“To­do el mun­do me­re­ce una se­gun­da opor­tu­ni­dad”

AL­BER­TO CHI­CO­TE, chef y ‘coach’ te­le­vi­si­vo El co­ci­ne­ro ma­dri­le­ño Al­ber­to Chi­co­te con­du­ce el exi­to­so reality Pe­sa­di­lla en la co­ci­na (La Sex­ta) de­mos­tran­do que no quie­re ni de­be imi­tar al ori­gi­nal de Gor­don Ram­say. Él es au­tén­ti­co y los es­pec­ta­do­res lo va­lo

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

El ma­dri­le­ño Al­ber­to Chi­co­te con­du­ce Pe­sa­di­lla en la co­ci­na, la ver­sión es­pa­ño­la de Kit­chen’s Night­ma­re, un es­pa­cio que, en sus seis pri­me­ras emi­sio­nes, pro­me­dia un 12,7% de sha­re y 2.572.000 es­pec­ta­do­res. Ade­más, el 22 de no­viem­bre con­si­guió un ré­cord de au­dien­cia(15,2% y 2.987.000), sien­do la emi­sión de en­tre­te­ni­mien­to más vis­ta de la his­to­ria de La Sex­ta. He­mos pre­gun­ta­do al po­pu­lar co­ci­ne­ro cuál es su re­ce­ta pa­ra ga­nar­se al pú­bli­co de su reality, que el 20 de di­ciem­bre cul­mi­na­rá la pri­me­ra tem­po­ra­da. ¿Có­mo se ela­bo­ra un éxi­to co­mo Pe­sa­di­lla en la co­ci­na [La Sex­ta]? So­bre to­do, con mu­cha ilu­sión y mu­cha fe en que es­ta­mos ha­cien­do un buen tra­ba­jo. Y con mu­chas ga­nas de con­se­guir que los res­tau­ran­tes en los que tra­ba­ja­mos lo­gren sal­var­se. Des­de lue­go, es una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla pa­ra la com­pe­ten­cia: me­jor es­treno de La Sex­ta, con 2,8 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. La aco­gi­da del pú­bli­co ha si­do muy bue­na. Al­go que tam­bién se re­fle­ja en las redes so­cia­les, don­de re­ci­bi­mos im­pre­sio­nes muy bue­nas so­bre el pro­gra­ma.

“Hay hos­te­le­ros que, des­pués de ver el pro­gra­ma, se sien­ten aver­gon­za­dos”

Un pro­duc­to que no se ha co­ci­do a fue­go len­to, sino que ha subido co­mo la es­pu­ma des­de el pri­mer día, ¿co­rre el ries­go de des­in­flar­se igual de rá­pi­do? No lo creo. Pri­me­ro de to­do, por­que, pa­ra la se­gun­da tem­po­ra­da, que es­tá a pun­to de ce­rrar­se, se­gui­re­mos con la mis­ma ilu­sión que en és­ta. Y, co­mo la ex­pe­rien­cia es un gra­do, ha­re­mos un pro­duc­to tan bueno o me­jor que en las en­tre­gas emi­ti­das has­ta aho­ra. Ade­más, te­ne­mos más pe­ti­cio­nes de ayu­da de nue­vos res­tau­ran­tes. Los res­tau­ran­tes y yo es­ta­mos ahí. Y el ter­ce­ro en dis­cor­dia, el es­pec­ta­dor, pa­re­ce que re­cla­ma que con­ti­nue­mos. Así que na­da in­di­ca que es­to se va­ya a en­friar. Un país pa­ra co­mér­se­lo, Co­ci­ne­ros sin es­tre­lla y otros pro­gra­mas gastronómicos, co­mo el su­yo, ¿de­mues­tran que la fór­mu­la clá­si­ca de ofre­cer una re­ce­ta se es­tá que­dan­do ca­du­ca? Ya he­mos te­ni­do, a lo lar­go de mu­chos años, pro­gra­mas de chefs que en­se­ñan a cocinar, pe­ro aho­ra los es­pec­ta-

