“EN LA TE­LE­VI­SIÓN AC­TUAL O ERES JO­VEN O NO ERES NA­DA”

CON JE­SÚS HER­MI­DA

La Vanguardia - Vivir TV - - MI PRIMERA VEZ… -

El periodista por ex­ce­len­cia tie­ne nom­bre y ape­lli­dos, Je­sús Her­mi­da Pi­ne­da. Con su ca­rac­te­rís­ti­co es­ti­lo, imi­ta­do has­ta la saciedad, na­rró la lle­ga­da del hombre a la Lu­na con la mis­ma pro­fe­sio­na­li­dad y hu­mil­dad con la que hoy se aden­tra en los ho­ga­res de to­do aquél que le quie­ra oír por la ra­dio. El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te aca­ba de con­ce­der­le el Pre­mio Na­cio­nal de la Te­le­vi­sión 2012. El 20 de ju­lio de 1969 re­trans­mi­tió pa­ra to­da Es­pa­ña la ha­za­ña de Neil Arms­trong. Si el he­cho tu­vie­ra lu­gar hoy, con más de cien ca­na­les pa­ra ele­gir, ¿qué ha­bría cam­bia­do? Se­ría el mis­mo acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te, por­que, na­tu­ral­men­te, ha si­do uno de los más im­por­tan­tes de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, pe­ro el fo­co de aten­ción no es­ta­ría pues­to en la per­so­na que lo hi­zo ni en el ca­nal que lo trans­mi­tió. Se­ría trans­mi­ti­do por no sé cuán­ta gen­te y se trans­mi­ti­ría por no sé cuán­tos ca­na­les. De al­gu­na ma­ne­ra, eso ha­ría que se di­fu­mi­na­ra. ¿Por qué ra­zón de­ja la te­le­vi­sión, a fi­na­les de los años se­ten­ta? A fi­na­les de los se­ten­ta me fui de la te­le­vi­sión por­que no me gus­ta­ba lo que es­ta­ba ocu­rrien­do y por­que no me gus­ta­ba lo que me que­rían ha­cer. ¡Y me fui al pa­ro! ¿Tie­ne la sen­sa­ción de que, en la te­le­vi­sión de hoy, hay me­nos si­tio pa­ra pe­rio­dis­tas ve­te­ra­nos? No es que dé la sen­sa­ción, es que es así. Es un he­cho. En la te­le­vi­sión ac­tual, es­ta­mos vi­vien­do, tal vez, una ten­den­cia en la cual o eres jo­ven o no eres na­da. Y no lo di­go des­de el pun­to de vis­ta per­so­nal, ya que yo no me pue­do que­jar de na­da, to­do lo con­tra­rio, siem­pre he si­do muy afor­tu­na­do y si­go sien­do muy afor­tu­na­do. Pe­ro la reali­dad es ésa. En los años se­sen­ta, de­cía­mos “no te fíes nun­ca del que ha­ya cum­pli­do trein­ta años”. Aho­ra es to­do ju­ven­tud, to­do ale­gría, to­do jú­bi­lo… No di­go que es­té mal ni bien. Es lo que hay. Se ha ha­bla­do mu­cho de las chi­cas Her­mi­da. ¿Qué de­fi­ne a una chi­ca Her­mi­da? A mí me pa­re­ce que eso es una ofen­sa. Hay ex­tra­or­di­na­rias y ex­tra­or­di­na­rios (que tam­bién los hu­bo) pro­fe­sio­na­les que han con­se­gui­do lo que han con­se­gui­do por ellos mis­mos y, por tan­to, me nie­go a acep­tar el tér­mino. Co­mo fun­da­dor de la Aca­de­mia de las Cien­cias y las Ar­tes de Te­le­vi­sión y co­mo pri­mer pre­si­den­te, ¿us­ted qué es­pe­ra­ba de es­ta ins­ti­tu­ción? Los pre­si­den­tes y la jun­ta di­rec­ti­va de la Aca­de­mia se ele­gían de­mo­crá­ti­ca­men­te, fue la pri­me­ra con­di­ción que es­ta­ble­ci­mos al crear­la y el pri­mer es­ta­tu­to, por lo tan­to, ca­da uno tie­ne de­re­cho a apli­car su po­lí­ti­ca. Yo sólo pue­do hablar de mí. Lo mío eran dos co­sas: fo­men­tar la ca­li­dad de los pro­gra­mas y ocu­par­me al má­xi­mo de en­con­trar sa­li­das pa­ra los pro­fe­sio­na­les. ¿Qué pro­gra­ma le gus­ta­ría ver que ac­tual­men­te no exis­ta? Yo no soy na­die pa­ra de­cir eso; ca­da te­le­vi­sión ha­ce lo que quie­re ha­cer, lo que cree que la au­dien­cia quie­re ver. Cuan­do quie­ro ver un pro­gra­ma de te­le­vi­sión lo veo, cuan­do no quie­ro ver­lo no lo veo, y cuan­do me ape­te­ce ver al­go que no exis­te en el pa­no­ra­ma na­cio­nal lo bus­co en otra par­te… Siem­pre se en­cuen­tra. ¡Aho­ra in­ter­net es ma­ra­vi­llo­so! ¿Qué se­ría ne­ce­sa­rio pa­ra que acep­ta­ra ha­cer