“TIEN­DO A NO JUZ­GAR A LOS PER­SO­NA­JES QUE IN­TER­PRE­TO”

STE­VE BUS­CE­MI pro­ta­go­ni­za ‘Board­walk Em­pi­re’ (Ca­nal+ 1)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Se hi­zo un nom­bre en el ci­ne in­de­pen­dien­te, con pa­pe­les en Re­ser­voir D Dogs, Far­go y El gran Le­bows­ki, pe­ro ha­ce tiem­po que Ste­ve B Bus­ce­mi nos de­mues­tra que la te­le tam­bién se le da muy bien. A An­tes de in­ter­pre­tar al co­rrup­to Nucky Thom­pson en Boardw Board­walk Em­pi­re hi­zo su pues­ta de lar­go a lo gran­de en la pe­que­ña pantalla, con Los So­prano. Ha­bla­mos con es­te ac­tor neo­yo neo­yor­quino so­bre las no­ve­da­des de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de la se­rie de ma­fio­sos de Atlan­tic City, des­pués de que Nucky de­ci­die­ra ase­si­nar a san­gre fría y per­so­nal­men­te a su an­ti­guo pro­te­gi­do pro­te­gi­do, Jimmy Dar­mody (Mi­chael Pitt), y con su fla­man­te es­po­sa, M Mar­ga­ret (Kelly Ma­cdo­nald), al tan­to de to­do y dis­pues­ta a ac­tuar en su con­tra. ¿Qué nnos pue­de avan­zar so­bre la ter­ce­ra tem­po­ra­da­ra­da de Board­walk Em­pi­re? Sal­ta­mos Sal­tam un año y me­dio en el tiem­po, has­ta 1923, así que no es una con­ti­nua­ción in­me­dia­ta del fi­nal de la se­gun­da. se Ha pa­sa­do mu­cho tiem­po y po­de­mos ima­gi­nar imagin to­do lo que ha su­ce­di­do en ese trans­cur­so, so­bre sob to­do en­tre Mar­ga­ret y Nucky. Ha ha­bi­do mu­cha fric­ción y están di­vi­di­dos, pe­ro, de al­gu­na ma­ne­ra, ma­ner han con­se­gui­do man­te­ner a la fa­mi­lia uni­da y aho­ra él es un fi­lán­tro­po. Ya no es un po­lí­ti­co e, in­clu­so, i le han pues­to su nom­bre al ala de un hos­pi­tal. hospi Fue di­fí­cil adap­tar­me a eso, al he­cho de que ya y no sea el te­so­re­ro fres­co de siem­pre. ¿Có­moCóm fue te­ner que de­cir­le adiós a Mi­chael Pitt ddes­pués de ase­si­nar a su per­so­na­je, a fi­na­les­les dde la se­gun­da tem­po­ra­da? La úl­ti­ma ú es­ce­na de la se­gun­da tem­po­ra­da fue muy du­ra, por­que me gus­ta mu­cho Mi­chael y no que­ría quer que se fue­ra. Ha­bía una par­te de mí que se re­sis­tía re­sis a lo que te­nía que ha­cer. Pe­ro lue­go siem­pre aca­bo re­cor­dan­do que, en reali­dad, es­to no es real, es sólo un tra­ba­jo y eso es lo que se re­quie­re que ha­ga sien­do mi per­so­na­je. ¿Es di­fí­cil lo de con­vi­vir con al­guien así? No me gus­ta pen­sar en esas co­sas cuan­do in­ter­pre­to a un per­so­na­je, de­ci­dir si es bueno o es ma­lo. Lo que in­ten­to es ver­lo co­mo una ver­sión de mí mis­mo mis [ri­sas]. Pen­sar en có­mo ha­ría yo al­gu­nas de esas esa co­sas. To­dos los per­so­na­jes son hu­ma­nos. En es­te est ca­so, a ve­ces mi per­so­na­je ne­ce­si­ta ha­cer co­sas ho­rri­bles ho que con­si­guen man­te­ner esa es­pe­cie de bien bie en el que cree. Con­fía en que es­tá pro­por­cio­nan­do cio un ser­vi­cio. Cree que es­tá ayu­dan­do a Mar­ga­ret. Tien­do a no juz­gar a los per­so­na­jes que qu in­ter­pre­to y, des­de lue­go, tam­po­co a es­te tío. Me M gus­ta mu­cho Nucky y creo que tie­ne un buen co­ra­zón, co así que tra­ba­jo a par­tir de eso. Y us­ted con­si­gue ha­cer muy agra­da­ble y atrac­ti­voatr a al­guien de mo­ral más que du­do­sa. ¿Cuá­lCu es el se­cre­to? Ten­go la sen­sa­ción de que mu­chos de esos tíos eran ama­bles y atrac­ti­vos. No sé si me hu­bie­ra gus­ta­do sa­lir de co­pas con Al Ca­po­ne, pe­ro, por lo que he oí­do, era un tío muy agra­da­ble con quien pa­sar el ra­to. For­ma par­te de lo que son. Tam­po­co creo que un gáns­ter se vea a sí mis­mo co­mo al­guien bueno o ma­lo, sim­ple­men­te es co­mo es. Ade­más, lo que más me gus­ta de los tex­tos de Terry [Win­ter, crea­dor de la se­rie] es que los per­so­na­jes no son siem­pre quien crees que son, y to­do el mun­do es com­ple­jo por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. A la vez, su­pon­go que re­sul­ta ex­tra­ño con­se­guir po­der ver esa com­ple­ji­dad en una pe­lí­cu­la o se­rie de te­le­vi­sión. Nucky es muy com­pli­ca­do y, sim­ple­men­te, co­mo es­pec­ta­dor, ten­go ilu­sión por sa­ber ha­cia dón­de se­gui­rá yen­do. Y, co­mo ac­tor, es un tra­ba­jo de en­sue­ño, uno de los me­jo­res que he te­ni­do. Te­ne­mos que re­mon­tar­nos un po­co en el tiem­po y pre­gun­tar­le por lo que le atra­jo del pro­yec­to. Tie­ne que te­ner en cuen­ta que Te­ren­ce Win­ter es­cri­bía y Mar­tin Scor­se­se iba a di­ri­gir el pi­lo­to. No te­nía ni que leer el guión pa­ra de­ci­dir que era al­go in­creí­ble. De he­cho, me lo en­via­ron an­tes de ofre­cer­me el pa­pel y me pa­sé un par de me­ses tor­tu­rán­do­me y sin sa­ber si, al fi­nal, iba a in­ter­pre­tar ese pa­pel. Me sien­to muy afor­tu­na­do de ha­ber po­di­do for­mar par­te de la se­rie.