do­res están em­pe­zan­do a com­pren­der que el mun­do de la gas­tro­no­mía es mu­cho más ri­co. En lu­gar de un po­co de pe­re­jil, ¿aho­ra a los es­pec­ta­do­res les va más la pi­mien­ta? Lo del pe­re­jil es­ta­ba muy bien. Pa­ra no­so­tros, ofre­cer una pro­pues­ta di­fe­ren­te (aun­que no ines­pe­ra­da, por­que ca­si to­do el mun­do ya co­no­cía el reality de Gor­don Ram­say) es muy gra­to. ¿Le fal­ta al­go de ma­la baba pa­ra ser co­mo Ram­say? Pues no lo sé. Lo que sí re­co­noz­co que me fal­ta, pa­ra em­pe­zar, es co­mo un pal­mo de al­tu­ra, por­que soy bas­tan­te ta­pon­ce­te. Ade­más, de­be­ría qui­tar­me de en­ci­ma co­mo quin­ce ki­los y, por úl­ti­mo, pa­ra pa­re­cer­me más a Ram­say, ten­dría que de­jar­me cre­cer más el pe­lo. ¿Cuá­les son sus pe­ca­dos gastronómicos, tie­ne al­guno? Mis ex­ce­sos se de­ben a que voy de­ma­sia­do a me­nu­do a vi­si­tar a otros chefs, que co­ci­nan co­mo los án­ge­les. ¿No es, en la ma­yo­ría de ca­sos, una hu­mi­lla­ción pa­ra quie­nes re­gen­tan esos in­sa­lu­bres lo­ca­les apa­re­cer en Pe­sa­di­lla en la co­ci­na? Hay hos­te­le­ros que, des­pués de ver el pro­gra­ma, se sien­ten aver­gon­za­dos, e in­clu­so al­gu­nos, por lo que me han di­cho, afir­man que lo que se ha ro­da­do es fal­so. To­do por­que sus prác­ti­cas eran pe­li­gro­sí­si­mas pa­ra la sa­lud

si En el cas­ting de los lo­ca­les de Pe­sa­di­lla en la co­ci­na, pa­re­ce que se ha­yan se­lec­cio­na­do los más par­ti­cu­lar­men­te su­cios y caó­ti­cos… Hay mu­chí­si­mos co­ci­ne­ros que están ha­cien­do un mag­ní­fi­co tra­ba­jo. Pre­ci­sa­men­te, aho­ra que el pú­bli­co en­tra en las tri­pas de las co­ci­nas, es mo­men­to de em­pe­zar a va­lo­rar la la­bor que rea­li­za un res­tau­ra­dor pa­ra man­te­ner en con­di­cio­nes su lo­cal y ha­cer un tra­ba­jo de ca­li­dad. ¿Cuá­les son las pis­tas pa­ra que, al en­trar en un res­tau­ran­te, uno in­tu­ya que la gas­tro­no­mía se­rá ma­la? Si lo su­pie­ra a la pri­me­ra, qui­zá en al­gu­nos si­tios no hu­bie­se co­mi­do. Cuan­do voy a un res­tau­ran­te, me fi­jo mu­cho en que to­do es­té en or­den: que el ser­vi­cio que me atien­de dis­fru­te ha­cién­do­lo, que las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas sean co­rrec­tas y que la am­bien­ta­ción me ha­ga sen­tir que en aquel si­tio lo pue­do pa­sar bien. Me guío ca­si más por sen­sa­cio­nes que por fac­to­res reales. Aun­que, por su­pues­to, sí hay con­di­cio­nes que saltan a la vis­ta, co­mo cuan­do la sa­la de co­me­dor ya es­tá su­cia o tie­nen un mos­tra­dor con co­mi­da ex­pues­ta y hay pro­duc­tos en mal es­ta­do.

