“TO­DO EL MUN­DO TIE­NE UN LA­DO OS­CU­RO Y TO­DOS HE­MOS PLA­NEA­DO UNA VEN­GAN­ZA”

EMILY VANCAMP, una huér­fa­na ren­co­ro­sa en ‘Re­ven­ge’ (FOX y Di­vi­nity)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Tras las sor­pre­sas, re­ve­la­cio­nes y gi­ros de guión de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Re­ven­ge, el pró­xi­mo mar­tes, a las 21.30 h, lle­ga a FOX la se­gun­da tem­po­ra­da do­bla­da al cas­te­llano, ya que la ver­sión ori­gi­nal se es­tre­nó el pa­sa­do 7 de oc­tu­bre, en la mis­ma ca­de­na. Y el es­treno en abier­to se pro­du­ci­rá sólo dos días más tar­de, en el pri­me ti­me de Di­vi­nity. Ha­bla­mos con la ca­na­dien­se Emily VanCamp pa­ra que nos cuen­te qué ha su­pues­to pa­ra ella in­ter­pre­tar al per­so­na­je prin­ci­pal de es­te con­de de Mon­te­cris­to del si­glo XXI am­bien­ta­do en Los Ham­ptons. No, en ab­so­lu­to. Es muy di­fí­cil de­cir­lo, cuan­do es­tás gra­ban­do el epi­so­dio pi­lo­to, por­que hoy en día se gra­ban tan­tas se­ries que a los po­cos ca­pí­tu­los se can­ce­lan… Cuan­do em­pe­za­mos con Re­ven­ge, íba­mos un po­co de in­cóg­ni­to, na­die sa­bía realmente si ten­dría bue­na aco­gi­da, así que, bá­si­ca­men­te, de­ci­di­mos dis­fru­tar del pro­ce­so de ha­cer­la. ¿Al­gu­na vez ima­gi­nó que Re­ven­ge ten­dría tan­to éxi­to? Se ha con­ver­ti­do en una de las se­ries del mo­men­to. Su per­so­na­je es muy com­ple­jo y de­be re­cu­rrir a di­fe­ren­tes re­gis­tros. Se le ve muy có­mo­da in­ter­pre­tan­do a Emily Thor­ne… De to­dos los per­so­na­jes que he in­ter­pre­ta­do, creo que el de Emily es mi fa­vo­ri­to. Co­mo bien di­ces, es un per­so­na­je in­creí­ble­men­te com­ple­jo y, pa­ra mí, es un re­to con­ti­nuo, ya sea en las es­ce­nas que re­quie­ren tra­ba­jo fí­si­co o en las que in­ten­ta ex­pre­sar la lo­cu­ra emo­cio­nal por la que pa­sa. Aun­que en cier­ta ma­ne­ra es una so­ció­pa­ta, tam­bién tie­nes que dar­le al per­so­na­je cier­ta vul­ne­ra­bi­li­dad, pa­ra que la au­dien­cia se sien­ta iden­ti­fi­ca­da. Es un desafío muy gra­ti­fi­can­te. ¿Se sien­te iden­ti­fi­ca­da con ella? Creo que Emily Thor­ne es al­guien muy in­tere­san­te y sólo quie­ro que triun­fe en lo que ha­ga. Cuan­do ves las co­sas ho­rri­bles por las que ha pa­sa­do… Des­de pe­que­ña siem­pre he te­ni­do un sen­ti­do muy fuer­te de la jus­ti­cia, pro­ba­ble­men­te, de­ma­sia­do fuer­te. He te­ni­do que apren­der a ser más di­plo­má­ti­ca, a me­di­da que he ma­du­ra­do, pe­ro, igual que pa­sa con el per­so­na­je, en mi in­te­rior siem­pre ha ha­bi­do una lu­cha­do­ra. De pe­que­ña odia­ba a los ma­to­nes del co­le­gio, siem­pre me po­nía del la­do de los más dé­bi­les y que­ría que ga­na­ran los bue­nos. No sé, me en­can­ta Emily y, si fue­ra es­pec­ta­do­ra, tam­bién que­rría que le fue­ran las co­sas bien. Des­pués de Ever­wood y Cin­co her­ma­nos, ¿te­nía ga­nas de dar un pa­so más en te­le­vi­sión? To­tal­men­te. En cier­to mo­do, des­pués de Cin­co her­ma­nos y Ever­wood to­mé la de­ci­sión de es­pe­rar has­ta que sur­gie­ra un pro­yec­to que realmente me lle­na­ra, te­nía ga­nas de ha­cer al­go di­fe­ren­te. Creo que, en es­te tra­ba­jo, so­bre to­do si eres una mu­jer jo­ven, es muy fá­cil que­dar­te con una eti­que­ta y ha­cer siem­pre el mis­mo ti­po de pa­pe­les. En mi opi­nión, es im­por­tan­te rein­ven­tar­te y de­mos­trar­te a ti mis­mo que pue­des ha­cer co­sas di­fe­ren­tes. Es mu­cho más di­ver­ti­do. En