EN­CE­RRA­DOS EN EL PSI­QUIÁ­TRI­CO

Jes­si­ca Lan­ge in­ter­pre­ta a una mon­ja ti­ra­na que di­ri­ge un psi­quiá­tri­co don­de ocu­rren to­do ti­po de atro­ci­da­des. Es el es­ce­na­rio de ‘Ame­ri­can Ho­rror Story: Asy­lum’, que man­tie­ne su re­par­to con otros per­so­na­jes. La fic­ción re­gre­sa el lu­nes a FOX.

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

Ame­ri­can Ho­rror Story vuel­ve dis­pues­ta a po­ner a prue­ba la cor­du­ra de los es­pec­ta­do­res. Si no quie­ren aca­bar en­fun­da­dos en una ca­mi­sa de fuer­za, no se acer­quen a la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie de Ryan Murphy, por­que mul­ti­pli­ca por dos to­dos los ad­je­ti­vos que se pu­die­ron usar pa­ra ca­li­fi­car la tem­po­ra­da an­te­rior. Es más per­tur­ba­do­ra, más re­tor­ci­da, más re­pug­nan­te, más psi­có­ti­ca y, por su­pues­to, más crí­ti­ca con la so­cie­dad a la que se di­ri­ge. El show­run­ner ha cam­bia­do el es­ce­na­rio del re­la­to y tam­bién a los per­so­na­jes, pe­ro no sus in­ten­cio­nes. Ame­ri­can Ho­rror Story es una se­rie que lo­gra re­mo­ver es­tó­ma­gos y trans­gre­dir cons­tan­te­men­te los lí­mi­tes de los es­pec­ta­do­res, pe­ro su ob­je­ti­vo es mu­cho me­nos epi­dér­mi­co. Lo que bus­ca,

ES­TA SE­RIE DE TE­RROR ES TAM­BIÉN UNA CRÍ­TI­CA A LOS MIE­DOS ARRAI­GA­DOS EN LA SO­CIE­DAD CON­SER­VA­DO­RA

con si­tua­cio­nes ro­cam­bo­les­cas, per­so­na­jes de ma­ni­co­mio y es­ce­nas que pa­re­cen sa­li­das de un vi­deo­clip de Ma­rilyn Man­son, es sen­tar en el di­ván a la par­te más con­ser­va­do­ra de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na (y, por ex­ten­sión, a la oc­ci­den­tal). Sen­tar­la pri­me­ro y lue­go es­ti­rar­la so­bre la ca­mi­lla y atar­la con cuer­das pa­ra que no se mue­va. Va a ofre­cer re­sis­ten­cia, por­que lo que pre­ten­de su crea­dor es exor­ci­zar sus te­mo­res más pro­fun­dos y atá­vi­cos, sa­car­los a la su­per­fi­cie pa­ra con­fec­cio­nar un mues­tra­rio de fo­bias no re­co­no­ci­das.

Y ¿qué es lo que da mie­do a la so­cie­dad con­ser­va­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos? Pues las re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les, las mu­je­res que de­ci­den abor­tar, los ne­gros, el de­seo fe­me­nino, la pér­di­da de la be­lle­za y la ju­ven­tud que va aso­cia­da a ella, no lo­grar te­ner la vi­da de nues­tros sue­ños, los ado­les­cen­tes ase­si­nos, los cri­mi­na­les sin es­crú­pu­los y los alie­ní­ge­nas que nos vi­gi­lan des­de el es­pa­cio ex­te­rior. Ame­na­zas que Ame­ri­can Ho­rror Story ex­po­ne a tra­vés de sus per­so­na­jes y con­vier­te en ma­te­rial pa­ra una se­rie de te­rror que tie­ne más de crí­ti­ca so­cial que de fic­ción de gé­ne­ro al uso. Los sus­tos, en la se­rie de Murphy, son pun­tua­les, pe­ro la ra­dio­gra­fía so­cial es una cons­tan­te, co­mo ya lo fue en Nip/Tuck. Las imá­ge­nes per­tur­ba­do­ras asal­tan a los es­pec­ta­do­res co­mo cu­chi­llos afi­la­dos, pe­ro lo que realmente nos re­tum­ba en la ca­be­za es el pro­ce­so de me­ter­se en el in­te­rior de esos mie­dos que están tan pe­ga­dos a nues­tra exis­ten­cia, tan uni­dos al mun­do en el que vi­vi­mos. A un ni­vel cons­cien­te o in­cons­cien­te, hay al­go que to­ca a la au­dien­cia, por­que, al tra­tar­se de te­mo­res co­lec­ti­vos, tam­bién nos afec­tan.