“Un clien­te es aquél que has fi­de­li­za­do y sa­le por la puer­ta de tu lo­cal desean­do vol­ver”

de las per­so­nas y no sé si hu­mi­llan­tes al mos­trar­las. Yo soy de los que opi­nan que to­do el mun­do me­re­ce una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Pre­fie­ro cen­trar­me más en las me­jo­ras que se lo­gran que en la par­te ini­cial del pro­gra­ma, cuan­do la ges­tión del lo­cal era desas­tro­sa. Al fi­nal, pue­den pre­su­mir de que han he­cho esa tra­ve­sía por el de­sier­to lo­gran­do re­sul­ta­dos exi­to­sos. ¿Nin­gún lo­cal le ha co­men­ta­do que, des­pués del pro­gra­ma, le ha ins­pec­cio­na­do Sa­ni­dad? Eso, pre­ci­sa­men­te, no me lo ha co­men­ta­do nin­guno, lo cual me sor­pren­de. Sé, por ejem­plo, que El Cas­tro de Lu­go (Ma­drid) es­tá ce­rra­do ya, por­que no han si­do ca­pa­ces de sa­lir ade­lan­te. Es una pe­na, por­que le de­di­ca­mos un mon­tón de tra­ba­jo, es­fuer­zo, ilu­sión… Pre­ci­sa­men­te, la emi­sión del pro­gra­ma de El Cas­tro de Lu­go nos de­jó un mo­men­to muy es­ca­to­ló­gi­co. Si hu­bie­se po­di­do evi­tar vo­mi­tar, lo hu­bie­ra he­cho. Pe­ro ima­gi­na que co­mes tres pla­tos en un res­tau­ran­te y lue­go ves el es­ta­do y los olo­res nau­sea­bun­dos de la co­ci­na. Te ase­gu­ro que igual to­da­vía hu­bie­ras tar­da­do me­nos que yo en po­tar. Ha­cien­do un ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca, ¿no con­si­de­ra que se ha­ya ex­ce­di­do, en al­gún mo­men­to? No, nun­ca. He si­do bas­tan­te sua­ve en el tra­to, realmente, creo que po­día ha­ber si­do más du­ro, en al­gu­na oca­sión. En el pro­gra­ma hay mu­chos ta­cos, y no pre­ci­sa­men­te de car­ne… ¿Tie­ne la len­gua más afi­la­da que los cu­chi­llos que uti­li­za? ¡Qué va! Mis cu­chi­llos cor­tan mu­chí­si­mo más que mi len­gua o, al me­nos, eso pre­ten­do. Lo que su­ce­de es que hay gen­te que, pa­ra en­ten­der un ti­po de men­sa­je con­cre­to, ne­ce­si­ta un de­ter­mi­na­do len­gua­je. Al­ber­to Chi­co­te, por ejem­plo, ne­ce­si­ta de­cir, a ve­ces, “es­ta co­mi­da es una pu­ta mier­da”, en lu­gar de “tu car­ta de­be­ría me­jo­rar”· So­bre to­do, por­que el pri­mer men­sa­je es mu­cho más di­rec­to y afi­la­do, y lle­ga sin su­ti­le­zas exac­ta­men­te don­de quie­ro ir. Y, co­mo mi ob­je­ti­vo no es per­der el tiem­po, pre­fie­ro no an­dar­me con me­dias tin­tas. ¿Es tan efu­si­vo di­ri­gien­do sus pro­pios res­tau­ran­tes? Sí, soy exac­ta­men­te igual en mi co­ci­na que en la de otros. No he crea­do un per­so­na­je, soy au­tén­ti­ca­men­te así. Si bien es cier­to que en mis res­tau­ran­tes no ten­go tan­tos mo­ti­vos de en­fa­do co­mo en los que vi­si­to con el pro­gra­ma. El crí­ti­co te­le­vi­si­vo de La Van­guar­dia