Es­tir­pes, cla­nes y de­más pa­ren­te­la

La te­le­vi­sión ha­ce in­mor­ta­les a las fa­mi­lias más di­ver­sas

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV -

La fic­ción te­le­vi­si­va ha uti­li­za­do, du­ran­te dé­ca­das, to­do ti­po de uni­da­des fa­mi­lia­res, con las que ha es­ta­ble­ci­do fi­gu­ras de sig­ni­fi­ca­ción con res­pec­to al con­jun­to de la so­cie­dad. El con­cep­to de fa­mi­lia aña­de cer­ca­nía a la his­to­ria que se cuen­ta y el es­pec­ta­dor pue­de iden­ti­fi­car­se fá­cil­men­te con al­guno de los miem­bros de la uni­dad, sin im­por­tar el pro­pó­si­to fi­nal de los pro­ta­go­nis­tas o el men­sa­je que tras­la­de la his­to­ria. Des­de los Cartw­right de la mí­ti­ca Bo­nan­za has­ta los Bluth de Arres­ted De­ve­lop­ment, la fic­ción es­ta­dou­ni­den­se se ha ser­vi­do de di­fe­ren­tes mi­cro­es­fe­ras fa­mi­lia­res que, vo­lun­ta­ria o in­vo­lun­ta­ria­men­te, han tras­la­da­do, a lo lar­go de los años, los va­lo­res, las preo­cu­pa­cio­nes y los pro­ble­mas de la so­cie­dad del mo­men­to.

Ya en los años se­ten­ta, con­vi­vie­ron en la te­le­vi­sión fa­mi­lias que han per­ma­ne­ci­do pa­ra siem­pre en el ima­gi­na­rio te­le­vi­si­vo mun­dial. Por un la­do, los Wal­ton, que da­ban nom­bre a su pro­pia se­rie, fue­ron to­do un ejem­plo de unión y afán de su­pera­ción, en la Gran De­pre­sión, mien­tras los Brady en­car­na­ban el na­ci­mien­to de nue­vas fa­mi­lias a tra­vés de dos uni­da­des fa­mi­lia­res di­fe­ren­tes. Por otro, los re­cién re­gre­sa­dos Ewing, de Dallas, con­vi­vie­ron, du­ran­te años, con otros cla­nes que se con­vir­tie­ron en in­mor­ta­les, co­mo los Ca­rring­ton, de Di­nas­tía, o los Chan­ning, de Fal­con Crest.

Una dé­ca­da des­pués, las se­ries se ale­ja­ban de la ejem­pla­ri­dad o las sa­gas per­ma­nen­te­men­te en­fren­ta­das con los Hux­ta­ble, de El Show de Bill Cosby, que tra­ta­ban de aca­bar con los es­te­reo­ti­pos so­bre las fa­mi­lias afro­ame­ri­ca­nas, o los Con­ner, pro­ta­go­nis­tas de Ro­sean­ne, que de­ja­ban de la­do la co­rrec­ción mo­ral pa­ra afron­tar to­do ti­po de pro­ble­mas, des­de el abor­to has­ta el al­coho­lis­mo, pa­san­do por el ra­cis­mo y los em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes.

La nue­va épo­ca do­ra­da de las se­ries, que co­men­zó a fi­na­les de los no­ven­ta, con Los So­prano, dio lu­gar a una nue­va ge­ne­ra­ción de uni­da­des fa­mi­lia­res po­co co­mu­nes, so­bre las que se apo­yan to­do ti­po de pro­duc­cio­nes. Des­de la men­cio­na­da fa­mi­lia de Tony So­prano, que tan­tos pro­ble­mas oca­sio­na a un te­mi­ble ma­fio­so, has­ta los Fis­her de A dos me­tros ba­jo tie­rra o los Bra­ver­man de Pa­rent­hood, más cer­ca­nos a lo tra­di­cio­nal, pe­ro con cier­to to­que cu­le­bro­nes­co. Sin ol­vi­dar la sin­gu­la­ri­dad de los Dunphy de Mo­dern Fa­mily o los Ga­llag­her de Sha­me­less, que, a tra­vés del hu­mor, re­tra­tan la vi­da de unas fa­mi­lias po­co con­ven­cio­na­les. En de­fi­ni­ti­va, mé­di­cos, ma­fio­sos, mag­na­tes del pe­tró­leo y due­ños de fu­ne­ra­rias lle­gan al es­pec­ta­dor gra­cias a ro­les co­no­ci­dos con los que lo­gra em­pa­ti­zar. Alo­ña F. La­rre­chi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.