CO­RRUP­TO PO­DE­RO­SO BOSS

Son­ríe de­lan­te de las cá­ma­ras, pe­ro da la es­pal­da a los ciu­da­da­nos. Así es el al­cal­de que Kel­sey Gram­mer in­ter­pre­ta en ‘Boss’, una se­rie que re­tra­ta la ca­ra os­cu­ra del po­der. Su man­da­to em­pie­za hoy en Ca­nal+.

La Vanguardia - Vivir TV - - REPORTAJE TV -

El po­der co­rrom­pe. No im­por­ta lo ín­te­gro que sea el can­di­da­to. El po­der co­rrom­pe por­que es­tá en su na­tu­ra­le­za. O pue­de que no. Qui­zá el po­der es sólo la he­rra­mien­ta pa­ra un can­di­da­to que ya era co­rrup­to an­tes de ga­nar las elec­cio­nes. Si fue­ra así, ¿en qué mo­men­to de­ci­de uti­li­zar el po­der pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio? ¿Su­ce­de al ac­ce­der a una po­si­ción de res­pon­sa­bi­li­dad, o pa­ra ac­ce­der a una po­si­ción de res­pon­sa­bi­li­dad ya es ne­ce­sa­rio ha­ber ven­di­do el al­ma al me­jor pos­tor? Son al­gu­nas de las pre­gun­tas que se plan­tean los ciu­da­da­nos cuan­do sa­le a la luz un nue­vo ca­so de co­rrup­ción. El po­lí­ti­co apa­re­ce en los in­for­ma­ti­vos pro­cla­man­do su inocen­cia y la au­dien­cia ya da por he­cho que mien­te. ¿Por qué és­te de­be­ría ser di­fe­ren­te a to­dos los de­más?

És­tas son, tam­bién, al­gu­nas de las pre­gun­tas que dis­pa­ra Boss, la se­rie que Ca­nal+ es­tre­na es­ta no­che (21.30 h) y que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a un al­cal­de fic­ti­cio que es­tá ob­se­sio­na­do con man­te­ner­se en el po­der. No se tra­ta de una se­rie que se an­de con su­ti­le­zas y, ya en el pri­mer epi­so­dio, nos de­ja cla­ro que es­ta­mos an­te un hombre que uti­li­za su po­si­ción pa­ra lle­nar las ar­cas, y que ha de­ci­di­do que la al­cal­día es una he­rra­mien­ta con la que pue­de crear y man­te­ner su pro­pio im­pe­rio en la ciu­dad de Chica­go. La fic­ción arran­ca, pre­ci­sa­men­te, cuan­do el per­so­na­je des­cu­bre que to­do lo que ha lo­gra­do es­tá des­ti­na­do a de­rrum­bar­se: su doc­to­ra le diag­nos­ti­ca una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va que, tar­de o tem­prano, de­be­ría aca­bar con su ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

La cá­ma­ra bus­ca pri­me­ros pla­nos pa­ra re­tra­tar la reacción en el ros­tro del per­so­na­je, in­ter­pre­ta­do por un sor­pren­den­te Kel­sey Gram­mer. En sus ojos en­con­tra­mos im­po­ten­cia, ra­bia y un or­gu­llo he­ri­do. Or­gu­llo de rey. No di­ce na­da. Si­len­cio. De­trás de la cá­ma­ra, Gus Van Sant se re­crea en el mo­men­to. El ci­neas­ta siem­pre ha sa­bi­do cap­tar has­ta el de­ta­lle más im­per­cep­ti­ble de una in­ter­pre­ta­ción, y su tra­ba­jo en el epi­so­dio pi­lo­to co­lo­ca a Boss en el ca­mino co­rrec­to: es una se­rie cen­tra­da en un per­so­na­je, una di­sec­ción po­lí­ti­ca que gi­ra al­re­de­dor de una fi­gu­ra, la del al­cal­de co­rrup­to que asu­me que es­tá a

La crí­ti­ca ha com­pa­ra­do es­ta fic­ción con ‘The Wi­re’ por su do­sis de rea­lis­mo

Ca­nal+ 1 Sá­ba­do, 21.30 h

El al­cal­de Tom Ka­ne es­tá

por en­ci­ma de to­do el mun­do, in­clu­so de

sus vo­tan­tes.

Kath­leen Ro­ber­tson es la se­cre­ta­ria del

al­cal­de Tom Ka­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.