Re­ven­ge he en­con­tra­do ese al­go di­fe­ren­te, di­ver­ti­do y emo­cio­nan­te, ade­más de la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con gran­des ac­to­res. Soy muy afor­tu­na­da. ¿Cree que una par­te del éxi­to de la se­rie pue­de de­ber­se a que to­dos te­ne­mos un la­do os­cu­ro? Por su­pues­to. To­do el mun­do tie­ne un la­do os­cu­ro y, en al­gún mo­men­to, to­dos he­mos pla­nea­do una ven­gan­za. Pue­des ser la per­so­na más ama­ble y sim­pá­ti­ca del pla­ne­ta, pe­ro to­dos te­ne­mos un la­do os­cu­ro, for­ma par­te de la ra­za hu­ma­na, de nues­tro maquillaje. Es al­go uni­ver­sal y no im­por­ta qué idio­ma ha­bles o de qué cul­tu­ra ven­gas, to­do el mun­do se pue­de sen­tir iden­ti­fi­ca­do con la se­rie, y se­gu­ro que eso tam­bién ha con­tri­bui­do al éxi­to. Tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia con la ven­gan­za en su vi­da pro­fe­sio­nal, ¿cree que pue­de ser­vir­le pa­ra la vi­da real? [Ri­sas] Bueno, no voy que­man­do ca­sas ni apa­lean­do a na­die, pe­ro aho­ra la gen­te sa­be que, si es­toy en­fa­da­da, me­jor no cru­zar­se en mi ca­mino [ri­sas]. Mi pa­dre siem­pre bro­mea, por­que so­mos cua­tro her­ma­nas y, pa­ra él, nun­ca ha si­do fá­cil criar a cua­tro chi­cas, siem­pre ha te­ni­do al­gu­na preo­cu­pa­ción. Aho­ra di­ce que, des­pués de ver la se­rie, pue­de preo­cu­par­se un po­co me­nos de mí, ¡sa­be que pue­do arre­glár­me­las so­la! [ri­sas]. ¿Pue­de dar­nos al­gu­na pis­ta so­bre lo que en­con­tra­re­mos en la se­gun­da tem­po­ra­da? No pue­do de­cir­te na­da, lo sien­to…, ¡he ju­ra­do guar­dar el se­cre­to! ¿Y so­bre el fu­tu­ro de Emily Thor­ne? Co­mo sa­béis, en el fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da es­tá a pun­to de aban­do­nar­lo to­do por Jack, por amor. En su men­te ha con­se­gui­do lo que que­ría y to­do em­pie­za a des­mo­ro­nar­se. En la se­gun­da tem­po­ra­da, se des­cu­bre que la fa­mi­lia Gray­son era sólo una par­te del pro­ble­ma, que to­do fue a par­tir de una gran cor­po­ra­ción, to­do sube a otro ni­vel, así que aho­ra va a in­ten­tar tum­bar a esa gran cor­po­ra­ción. ¿Quién sa­be qué ha­brá des­pués? ¿Un gru­po te­rro­ris­ta? ¿El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos? ¡To­do es po­si­ble! Se­rá di­ver­ti­do. ¿Cuán­tas tem­po­ra­das le gus­ta­ría ro­dar? No sé, es una pregunta di­fí­cil. De mo­men­to he­mos ro­da­do la se­gun­da y, si fun­cio­na, ire­mos a por la ter­ce­ra. Pe­ro nun­ca se sa­be, la te­le­vi­sión, en Es­ta­dos Uni­dos, es muy com­pe­ti­ti­va y lo me­jor es ir año a año y ver ha­cia dón­de te lle­va. En el fu­tu­ro, ¿le gus­ta­ría des­can­sar un po­co de la gran pantalla pa­ra de­di­car­se al mun­do del ci­ne? Sí, sin du­da. Me en­can­ta ha­cer pe­lí­cu­las, los dos me­dios me gus­tan mu­cho y, co­mo ac­triz, son dos ex­pe­rien­cias to­tal­men­te di­fe­ren­tes. De mo­men­to, es­te año he de­ci­di­do via­jar más pa­ra pro­mo­cio­nar Re­ven­ge, creo que era lo me­jor pa­ra la se­rie y pa­ra mí, por­que em­pe­za­ba a es­tar al­go que­ma­da. Se­gu­ra­men­te, ha si­do el año más du­ro de mi vi­da, ha­cía­mos mu­chí­si­mas ho­ras de ro­da­je, mu­chas ve­ces sin ape­nas ha­ber dor­mi­do. Siem­pre di­go que, des­pués de es­te año, me sien­to mu­cho más pre­pa­ra­da pa­ra ser ma­dre. ¡La fal­ta de sue­ño no se­rá na­da com­pa­ra­do con lo que he pa­sa­do! [ri­sas]. Marc Var­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.