un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, hoy en día? Pro­ba­ble­men­te, no acep­ta­ría nin­gún pro­yec­to. Pue­do ha­cer­los de vez en cuan­do, apa­re­cer es­po­rá­di­ca­men­te. Pe­ro hay una fa­mo­sa fra­se que di­ce “no di­gas nun­ca ja­más”. Eso sí, en es­te mo­men­to ni la me­nor que­ren­cia, ni ape­ten­cia, ni na­da. Bueno, de he­cho, he di­cho que no. ¿Qué tie­ne la te­le­vi­sión que no ten­gan otros me­dios? Mi­rar a los ojos; eso es pro­di­gio­so. Yo los he he­cho to­dos los me­dios, he sen­ti­do pa­sión tan­to por to­dos. He si­do y si­go sien­do un apa­sio­na­do de la pren­sa. El olor a tin­ta de im­pren­ta es al­go pro­di­gio­so, un aro­ma in­des­crip­ti­ble. La ra­dio tam­bién, he he­cho mu­cha ra­dio. Pe­ro la te­le­vi­sión tie­ne ese po­der su­pre­mo: te es­toy mi­ran­do a los ojos y te es­toy di­cien­do es­to. Es ex­tra­or­di­na­rio, de­jan­do a un la­do un he­cho ob­je­ti­vo, y es que pue­des ver las co­sas que pa­san por el mun­do en di­rec­to y, co­mo se di­ce aho­ra, on li­ne. Ac­tual­men­te, pre­sen­ta en RNE el pro­gra­ma Sin­ce­ra­men­te su­yo. ¿Qué des­ta­ca de es­ta nue­va eta­pa? La gen­te es ge­ne­ro­sa con­mi­go y me di­cen “Bueno, pues si lo quieres ha­cer, haz­lo”. No es un ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal, aun­que yo siem­pre soy pro­fe­sio­nal. Ha­go una pe­que­ña co­sa pa­ra ha­blar­les a la gen­te sua­ve­men­te. Sen­ci­lla­men­te, lle­go allí a una ho­ra que a mí siem­pre me ha en­can­ta­do, las do­ce de la no­che de un do­min­go. Te ha­blo a ti al oí­do y te cuen­to co­sas. Pe­ro no es mi ca­rre­ra, no es­toy tra­ba­jan­do co­mo tra­ba­ja­ba an­tes, en la ra­dio. Me lo per­mi­ten y lo agra­dez­co mu­cho. ¿Re­cuer­da qué sen­sa­ción tu­vo la pri­me­ra vez que se pu­so de­lan­te de una cá­ma­ra de te­le­vi­sión? La pri­me­ra vez que me di cuen­ta fue una no­che en la que ha­cía el úl­ti­mo te­le­dia­rio. No he usa­do nun­ca un guión. Pues di­je al­go así co­mo “Us­te­des per­do­nen, pe­ro hoy no me di­ri­jo a to­dos us­te­des. Hoy me di­ri­jo a una so­la per­so­na, que es una mu­jer que es­ta no­che se sien­te so­la”. Me di cuen­ta, a los po­cos días, que ha­bía bas­tan­tes mu­je­res que esa no­che es­ta­ban so­las y que sen­tían que les ha­bía ha­bla­do per­so­nal­men­te a ellas. Y vuel­vo a re­pe­tir lo de mi­rar a los ojos. Al día si­guien­te, en­con­tré al­gu­nas chi­cas por la ca­lle que me re­co­no­cie­ron. Eso te po­ne muy con­ten­to, pe­ro no sig­ni­fi­ca na­da, es pu­ra va­ni­dad es­tú­pi­da, que pa­sa con el tiem­po, afor­tu­na­da­men­te. Aho­ra, cuan­do al­guien te di­ce “mi pa­dre se le­van­tó de la ca­ma un 20 de ju­lio pa­ra ver lo de la Lu­na…”, le mi­ras a los ojos y se lo di­ces a él. Ésa es la gran im­pre­sión que sa­qué. Me di cuen­ta de que aque­llo era al­go muy se­rio y, so­bre to­do, muy hu­ma­na­men­te gra­ti­fi­can­te. Mia Men

au­nar una se­rie clá­si­ca de mé­di­cos con Los So­prano han lle­va­do a la fic­ción a un es­tre­pi­to­so fra­ca­so. El adiós de Emi­liy Owens M.D. se pre­sen­ta­ba ro­tun­do. Aún con au­dien­cias más ba­jas (no su­pe­ra­ba los dos mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res), la se­rie de la hi­ja de Meryl Streep, Mamie Gum­mer, alias Emily Owens, olía a can­ce­la­ción. Sus prác­ti­cas en el Den­ver Me­mo­rial Hos­pi­tal, don­de le ha­cen re­vi­vir su pa­sa­do co­mo nerd, no han da­do re­sul­ta­do. La pre­sen­cia de per­so­na­jes sin ma­ti­ces, com­pa­ñe­ros de hos­pi­tal que un día fue­ron su amor pla­tó­ni­co de la ado­les­cen­cia y la chi­ca que le hi­zo la vi­da im­po­si­ble en el ins­ti­tu­to han ge­ne­ra­do tal acu­mu­la­ción de cli­chés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.