“UN ‘REALITY’ DE HU­MO­RIS­TAS SE­RÍA EL PRO­GRA­MA MÁS CRIS­PAN­TE DE LA HIS­TO­RIA”

CON LUIS PIE­DRAHI­TA

La Vanguardia - Vivir TV - - MI PRIMERA VEZ… -

Luis Pie­drahi­ta es un ga­lle­go to­do­te­rreno: hu­mo­ris­ta, ma­go, guio­nis­ta y ami­go de sus ami­gos. Na­ció en A Co­ru­ña un 19 de fe­bre­ro, San Quod­vul­deo. Le pue­den en­con­trar en El hor­mi­gue­ro 3.0, en sus li­bros, en la ra­dio y, a par­tir de enero, en su gi­ra de mo­nó­lo­gos por to­da Es­pa­ña. Si le pre­gun­tan si Se­vi­lla o Be­tis, no se mo­ja. Ga­nó us­ted el I Cer­ta­men de Mo­nó­lo­gos de El Club de la co­me­dia (La Sex­ta). Ju­ra­ría que llevaba us­ted las mis­mas ga­fas y el mis­mo fle­qui­llo. Pe­ro, ¿qué ha cam­bia­do des­de en­ton­ces en su hu­mor? Cu­rio­sa­men­te, des­de aquel fa­tí­di­co 28 de mar­zo del año 2000, me he cor­ta­do el pe­lo al­gu­nas ve­ces y he cam­bia­do de ga­fas; sin em­bar­go, el hu­mor que ha­go si­gue sien­do muy pa­re­ci­do. Ha­blo de esas in­sig­ni­fi­can­cias que a na­die im­por­tan. Son ya do­ce años inin­te­rrum­pi­dos ha­blan­do de ellas y co­se­chan­do un éxi­to inexis­ten­te. Si no me equi­vo­co, pre­via­men­te ha­bía tra­ba­ja­do en Te­le­cin­co. Aquél fue mi pri­mer tra­ba­jo. Se tra­ta­ba de una be­ca, al­go lla­ma­do El pro­yec­to azul. Una idea realmente bue­na, don­de guio­nis­tas, pro­duc­to­res y di­rec­to­res no­ve­les tra­ba­já­ba­mos jun­tos pa­ra sa­car ade­lan­te una se­rie de fic­ción. Fue una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te. Cri­sis, pri­ma de ries­go, in­fla­ción, des­em­pleo… ¿Es po­si­ble ha­cer hu­mor so­bre to­do ello? Es po­si­ble, cla­ro que es po­si­ble, aun­que no es mi es­pe­cia­li­dad. Mu­cha gen­te ha­ce hu­mor so­bre eso, e in­clu­so hay gen­te que lo ha­ce bien. Sin em­bar­go, yo soy co­chino de otras char­cas y me gus­ta prin­gar­me en otros lo­dos. Me gus­ta más hablar de las co­sas de la ima­gi­na­ción, por­que de la reali­dad ya se ha­bla de­ma­sia­do. No men­cio­nar cier­tos te­mas en un mo­nó­lo­go de hu­mor pue­de ser una he­rra­mien­ta pa­ra afron­tar esos pro­ble­mas. ¿Cree que el pú­bli­co pre­fie­re un reality an­tes que un pro­gra­ma de hu­mor? No ne­ce­sa­ria­men­te. La gen­te no tie­ne que ele­gir en­tre uno u otro. Los dos gus­tan y los dos tie­nen su pú­bli­co. Sin em­bar­go, creo que un reality de hu­mo­ris­tas po­dría lle­gar a ser el pro­gra­ma más cris­pan­te e in­so­por­ta­ble de la his­to­ria. Ima­gí­na­te­lo. Pien­se en una ca­sa del es­ti­lo Aquí no hay quien vi­va del hu­mor. ¿A quién le gus­ta­ría te­ner de ve­ci­nos? A don Ramón Gó­mez de la Ser­na co­mo pre­si­den­te, a Ju­lio Cam­ba en el prin­ci­pal, a Álvaro Cun­quei­ro y Wen­ces­lao Fer­nán­dez Flórez los dos en el áti­co, con la ca­be­za en las nu­bes. En la puer­ta de al la­do, a Mihu­ra y a Tono, y com­par­ti­ría pi­so con Gi­la, Forges, Min­go­te y Tip y Coll. El hor­mi­gue­ro 3.0, un año más de éxi­tos. ¿Cuál es la fór­mu­la? Más allá de que sea us­ted co­la­bo­ra­dor, ló­gi­ca­men­te… El hor­mi­gue­ro es un lu­gar don­de, pa­se lo que pa­se, pa­sa rá­pi­do. Así que, si no te gus­ta al­go, no te preo­cu­pes, que en­se­gui­da cam­bia. Ade­más, to­do lo que pa­sa es muy dis­tin­to. Hay cien­cia, hu­mor, ac­ción, ac­tua­li­dad, ma­rio­ne­tas, mú­si­ca, en­tre­vis­tas, ex­pe­ri­men­tos... Ma­lo se­rá que no te gus­te na­da de eso. Y, si no te gus­ta, no pa­sa na­da. En­se­gui­da pa­sa­mos a otra co­sa. ¿Lo he so­ña­do o subas­tó us­ted su ve­sí­cu­la en te­le­vi­sión? La subas­té y los be­ne­fi­cios re­cau­da­dos se do­na­ron a la Fun­da­ción Sín­dro­me de West. Es­ta en­fer­me­dad afec­ta a ni­ños muy pe­que­ños. Es una en­fer­me­dad muy ra­ra y por eso se in­ves­ti­ga po­co, se le de­di­ca po­co pre­su­pues­to y los pa­dres de los ni­ños afec­ta­dos están es­pe­cial­men­te des­va­li­dos. Es lo que se lla­ma ha­cer de tri­pas co­ra­zón. Sea us­ted re­pu­bli­cano o mo­nár­qui­co, ¿de dón­de sur­ge su apo­do el rey de las co­sas pe­que­ñas? Es un mo­te de ba­ta­lla. Se le ocu­rrió a Pa­blo Motos cuan­do ha­cía­mos un pro­gra­ma de ra­dio lla­ma­do No so­mos na­die. Creo que se re­fie­re a un rey de cuen­to de ha­das y no a un rey real. Ade­más de hu­mo­ris­ta es us­ted ma­go. Ha­ga des­apa­re­cer a al­guien. No es bue­na idea. Siem­pre que al­guien ha in­ten­ta­do so­lu­cio­nar las co­sas ha­cien­do des­apa­re­cer gen­te, ha ter­mi­na­do aver­gon­zan­do a la hu­ma­ni­dad en­te­ra. Apro­ve­chan­do que el Pi­suer­ga pa­sa por Va­lla­do­lid y que Pie­drahi­ta es­tá en Ávi­la, ¿se ve ca­paz de opi­nar so­bre la te­le­vi­sión ac­tual? ¿Hay al­gún for­ma­to que le gus­ta­ría ver y no en­cuen­tra? Echo en fal­ta un pro­gra­ma con la ma­gia co­mo eje cen­tral. Me pa­re­ce que es un en­tre­te­ni­mien­to muy sano, op­ti­mis­ta y que in­vi­ta a pen­sar. Y a lo me­jor me dan tra­ba­jo. Ya aca­ba­mos. La pri­me­ra vez que vio us­ted la te­le­vi­sión (años ha), pen­só… ¿Có­mo ha­brá en­tra­do esa gen­te ahí den­tro?, ¿dón­de es­ta­rá la puer­ta? Mia Men

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.