‘Se­cret Sta­te’, un th­ri­ller po­lí­ti­co pa­ra los ciu­da­da­nos

Ga­briel Byr­ne ha­ce de man­da­ta­rio im­pli­ca­do en la cau­sa

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

La po­lí­ti­ca in­tere­sa más que nun­ca, en te­le­vi­sión. Lo cons­ta­ta el he­cho de que una se­rie co­mo Homeland arra­se en los Emmy, es­tre­nos co­mo el de Boss –es­ta se­ma­na, en Ca­nal+–, re­gre­sos co­mo el de Aa­ron Sor­kin y pro­yec­tos co­mo Hou­se of Cards, la se­rie de Ke­vin Spa­cey y Da­vid Fin­cher. Sin em­bar­go, y a pe­sar de que és­ta úl­ti­ma es un re­ma­ke de una se­rie in­gle­sa, la te­le­vi­sión bri­tá­ni­ca aún no ha­bía pues­to su grano en es­te de­ba­te abier­to en el que ha en­tra­do la fic­ción. Y es sor­pren­den­te, por­que el Reino Uni­do tie­ne una afi­ción só­li­da por las se­ries de ca­rác­ter po­lí­ti­co, es­pe­cial­men­te los th­ri­llers. Ahí están Sta­te of Play y Spooks, dos re­fe­ren­tes del gé­ne­ro, co­mo mues­tra del ni­vel de los bri­tá­ni­cos cuan­do se tra­ta de ser crí­ti­cos con sus go­ber­nan­tes.

EL MO­DE­LO BRI­TÁ­NI­CO DE HÉ­ROE

Es pre­ci­sa­men­te el ca­rác­ter in­ci­si­vo lo que dis­tin­gue, a gran­des ras­gos, la fic­ción in­gle­sa de la nor­te­ame­ri­ca­na. Pe­ro, en el ca­so que nos ocu­pa, el del th­ri­ller po­lí­ti­co Se­cret Sta­te, pa­re­ce que los pa­pe­les se han in­ver­ti­do. Mien­tras que las se­ries nor­tea­me­ri­ca­nas apues­tan ca­da vez más por un rea­lis­mo cru­do, que mues­tra a los go­ber­nan­tes co­mo hom­bres sólo in­tere­sa­dos en el po­der –una vi­sión que en­tron­ca con la ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial, que ha dis­tan­cia­do a la ciu­da­da­nía de la cla­se po­lí­ti­ca–, en es­ta nue­va mi­ni­se­rie el pro­ta­go­nis­ta, Ga­briel Byr­ne, es un po­lí­ti­co no­ble, que lu­cha por el in­te­rés de los ciu­da­da­nos a pe­sar de los po­de­res fi­nan­cie­ros y los ob­je­ti­vos de su par­ti­do. Na­da que ver con la tra­di­ción de la fic­ción in­gle­sa.

El pro­ta­go­nis­ta de Se­cret Sta­te es un vi­ce­pri­mer mi­nis­tro que se ve me­ti­do en una si­tua­ción di­fí­cil: una ex­plo­sión en una plan­ta quí­mi­ca cau­sa muer­tos y de­ce­nas de he­ri­dos en una pe­que­ña po­bla­ción, lle­van­do al pú­bli­co a pe­dir ex­pli­ca­cio­nes so­bre las me­di­das de se­gu­ri­dad. Mien­tras que, en su par­ti­do, lo que preo­cu­pa son las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas del ca­so, el per­so­na­je se po­ne del la­do del pue­blo, in­tro­du­cién­do­se en el cen­tro de una tra­ma que va mu­cho más allá de lo que ha­bría po­di­do ima­gi­nar. Co­mo th­ri­ller, la se­rie fun­cio­na de for­ma in­ter­mi­ten­te, pe­ro, co­mo re­tra­to po­lí­ti­co, Se­cret Sta­te mo­de­la con efi­ca­cia un go­ber­nan­te ideal que re­cuer­da al mo­de­lo sor­ki­niano de hombre de es­ta­do. Aun­que pa­rez­ca im­po­si­ble, tam­bién los bri­tá­ni­cos ne­ce­si­tan hé­roes. To­ni de la To­rre

Al po­lí­ti­co que in­ter­pre­ta Byr­ne le preo­cu­pan las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.