La ba­ta­lla por la au­dien­cia se tras­la­da a in­ter­net

Las ca­de­nas ha­cen de sus pá­gi­nas web ofi­cia­les un re­cur­so pa­ra fo­men­tar la lla­ma­da ‘te­le­vi­sión mul­ti­pan­ta­lla’

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV -

Aun­que el te­le­vi­sor es aún el prin­ci­pal so­por­te en que tie­ne lu­gar la du­ra pug­na (des­car­na­da, en mu­chas oca­sio­nes) por lo­grar el má­xi­mo sha­re po­si­ble, las nue­vas for­mas de con­su­mo au­dio­vi­sual han tras­pa­sa­do la lu­cha por la au­dien­cia, tam­bién, al en­torno on-li­ne. Y es que, hoy, la eti­que­ta de es­pec­ta­dor ya no sólo cuel­ga de quien se sien­ta im­pa­si­ble en el so­fá, sino, a la vez, de quien adop­ta una ac­ti­tud más ac­ti­va y co­men­ta los pro­gra­mas en el smartp­ho­ne vía Twit­ter, o se conecta a in­ter­net pa­ra ele­gir qué con­te­ni­dos desea ver, có­mo y cuán­do.

De ahí que las ca­de­nas otor­guen una im­por­tan­cia ca­da vez ma­yor a sus pá­gi­nas ofi­cia­les en la red, en las que los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res ofre­cen ac­ce­so a ser­vi­cios pro­pios a la car­ta. En cuan­to al nue­vo en­fren­ta­mien­to por la au­dien­cia desata­do en el mun­do vir­tual, la web de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la ( RTVE.es) sa­le ven­ce­do­ra, con unas cifras que, en los nue­ve pri­me­ros me­ses del año, se si­tua­ron en­tre unos 11 y unos 14,5 mi­llo­nes de usua­rios úni­cos al mes, se­gún los da­tos de OJD In­ter­ac­ti­va. Bas­tan­te cer­ca que­da Te­le­cin­co.es, con en­tre 10 y 14,5 mi­llo­nes.

Co­mo re­fe­ren­te de los cam­bios tec­no­ló­gi­cos apli­ca­dos a la pe­que­ña pantalla, Te­le­vi­sió de Ca­ta­lun­ya li­de­ra en­tre las au­to­nó­mi­cas, gra­cias a TV3.cat, con un pi­co de au­dien­cia su­pe­rior a 1,7 mi­llo­nes de usua­rios úni­cos men­sua­les, que el si­tio con­si­guió en enero pa­sa­do (se­gún OJD in­ter­ac­ti­va). Mien­tras que Plus.es se man­tie­ne co­mo la web más vis­ta en­tre las pla­ta­for­mas de pa­go.

Nú­me­ros apar­te, las ca­de­nas han des­cu­bier­to que sus por­ta­les en lí­nea son un ele­men­to in­elu­di­ble del con­cep­to mul­ti­pan­ta­lla, que tan im­por­tan­te es ya pa­ra el nue­vo con­su­mo au­dio­vi­sual. Por­que los es­pec­ta­do­res de hoy no se li­mi­tan a con­sul­tar las webs ofi­cia­les de los dis­tin­tos ca­na­les a tra­vés del or­de­na­dor, sino que tam­bién ac­ce­den a sus con­te­ni­dos por me­dio de otros dis­po­si­ti­vos. Sin ir más le­jos, los úl­ti­mos da­tos de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la mues­tran que el nú­me­ro de usua­rios que en­tran en RTVE.es des­de el smartp­ho­ne o las ta­ble­tas no pa­ra de cre­cer. Igual ocu­rre en el ca­so de los te­le­vi­so­res co­nec­ta­dos.

PRO­DUC­CIO­NES EX­CLU­SI­VAS

Y co­mo re­cla­mo esen­cial están los con­te­ni­dos (ba­jo de­man­da, fal­ta­ría más). El gan­cho que en­tre los ci­be­res­pec­ta­do­res tie­nen las se­ries, los in­for­ma­ti­vos, los de­por­tes y los pro­gra­mas es­tre­lla de ca­da una de las ca­de­nas aca­ba por de­ter­mi­nar, al fin y al ca­bo, la cuo­ta de pantalla en in­ter­net. En es­te sen­ti­do, al­gu­nas te­le­vi­sio­nes han op­ta­do por in­cluir pro­duc­cio­nes ex­clu­si­vas, o por fo­men­tar ex­pe­rien­cias sin­gu­la­res en el en­torno vir­tual. Es el ca­so de An­te­na3.com con El Só­tano, un por­tal con­ce­bi­do pa­ra los jó­ve­nes crea­do­res de web­se­ries. O de Smeet, un es­pa­cio 2.0 ex­terno de Te­le­cin­co que com­bi­na los jue­gos so­cia­les con el mun­do te­le­vi­si­vo. Emi­li Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.