Andrew Scott en so­li­ta­rio

El ac­tor bri­tá­ni­co co­no­ci­do co­mo Mo­riarty en ‘Sher­lock’ es­tre­na ‘The Town’, su pri­me­ra se­rie co­mo pro­ta­go­nis­ta

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

No es, pre­ci­sa­men­te, un re­cién lle­ga­do al mun­do de la te­le­vi­sión, pe­ro, has­ta aho­ra, Andrew Scott no ha­bía pro­ta­go­ni­za­do nin­gu­na se­rie. Ha si­do su mag­ní­fi­ca in­ter­pre­ta­ción en Sher­lock, en el pa­pel de Mo­riarty (tra­ba­jo con el que con­si­guió el pre­mio al me­jor se­cun­da­rio en la úl­ti­ma edi­ción de los Baf­ta), lo que ha he­cho que, fi­nal­men­te, ITV apues­te por es­te ac­tor ir­lan­dés. Pro­ba­ble­men­te ha­ya si­do su fa­ci­li­dad pa­ra in­ter­pre­tar a vi­lla­nos lo que ha he­cho que los pro­duc­to­res no pen­sa­ran en él pa­ra in­ter­pre­tar pa­pe­les de pro­ta­go­nis­ta (un ejem­plo de es­ta ca­pa­ci­dad es el tra­ba­jo que hi­zo en Blac­kout). Pe­ro, fi­nal­men­te, ha lo­gra­do ser la es­tre­lla de la fun­ción. La se­rie en cues­tión se lla­ma The Town y se tra­ta de un th­ri­ller tan in­quie­tan­te co­mo efec­ti­vo.

UNA ES­PI­RAL DE LO­CU­RA

La se­rie aprovecha la ca­pa­ci­dad de Scott pa­ra si­tuar­se en es­ta­dos de áni­mo ex­tre­mos, ca­si es­qui­zo­fré­ni­cos, pe­ro pa­ra in­ter­pre­tar al bueno de la pe­lí­cu­la: un jo­ven que se ve obli­ga­do a re­gre­sar al pue­ble­ci­to don­de na­ció cuan­do re­ci­be la no­ti­cia de que sus pa­dres se han sui­ci­da­do. Con las ma­nos en­tre­la­za­das, el fras­co de pas­ti­llas va­cío en la me­si­ta de no­che y es­ti­ra­dos en la ca­ma. Na­die du­da de que ha si­do una muer­te vo­lun­ta­ria. Na­die: ni la Po­li­cía, que ape­nas in­ves­ti­ga el ca­so; ni el res­to de la fa­mi­lia, la her­ma­na del pro­ta­go­nis­ta y su abue­la. Sin em­bar­go, unos pa­pe­les con un ex­tra­ño men­sa­je que en­cuen­tra en la ca­sa em­pie­zan a ali­men­tar la du­da del pro­ta­go­nis­ta de The Town. De la du­da pa­sa a la ob­se­sión, y de la ob­se­sión a la pa­ra­noia.

Scott se fro­ta las sie­nes, llora, be­be has­ta caer in­cons­cien­te y se des­pier­ta a me­dia no­che, en The Town. No con­si­gue con­ci­liar la idea de que se tra­te de un sui­ci­dio, y es es­ta du­da la que lo lle­va a que­dar­se en el pue­blo en vez de re­gre­sar a Lon­dres, y a in­ves­ti­gar el ca­so de for­ma irra­cio­nal mien­tras se re­en­cuen­tra con mu­chas per­so­nas de su pa­sa­do, tran­si­tan­do por un es­ta­do en el que las cuen­tas pen­dien­tes y la ob­se­sión por des­cu­brir la ver­dad se fun­den. ¿El per­so­na­je tie­ne mo­ti­vos reales pa­ra creer que no es un sui­ci­dio, o es una idea que ha cons­trui­do pa­ra ne­gar la reali­dad? Es la pregunta que for­mu­la el guión de Mi­ke Bartlett, hombre de tea­tro de de­bu­ta en te­le­vi­sión con una se­rie in­ten­sa, que cre­ce co­mo una es­pi­ral ha­cia la lo­cu­ra más des­con­cer­tan­te. To­ni de la To­rre

El per­so­na­je de Scott vi­ve un trau­ma al mo­rir sus pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.