorial que era re­fle­jo de una creen­cia fir­me por una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra de ha­cer te­le­vi­sión, o por re­nun­cia a un ti­po de en­tre­te­ni­mien­to rea­li­za­do por otros ca­na­les con más éxi­to del que An­te­na 3 po­día te­ner con pro­gra­mas co­mo DEC? Los cam­bios de mo­de­lo tie­nen que vi­sua­li­zar­se. DEC fue un pro­gra­ma que en­gan­chó con la au­dien­cia du­ran­te mu­chí­si­mas tem­po­ra­das, pe­ro, si de ver­dad que­ría­mos ha­cer un

cam­bio más ra­di­cal de con­te­ni­dos, no po­día­mos ser in­con­sis­ten­tes. Si de­já­ba­mos atrás una lí­nea de pro­gra­ma­ción, te­nía­mos que po­ner fin a al­gu­nos con­te­ni­dos. El ca­so de DEC fue lo que hi­zo más vi­si­ble y creí­ble que el cam­bio de An­te­na 3 iba en se­rio. De­fi­ni­ti­va­men­te, he­mos cam­bia­do de mo­de­lo por con­vic­ción y sen­ti­do co­mún. Si se te acu­sa de tra­zar una pro­gra­ma­ción errá­ti­ca, y el análisis crí­ti­co pue­de ser co­rrec­to, lo que no pue­des ha­cer es que­dar­te sen­ta­do. Tie­nes que afron­tar la reali­dad y to­mar de­ci­sio­nes. Eso fue lo que hi­ci­mos. No­so­tros, co­mo es evi­den­te, lo que pre­ten­de­mos, to­dos los días, ha­cien­do te­le­vi­sión, es con­se­guir el li­de­raz­go. No sólo por el sim­ple pla­cer de ser lí­de­res, sino por­que pre­ten­de­mos que el en­tre­te­ni­mien­to, la fic­ción, la in­for­ma­ción que ofre­ce­mos en cual­quie­ra de nues­tros sie­te ca­na­les as­pi­ren a eso, al li­de­raz­go a tra­vés de la ex­ce­len­cia. No lo ha­ce­mos to­do por un pun­to más de au­dien­cia, pe­ro eso tam­po­co ha de ser­vir­nos de ex­cu­sa pa­ra no ser lí­de­res. ¿Qué lle­va a una ca­de­na a sus­pen­der un pro­gra­ma con tan po­co re­co­rri­do co­mo Te lo me­re­ces, sólo por ci­tar uno de los ca­sos más re­cien­tes? Te lo me­re­ces fue un test, ade­más se es­ta­ba mo­vien­do en torno a cua­tro o cin­co pun­tos por de­ba­jo de la au­dien­cia me­dia del ca­nal. Hi­ci­mos los pro­gra­mas que ini­cial­men­te te­nía­mos pre­vis­tos ha­cer, que eran un to­tal de tres. Pe­ro es evi­den­te que, si ha­ces un pro­gra­ma y no tie­ne el res­pal­do de la au­dien­cia, no tie­ne sen­ti­do in­sis­tir. Con­si­de­ro que la pa­cien­cia pue­de ser una vir­tud en la vi­da, pe­ro no es la úni­ca va­ria­ble pa­ra ha­cer te­le­vi­sión. Es­ta­mos sa­tis­fe­chos con el mo­de­lo del pro­gra­ma, un es­pa­cio de so­li­da­ri­dad cohe­ren­te con nues­tra lí­nea de en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro no tu­vo éxi­to y en­ten­di­mos que no me­re­cía la pe­na se­guir. ¿Por qué se va­rían tan­to los días de emi­sión de los pro­gra­mas de­pen­dien­do de lo que ha­ga la com­pe­ten­cia? En la bús­que­da de una ma­yor au­dien­cia, ¿ésa no pue­de ser una fór­mu­la con­tra­pro­du­cen­te? Creo que, en es­te sen­ti­do, he­mos si­do res­pe­tuo­sos con el te­les­pec­ta­dor, y las gran­des apues­tas no las he­mos cam­bia­do. So­le­mos te­ner bas­tan­te cla­ra nues­tra pa­rri­lla: cuán­do y có­mo pro­gra­mar nues­tras prin­ci­pa­les apues­tas. Tam­bién es cier­to que nos ate­ne­mos a la le­gis­la­ción vi­gen­te has­ta el úl­ti- mo se­gun­do y, si po­de­mos cam­biar la pro­gra­ma­ción con tres días de an­te­la­ción, cuan­do to­ca ha­cer­lo lo ha­ce­mos. Lo ha co­men­ta­do a lo lar­go de la en­tre­vis­ta, pe­ro una de las gran­des apues­tas de An­te­na 3, du­ran­te los úl­ti­mos años, es­tá sien­do la pro­duc­ción de fic­ción pro­pia, co­se­chan­do, en al­gu­nos ca­sos, re­sul­ta­dos bas­tan­te bue­nos. La reali­dad es que sí. Y no sólo la fic­ción en pri­me ti­me, que es muy im­por­tan­te, co­mo el ca­so de Gran Ho­tel, El Bar­co o al­gu­nos pro­yec­tos que te­ne­mos en la librería de An­te­na 3 pre­pa­ra­dos pa­ra lan­zar en los pró­xi­mos me­ses, co­mo El tiem­po en­tre cos­tu­ras, sino tam­bién en la fic­ción dia­ria, don­de en enero es­tre­na­re­mos Amar es pa­ra siem­pre (se­cue­la de Amar en tiem­pos re­vuel­tos). Es­ta­mos ha­cien­do, to­dos los años, en torno a 250 epi­so­dios tan­to de Ban­do­le­ra co­mo de El se­cre­to de Puen­te Vie­jo, lo que sig­ni­fi­ca la crea­ción de una pe­que­ña in­dus­tria, con to­do lo po­si­ti­vo que ello con­lle­va.