Fernando de Fe­li­pe le ha lla­ma­do Chef No­rris. Me ha­ce mu­cha gra­cia es­te ape­la­ti­vo, aun­que yo no sé pegar esas ga­lle­tas que suel­ta Chuck No­rris. Tam­bién me lla­man el chef gru­ñón de ‘Blan­ca­nie­ves’. Há­ble­nos de su es­ti­lis­mo: ¿ha des­te­rra­do de­fi­ni­ti­va­men­te el blan­co, des­de que vis­te de Ágat­ha Ruiz de la Pra­da? En la Pa­sa­re­la Ci­be­les de 2007, co­la­bo­ré con ella, le pre­pa­ré un pla­to y ella de­ci­dió di­se­ñar­me una cha­que­ti­lla per­so­na­li­za­da, co­sa que los otros mo­dis­tos no hi­cie­ron con el res­to de chefs. Me pu­se co­mo lo­co con la ini­cia­ti­va y lue­go le pe­dí que me crea­ra más. No hay que de­cir que to­das son co­lo­ri­das. Y, cuan­do nos pu­si­mos a gra­bar Pe­sa­di­lla en la co­ci­na, lla­mé a Ágat­ha pa­ra pe­dir­le que me di­se­ña­ra una cha­que­ti­lla di­fe­ren­te pa­ra ca­da una de las diez en­tre­gas. Y ac­ce­dió. ¿Le es­tá di­se­ñan­do al­go es­pe­cial pa­ra las cam­pa­na­das que ofre­ce­rá en La Sex­ta, jun­to a San­dra Sa­ba­tés? De mo­men­to no, por­que no se lo he pe­di­do. Se­ría di­ver­ti­do ha­cer­se una cha­que­ti­lla de ga­la, ¿no? Es una bue­na idea. ¿Tie­ne de­for­ma­ción pro­fe­sio­nal? Por ejem­plo, cuan­do ve una fic­ción ¿se fi­ja en lo que co­men los pro­ta­go­nis­tas? Sí, mu­cho. So­bre to­do, ob­ser­vo si los pla­tos re­sul­tan creí­bles y en­cuen­tro que, de un tiem­po a es­ta par­te, las se­ries y las pe­lí­cu­las se to­man más en se­rio el te­ma gas­tro­nó­mi­co. Los ali­men­tos apa­re­cen con un as­pec­to más ape­te­ci­ble. ¿Qué no­ta le da a la gas­tro­no­mía es­pa­ño­la? Sin lu­gar a du­das, una no­ta al­tí­si­ma. In­ter­na­cio­nal­men­te, es la ban­de­ra más on­dean­te pa­ra en­se­ñar fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Sin em­bar­go, creo que la es­truc­tu­ra que sos­tie­ne la hos­te­le­ría, que son los res­tau­ran­tes de ca­li­dad me­dia, ne­ce­si­ta un em­pu­jón en ma­te­ria de for­ma­ción, in­te­rés y pro­fe­sio­na­li­dad. Ten­go en­ten­di­do que desea abrir un res­tau­ran­te. Sí, en esas es­toy. Me gus­ta­ría mon­tar un nue­vo res­tau­ran­te, aquí, en Ma­drid. Y ¿no cree que exis­ten ex­ce­si­vos res­tau­ran­tes ya? El nú­me­ro lo dic­ta el pú­bli­co. Cuan­do un lo­cal no tie­ne su­fi­cien­tes asis­ten­tes, no aguan­ta mu­cho tiem­po sin ce­rrar. Lo que ocu­rre es que hay em­pre­sa­rios del mun­do de la res­tau­ra­ción que no sa­ben dar­le el va­lor que tie­ne la vi­si­ta del clien­te y su vuel­ta al lo­cal. Hay que en­ten­der que un clien­te no es al­guien que en­tra por la puer­ta a con­su­mir al­go, sino aquél que has fi­de­li­za­do y sa­le por la puer­ta desean­do vol­ver. Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.