LOS MIS­MOS AC­TO­RES

DIS­TIN­TOS MONSTRUOS

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

EVAN PE­TERS (EL CHI­CO MA­LO)

En la pri­me­ra tem­po­ra­da, fue un ase­sino en se­rie que aca­bó con sus com­pa­ñe­ros de cla­se. Ines­ta­ble y vio­len­to, se in­tere­só rá­pi­da­men­te por Vio­let, la hi­ja ado­les­cen­te de los Har­mon, pe­ro hi­zo la vi­da im­po­si­ble a su fa­mi­lia, así co­mo al res­to de in­qui­li­nos de la man­sión de la fic­ción. Fue el per­so­na­je más re­tor­ci­do e im­pre­vi­si­ble de Ame­ri­can Ho­rror Story. En la se­gun­da tem­po­ra­da, to­do el mun­do cree que es un ase­sino en se­rie. Su per­so­na­je, lla­ma­do Kit Wal­ker, es un chi­co que lle­va una vi­da sen­ci­lla y tra­ba­ja en un ta­ller me­cá­ni­co. Lo acu­san de ha­ber ma­ta­do a su es­po­sa, en­tre otras mu­je­res, aun­que él ase­gu­ra que no es cier­to. Aca­ba­rá en­ce­rra­do en el psi­quiá­tri­co di­ri­gi­do por la her­ma­na Ju­de y es­pe­cia­li­za­do en cri­mi­na­les de­men­tes.

FRAN­CES CON­ROY (EL ÁN­GEL)

En la pri­me­ra tem­po­ra­da, se trans­for­ma­ba en una por­no­cha­cha que vol­vía lo­co a Ben Har­mon. El tiem­po de­mos­tró que, en reali­dad, era una víc­ti­ma más de la man­sión, en­ce­rra­da en­tre sus paredes a la fuer­za. Aca­bó sien­do de gran ayu­da pa­ra la fa­mi­lia Har­mon y, en­tre las cria­tu­ras que ha­bía en la man­sión, fue la úni­ca que in­ten­tó dar bue­nos con­se­jos a los pro­ta­go­nis­tas. En la se­gun­da tem­po­ra­da, in­ter­pre­ta­rá a un án­gel cu­yo pa­pel es­tá to­da­vía por de­ter­mi­nar. Ryan Murphy ha ex­pli­ca­do que ve­re­mos una au­tén­ti­ca lu­cha en­tre el bien y el mal, y que el per­so­na­je de Fran­ces Con­roy se­rá el án­gel de­fi­ni­ti­vo, así que pa­re­ce que se­gui­rá in­ter­pre­tan­do un per­so­na­je bon­da­do­so. Los es­pec­ta­do­res re­cuer­dan a la ac­triz por su pa­pel de ma­triar­ca en A dos me­tros ba­jo tie­rra.

JES­SI­CA LAN­GE (LA MON­JA TI­RA­NA)

En la pri­me­ra tem­po­ra­da, fue la per­ver­sa ve­ci­na de los Har­mon. Cons­tan­ce que­ría ser es­tre­lla de ci­ne, pe­ro su ca­rre­ra ja­más al­zó el vue­lo. La in­fi­de­li­dad de su ma­ri­do aca­bó de mar­car a un per­so­na­je que tie­ne hi­jos a los que ve co­mo una car­ga. Gran ma­ni­pu­la­do­ra, es­ta­ba de­ci­di­da a ha­cer in­fe­liz a los de­más por­que no que­ría que na­die vi­vie­ra la vi­da per­fec­ta que ella nun­ca pu­do ha­cer reali­dad. En la se­gun­da tem­po­ra­da, es una mon­ja re­pri­mi­da que pre­ten­de re­for­mar a los pa­cien­tes del psi­quiá­tri­co a tra­vés de la fe re­li­gio­sa, pe­ro, en reali­dad, lo úni­co que bus­ca es cas­ti­gar­los. La her­ma­na Ju­de oculta los remordimientos que le pro­vo­ca la atrac­ción que sien­te por su su­pe­rior en la je­rar­quía re­li­gio­sa, mon­se­ñor Ho­ward, in­ter­pre­ta­do por Jo­seph Fien­nes.