“La pa­cien­cia pue­de ser una vir­tud en la vi­da, pe­ro no es la úni­ca va­ria­ble pa­ra ha­cer te­le­vi­sión”

Una de las se­ries de más éxi­to de An­te­na 3, en los úl­ti­mos años, fue Aquí no hay quien vi­va. Re­cien­te­men­te, Al­ber­to Ca­ba­lle­ro, su crea­dor, afir­mó que An­te­na 3 ha­bía in­ten­ta­do po­ner en mar­cha de nue­vo la se­rie a sus es­pal­das. ¿Es cier­to? La his­to­ria de Aquí no hay quien vi­va y An­te­na 3 es irre­pe­ti­ble por lo que su­pu­so en tér­mi­nos de au­dien­cia y de ori­gi­na­li­dad en el mo­men­to en que se hi­zo. Pe­ro hay que evo­lu­cio­nar. Nues­tras apues­tas por la co­me­dia son Con el cu­lo al ai­re y, en unas se­ma­nas, Fe­nó­me­nos. Ten­go un gran res­pe­to por Al­ber­to Ca­ba­lle­ro y siem­pre que me he reuni­do con él en mi des­pa­cho he en­con­tra­do a un hom­bre lleno de pro­yec­tos. ¿Vol­ve­re­mos a ver a An­dreu Bue­na­fuen­te en An­te­na 3? La re­la­ción con An­dreu y su pro­duc­to­ra siem­pre ha si­do muy bue­na. De la ex­pe­rien­cia de nues­tra aven­tu­ra en pri­me ti­me, to­dos he­mos sa­ca­do nues­tras con­clu­sio­nes, tan­to An­te­na 3 co­mo El Te­rrat. Pien­so que fue una apues­ta va­lien­te y cohe­ren­te con el mo­de­lo de te­le­vi­sión que pre­ten­de ofre­cer An­te­na 3, y con la ma­ne­ra que tie­ne An­dreu de en­ten­der la te­le­vi­sión. Man­te­ne­mos el con­tac­to con él y su pro­duc­to­ra, por­que es una de las fac­to­rías más ta­len­to­sas que tie­ne nues­tro país y, con el tiem­po, ya ve­re­mos si se­re­mos ca­pa­ces de cua­jar al­gún pro­yec­to, pe­ro to­da­vía es pron­to. En los años ve­ni­de­ros ¿se se­gui­rá vien­do la F1 en An­te­na 3? Aún les que­da una tem­po­ra­da más de con­tra­to, pe­ro ya avan­za­ron que, con los ac­tua­les im­por­tes, pa­gar por los de­re­chos les iba a ser com­pli­ca­do. Pri­me­ro nos que­da dis­fru­tar de dos au­tén­ti­cas fi­na­les, en las que es­pe­ra­mos que Fernando Alon­so, que lo tie­ne muy com­pli­ca­do, vuel­va a in­ten­tar ga­nar y sor­pren­der­nos a to­dos. Dos ca­rre­ras que, des­de An­te­na 3, va­mos a vi­vir con to­da la in­ten­si­dad y a re­trans­mi­tir con to­da la pasión po­si­ble. Y, efec­ti­va­men­te, aún nos que­da otra tem­po­ra­da de con­tra­to, por lo que to­da­vía es pron­to pa­ra ha­blar de re­no­va­ción. Sin em­bar­go, co­mo va­lo­ra­ción ge­ne­ral, di­ré que se es­tá pro­du­cien­do una escalada de los pre­cios por las re­trans­mi­sio­nes de even­tos de­por­ti­vos fue­ra de mer­ca­do. No tie­ne sen­ti­do ha­cer te­le­vi­sión sa­bien­do que vas a per­der di­ne­ro des­de el pri­mer mi­nu­to. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.