Pe­ro la ra­zón, freno de nues­tro yo más pri­ma­rio, no tie­ne ca­bi­da, en Ame­ri­can Ho­rror Story. Y me­nos en la se­gun­da tem­po­ra­da, en la que el guio­nis­ta nos in­tro­du­ce, ya sin me­tá­fo­ras, en un psi­quiá­tri­co de EE. UU. am­bien­ta­do en los años se­sen­ta. El lu­gar, re­gen­ta­do por una mon­ja ti­ra­na que in­ter­pre­ta Jes­si­ca Lan­ge, es un es­pa­cio don­de los mie­dos se con­vier­ten en un jui­cio con­tra sus pa­cien­tes, per­so­na­jes in­mo­ra­les que de­ben pur­gar sus pe­ca­dos. La fic­ción se­ña­la aho­ra esas fo­bias co­mo el ori­gen de la vio­len­cia y la re­pre­sión, dan­do un pa­so más en el dis­cur­so de la pri­me­ra tem­po­ra­da. Pa­ra ha­cer­lo, ha cam­bia­do por com­ple­to el ar­gu­men­to (ol­vi­den a la fa­mi­lia Har­mon) e in­clu­so el tí­tu-

lo, aña­dien­do la co­le­ti­lla Asy­lum a su nom­bre, aun­que no ha re­nun­cia­do a man­te­ner par­te del re­par­to.

Evan Pe­ters, Fran­ces Con­roy y Za­chary Quin­to, en­tre otros, si­guen en la se­rie, aun­que con per­so­na­jes dis­tin­tos, en una ope­ra­ción que ha sa­li­do sor­pren­den­te­men­te bien. Por su­pues­to, Jes­si­ca Lan­ge si­gue sien­do la rei­na de la fun­ción, pe­ro aho­ra es­tá me­jor arro­pa­da, gra­cias a fi­cha­jes co­mo el de Ja­mes Crom­well ( 24), que in­ter­pre­ta a un mé­di­co que rea­li­za ex­tra­ños ex­pe­ri­men­tos con los pa­cien­tes, y cu­yos mé­to­dos cien­tí­fi­cos cho­can fron­tal­men­te con el dis­cur­so re­li­gio­so de la mon­ja. Va­le la pe­na ver la se­rie sólo por los due­los que am­bos in­tér­pre­tes man­tie­nen an­te la pantalla. Los dos cla­van sus lí­neas de diá­lo­go y ex­hi­ben su pre­sen­cia an­te la cá­ma­ra. Y, por si es­te dúo no fue­ra su­fi­cien­te, la fic­ción tam­bién ha in­cor­po­ra­do a Ch­loe Se­vigny ( Hit & Miss), que in­ter­pre­ta a una pa­cien­te nin­fó­ma­na, y a Ian McSha­ne ( Dead­wood), cu­yo per­so­na­je to­da­vía no se ha des­ve­la­do. Con se­me­jan­tes ca­be­zas de car­tel, es fá­cil ar­gu­men­tar que, en es­tos mo­men­tos, la se­rie tie­ne el re­par­to más só­li­do de la te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­ca­na.

ASAL­TA LAS PE­SA­DI­LLAS DE LOS ES­PEC­TA­DO­RES

To­dos los ac­to­res están al ser­vi­cio de una tra­ma que se te­je en torno al mis­te­rio de lo que ocu­rre en las ha­bi­ta­cio­nes más re­cón­di­tas del psi­quiá­tri­co, las que que­dan en los pa­si­llos sub­te­rrá­neos, don­de otros monstruos –és­tos sí, ver­da­de­ra­men­te te­rro­rí­fi­cos– es­pe­ran su opor­tu­ni­dad pa­ra asal­tar a los es­pec­ta­do­res en sus pe­sa­di­llas. Las cria­tu­ras de las som­bras son tam­bién el pro­duc­to de las des­via­cio­nes hu­ma­nas. Mos­trar su ros­tro, en­fo­car­lo con una linterna pa­ra que po­da­mos ob­ser­var el ho­rror es el ob­je­ti­vo de una fic­ción que no es­tá con­ce­bi­da co­mo una na­rra­ción al uso, sino co­mo un im­pac­to cons­tan­te con­tra los sen­ti­dos, imá­ge­nes in­quie­tan­tes que re­fle­jan los mie­dos no re­co­no­ci­dos de la au­dien­cia. En oca­sio­nes, pue­de ser una se­rie de­li­ran­te, pe­ro siem­pre con­si­gue gi­rar los te­mo­res del es­pec­ta­dor con­tra él y con­ver­tir sus fo­bias en un cu­chi­llo pun­tia­gu­do que le sie­rra la gar­gan­ta. To­ni de la To­rre

El bos­que con­ti­guo al psi­quiá­tri­co Briar­cliff tam­bién es uno de los lu­ga­res pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.