LILY RA­BE (LA HER­MA­NA SU­FRI­DO­RA)

En la pri­me­ra tem­po­ra­da, fue la su­fri­da es­po­sa del doc­tor Mont­go­mery. Es­ta­ba ator­men­ta­da por los ex­pe­ri­men­tos que su ma­ri­do reali­zó con su pro­pio hi­jo, Thad­deus, pa­ra re­com­po­ner­lo. Du­ran­te años, es­tu­vo ho­rro­ri­za­da por lo que veía en la sa­la de ope­ra­cio­nes, pe­ro, al mis­mo tiem­po, desea­ba que el ex­pe­ri­men­to al es­ti­lo Fran­kens­tein tu­vie­ra éxi­to pa­ra vol­ver a ser una ma­dre fe­liz. En la se­gun­da tem­po­ra­da, es la cán­di­da mon­ja que tra­ba­ja en el psi­quiá­tri­co ba­jo las ór­de­nes de la her­ma­na Ju­de (Jes­si­ca Lan­ge). Ator­men­ta­da por su pro­pia exis­ten­cia, se fus­ti­ga a sí mis­ma por erro­res que ni si­quie­ra co­me­te. Cree que sólo a tra­vés del cas­ti­go lo­gra­rá ser pu­ra. Esas ideas lle­va­das a la prác­ti­ca desem­bo­can en una bús­que­da cons­tan­te de la apro­ba­ción mo­ral de su su­pe­rior.

SA­RAH PAUL­SON (LA PERIODISTA)

En la pri­me­ra tem­po­ra­da, fue una mé­dium que nos des­cu­brió los se­cre­tos me­jor es­con­di­dos de la man­sión don­de vi­vían los Har­mon. A tra­vés de su ca­pa­ci­dad pa­ra co­mu­ni­car­se con los es­pí­ri­tus y los fan­tas­mas de la ca­sa, la se­rie re­ve­ló mu­chos as­pec­tos de la vi­da de los an­ti­guos in­qui­li­nos del lu­gar. La con­tra­tó Cons­tan­ce, el per­so­na­je que in­ter­pre­tó Jes­si­ca Lan­ge (aho­ra Ju­de). En la se­gun­da tem­po­ra­da, es una periodista que quie­re des­cu­brir los se­cre­tos que es­con­de el psi­quiá­tri­co, es­pe­cial­men­te to­do lo que tie­ne que ver con el ase­sino de mu­je­res que in­ter­pre­ta Evan Pe­ters. Con es­te fin, se pre­sen­ta an­te la puer­ta de la her­ma­na Ju­de. Sin em­bar­go, su in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca to­ma­rá un rum­bo muy di­fe­ren­te cuan­do des­cu­bra que no pue­de sa­lir del lu­gar.

ZA­CHARY QUIN­TO (EL PSI­QUIA­TRA)

En la pri­me­ra tem­po­ra­da, fue un hombre atra­pa­do en una re­la­ción de desamor lla­ma­do Chad. Su frus­tra­ción, al ser con­de­na­do a vi­vir pa­ra siem­pre con un hombre, Pa­trick, que no lo ama­ba realmente, lo lle­vó a ser un in­di­vi­duo vio­len­to y emo­cio­nal­men­te ines­ta­ble. Chad fue el pri­me­ro que se en­fun­dó el tra­je de lá­tex, que com­pró pa­ra in­ten­tar ani­mar las re­la­cio­nes se­xua­les con su no­vio. En la se­gun­da tem­po­ra­da, es un psi­quia­tra que in­da­ga­rá en las emo­cio­nes de los pa­cien­tes, que cho­ca­rá fron­tal­men­te con la her­ma­na Ju­de. Mien­tras ella abo­ga por el cas­ti­go, el doc­tor Oli­ver Th­red­son se­rá más par­ti­da­rio de la re­com­pen­sa pa­ra ge­ne­rar la con­duc­ta co­rrec­ta de los en­fer­mos. Con co­no­ci­mien­tos aca­dé­mi­cos, re­pre­sen­ta a la cien­cia, en opo­si­ción a la fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.