La vi­da si­gue en Nue­va Or­leans

TNT es­tre­na la ter­ce­ra tem­po­ra­da de ‘Tre­me’, la se­rie de Da­vid Si­mon

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Da­vid Si­mon es el au­tor de es­ta fa­mo­sa fra­se: “Que le den al es­pec­ta­dor me­dio”. Así que no de­be sor­pren­der­le a na­die que, a es­tas al­tu­ras, el guio­nis­ta más su­yo de la te­le­vi­sión si­ga evi­tan­do a to­da cos­ta caer en cual­quie­ra de las con­ven­cio­nes que de­fi­nen una se­rie. Su vo­lun­tad es rom­per con las nor­mas no es­cri­tas de la fic­ción ca­tó­di­ca, co­mo, por ejem­plo, que en ca­da ini­cio de tem­po­ra­da se pre­sen­te una nue­va si­tua­ción pa­ra los per­so­na­jes prin­ci­pa­les: una si­tua­ción que atra­pa, que de­ja a los es­pec­ta­do­res car­ga­dos de pre­gun­tas y a la es­pe­ra de nue­vos epi­so­dios. Pe­ro no es así, en Tre­me. La ter­ce­ra tem­po­ra­da de la se­rie de Da­vid Si­mon se es­tre­na ma­ña­na, en el ca­nal TNT (23.45 h), y em­pie­za sin no­ve­da­des. El mun­do de los ha­bi­tan­tes de Nue­va Or­leans si­gue es­tan­ca­do en los mis­mos pro­ble­mas: ayu­das del go­bierno que no lle­gan, crí­me­nes en la ca­lle e inope­ran­cia po­li­cial. ¿RE­FLE­JO DE LA REALI­DAD? Pe­ro ¿por qué de­be­ría Tre­me in­tro­du­cir un gi­ro en sus tra­mas, si ese gi­ro no su­ce­de en la vi­da real? Es la pregunta que lan­za Da­vid Si­mon con su pro­pues­ta. Des­de el mo­men­to en el que de­ci­dió que con­ta­ría la vi­da de los afec­ta­dos por el hu­ra­cán Ka­tri­na, tu­vo cla­ro que no iba a fic­cio­nar la ver­dad más allá de lo ne­ce­sa­rio, que iba a co­lo­car la cá­ma­ra an­te el pai­sa­je con la vo­ca­ción de re­tra­tar aque­llo que vie­ran sus ojos. Se no­ta, en ca­da uno de los pla­nos de Tre­me, que Da­vid Si­mon ha vi­vi­do más de un mar­di grass, y que su úni­co ob­je­ti­vo es que los es­pec­ta­do­res en­tren en el mis­mo uni­ver­so que él. En la ter­ce­ra tem­po­ra­da, da un pa­so más en es­te pro­ce­so y lle­ga a di­fu­mi­nar ca­si al com­ple­to el dis­cur­so que man­te­nía en tem­po­ra­das an­te­rio­res, en el que car­ga­ba con­tra la Ad­mi­nis­tra­ción Bush y las ne­gli­gen­cias res­pon­sa­bles del desas­tre de Nue­va Or­leans.

UNA FIC­CIÓN PA­RA UN PÚ­BLI­CO SE­LEC­TO

Aho­ra, Tre­me gi­ra úni­ca­men­te al­re­de­dor de sus pro­ta­go­nis­tas y sus vi­das, que si­guen, más o me­nos, co­mo siem­pre, pe­ro es que las vi­das de las per­so­nas reales no cam­bian de un día pa­ra otro. Tam­po­co los pro­ble­mas de una ciu­dad, cu­ya re­cons­truc­ción con­ti­núa pa­ra­da en mu­chas zo­nas y lle­ván­do­se a ca­bo con ma­te­ria­les de­fi­cien­tes en otras, to­do pa­ra el be­ne­fi­cio de cons­truc­to­res opor­tu­nis­tas alia­dos con el po­lí­ti­co de turno. La mú­si­ca si­gue sien­do el me­dio que Ba­tis­te y com­pa­ñía uti­li­zan pa­ra co­ger al­go de ai­re fres­co en una so­cie­dad que es­tá vien­do có­mo su ca­li­dad de vi­da cae ver­ti­gi­no­sa­men­te. Lo de Tre­me se ha con­ver­ti­do en un mi­nu­cio­so aná­li­sis de los de­ta­lles que se pue­den leer en­tre la ru­ti­na de los días que se re­pi­ten, en un re­tra­to más pa­re­ci­do a una pin­tu­ra que a una se­rie y que, por su­pues­to, no es­tá he­cho pen­san­do en el es­pec­ta­dor me­dio. To­ni de la To­rre

Los per­so­na­jes de ‘Tre­me’ con­for­man el re­tra­to co­ti­diano de Nue­va Or­leans.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.