“No sé si me hu­bie­ra gus­ta­do sa­lir de co­pas con Al Ca­po­ne, pe­ro, por lo que he oí­do, era un tío muy agra­da­ble”

¿Se le han pa­sa­do ya par­te de esa ilu­sión y novedad ini­cia­les, aho­ra que afron­ta la ter­ce­ra tem­po­ra­da? Tal vez un po­co, pe­ro el tra­ba­jo si­gue sien­do muy di­ver­ti­do e in­tere­san­te. A la vez, es du­ro: ten­go la sen­sa­ción de lle­var tres años ha­cien­do la mis­ma pe­lí­cu­la. Su ex­pe­rien­cia en el ci­ne es muy ex­ten­sa, ¿có­mo com­pa­ra am­bos me­dios? Ro­da­mos la se­rie co­mo si fue­ra una pe­lí­cu­la. Al­gu­nas co­sas de te­le­vi­sión que he he­cho en el pa­sa­do te­nían una for­ma de tra­ba­jar mu­cho más rá­pi­da y no ha­bía tan­ta preo­cu­pa­ción por có­mo iban a que­dar las co­sas. Sim­ple­men­te, que­rían ha­cer to­do lo que ha­bía que ha­cer. Pe­ro aquí no tra­ba­ja­mos así, se po­ne mu­cho em­pe­ño en ver có­mo que­da­rá to­do y nos to­ma­mos el tiem­po que ha­ga fal­ta, así que, en cuan­to al ni­vel de exi­gen­cia, am­bos me­dios son equi­pa­ra­bles. Pa­tri­cia Puen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.