NUCKY THOM­PSON, MÁS GÁNS­TER QUE NUN­CA

El per­so­na­je evo­lu­cio­na a pa­sos agi­gan­ta­dos, en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de ‘Board­walk Em­pi­re’. El que fue­ra el te­so­re­ro que da ór­de­nes en la som­bra se ha con­ver­ti­do en un ma­fio­so que no du­da en apre­tar el ga­ti­llo. Los ca­dá­ve­res se acu­mu­lan en la gue­rra por e

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

“No pue­des ser sólo me­dio gáns­ter”. Un con­se­jo que re­sue­na, na, que vi­bra, en el ini­cio de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Board­walk Em­pi­re, que Ca­nal+1 anal+ 1 es­tre­na el pró­xi­mo jue­ves. El per­so­na­je que la pro­nun­ció, Jimmy Dar­mody, ya no es­tá no­so­tros. Fue aba­ti­do en uno de los me­jo­res mo­men­tos de la a se­rie, de un so­lo dis­pa­ro, en una es­ce­na llu­vio­sa que fue uno de los mo­men­tos tos te­le­vi­si­vos más bri­llan­tes del año pa­sa­do. Iró­ni­ca­men­te, Nucky Thom­pson de­ci­dió apre­tar el ga­ti­llo por pri­me­ra vez, en la fic­ción, pa­ra ma­tar al mis­mo per­so­na­je que le ha­bía ad­ver­ti­do que te­nía que sol­tar su la­do os­cu­ro si de ver­dad que­ría pro­gre­sar en el ne­go­cio del al­cohol de Atlan­tic City. Has­ta en­ton­ces, el per­so­na­je sólo ha­bía da­do ór­de­nes. Ha­bía lo­gra­do se­guir sien­do el te­so­re­ro de la ciu­dad, el que mue­ve los hi­los sin en­su­ciar­se las ma­nos. Pe­ro es­to to ya no es po­si­ble, no tal co­mo evo­lu­cio­na es­te dra­ma.

Y es que Board­walk Em­pi­re se es­tá con­vir­tien­do en un au­tén­ti­co o ni­do de ví­bo­ras. La pre­sen­cia de los gáns­ters se es­tá mul­ti­pli­can­do a me­di­da que la fic­ción avan­za en el tiem­po. La se­rie se si­túa ya en 1922, y las fric­cio­nes s en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que quie­ren con­tro­lar el ne­go­cio del con­tra­ban­do tra­ban­do se re­cru­de­cen. A los con­flic­tos en­tre los res­pec­ti­vos ca­pos, se su­ma­ron ma­ron los in­ter­nos de ca­da te­rri­to­rio, es­pe­cial­men­te en Chica­go, don­de Al Ca­po­ne hi­zo frente a los gáns­ters ir­lan­de­ses, y en Nue­va York, don­de Lucky Lu­ciano tu­vo que im­po­ner­se a la fuer­za an­te otras fa­mi­lias. Es en es­te cru­ce de ór­de­nes de ase­si­na­to en el que Nucky Thom­pson se ve­rá obli­ga­do a man­char­se nchar­se las ma­nos de san­gre, con­vir­tién­do­se en un hombre frío y cal­cu­la­dor, r, an­te la mi­ra­da asus­ta­da de Mar­ga­ret, que siem­pre ha­bía creí­do que, en el fon­do, te­nía buen co­ra­zón.

A tra­vés de la evo­lu­ción de su pro­ta­go­nis­ta, Board­walk Em­pi­re cuen­ta uen­ta tam­bién la trans­for­ma­ción de la ciu­dad de Atlan­tic City y del cri­men imen or­ga­ni­za­do en Es­ta­dos Uni­dos. Nucky Thom­pson fun­cio­na co­mo me­tá­fo­ra del pro­gre­si­vo de­te­rio­ro mo­ral de la vi­da en las ca­lles de las gran­des ciu­da­des del país. Ca­da vez que el per­so­na­je to­ma una de­ci­sión sión que aca­ba sal­pi­can­do la pantalla de san­gre, pier­de un po­co más de e sí mis­mo y del rum­bo éti­co del uni­ver­so en per­ma­nen­te cons­truc­ción ión que es la se­rie de Te­ren­ce Win­ter y Mar­tin Scor­se­se. Y no le fal­ta­rán rán mo­ti­vos, a Nucky Thom­pson, pa­ra sa­car al gáns­ter que lle­va den­tro. ro. In­cor­po­ra­cio­nes co­mo las del ma­fio­so Gyp Ro­set­ti (un ge­nial Bobby by Can­na­va­le) lle­va­rán las ame­na­zas en­cu­bier­tas a otro ni­vel. Un ni­vel el don­de tie­nes que dis­pa­rar a trai­ción si quieres que tu im­pe­rio si­ga a cre­cien­do. To­ni de la To­rre

El ca­po de Bus­ce­mi es una me­tá­fo­ra del pro­gre­si­vo de­te­rio­ro mo­ral de la vi­da en n las ca­lles de EE. UU. du­ran­te la épo­ca de la ley se­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.