LAS ES­TRE­LLAS SE PA­SAN A LA TE­LE

Al­gu­nos lo atri­bu­yen a la épo­ca do­ra­da que vi­ve la te­le, otros a la fal­ta de pro­duc­ción de ci­ne in­de­pen­dien­te y adul­to. Ca­da vez más nom­bres ci­ne­ma­to­grá­fi­cos op­tan por la pe­que­ña pantalla pa­ra ga­nar­se la vi­da y rea­li­zar­se pro­fe­sio­nal­men­te.

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA - Tex­to: Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

Ju­lian­ne Moo­re, Mag­gie Smith, Ke­vin Cost­ner, Jes­si­ca Lan­ge y Tom Be­ren­ger son sólo una pe­que­ña mues­tra de es­te fe­nó­meno. Nom­bres muy ci­ne­ma­to­grá­fi­cos que, es­te año, han rei­na­do en los pre­mios te­le­vi­si­vos por ex­ce­len­cia. To­dos ellos, ga­na­do­res de un Emmy por sus tra­ba­jos in­ter­pre­ta­ti­vos en pro­yec­tos te­le­vi­si­vos, co­mo El jue­go del cam­bio, Down­ton Ab­bey, Hat­fields & McCoys o Ame­ri­can Ho­rror Story. La lis­ta no ter­mi­na ahí, el ta­len­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co co­pó esos re­co­no­ci­mien­tos ca­tó­di­cos más que nun­ca, es­te año, con no­mi­na­cio­nes pa­ra Ni­co­le Kid­man, Cli­ve Owen, Woody Ha­rrel­son, Ed Ha­rris, Glenn Clo­se y Ste­ve Bus­ce­mi. El fe­nó­meno de ac­to­res con­sa­gra­dos en la gran pantalla que bus­can re­fu­gio y re­tos in­ter­pre­ta­ti­vos en te­le­vi­sión em­pe­zó a in­tuir­se ha­ce unos años, con los tí­mi­dos ca­sos de Kie­fer Sut­her­land en 24, Mar­tin Sheen en El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca y Alec Bald­win en Roc­ke­fe­ller Pla­za. Pe­ro ha si­do en es­tas úl­ti­mas tem­po­ra­das te­le­vi­si­vas cuan­do he­mos po­di­do apre­ciar una prác­ti­ca ocu­pa­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de la te­le­vi­sión.

“Llevaba dos o tres años dán­do­le vuel­tas a la idea de ha­cer te­le­vi­sión”, nos con­fie­sa Den­nis Quaid (el ac­tor pro­ta­go­ni­za la nue­va se­rie Ve­gas). “Me en­can­ta lo que es­tá pa­san­do en la te­le­vi­sión, con el ti­po de his­to­rias que me gus­ta ver en el ci­ne, pe­ro que, en las pe­lí­cu­las, ca­da vez se ex­pli­can me­nos y me­nos. Hay muy bue­nos guio­nis­tas que se han pa­sa­do a la te­le­vi­sión por­que ahí tie­nen más po­der que en el ci­ne. Eso ha­ce que ten­ga- mos la opor­tu­ni­dad de ver se­ries tan in­tere­san­tes co­mo Brea­king Bad o Board­walk Em­pi­re”.

Pe­ro la ca­li­dad de las his­to­rias que se cuen­tan no es el úni­co mo­ti­vo pa­ra con­se­guir do­tar a una nue­va se­rie de uno o va­rios nom­bres con pá­ti­na ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. “En es­tos mo­men­tos, la te­le­vi­sión, so­bre to­do si me su­po­ne tra­ba­jar du­ran­te va­rios me­ses, es mu­cho más atrac­ti­va, pa­ra mí. Es­pe­cial­men­te, a me­di­da que me ha­go ma­yor”, nos ex­pli­ca Jo­seph Fien­nes so­bre su nue­vo in­ten­to te­le­vi­si­vo en Ame­ri­can Ho­rror Story: Asy­lum, y tras la can­ce­la­ción de Flash­for­ward. “Pre­fie­ro ha­cer una se­rie que va­rias

Una ca­rre­ra te­le­vi­si­va só­li­da pue­de pa­vi­men­tar el ca­mino pa­ra el de­but o el re­torno a Holly­wood

pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes al año que me ten­gan via­jan­do en­tre Bu­da­pest, Aus­tra­lia y Los Án­ge­les. No pue­des ha­cer eso cuan­do tie­nes fa­mi­lia. No es que es­tu­vie­ra bus­can­do un nue­vo pro­yec­to te­le­vi­si­vo ne­ce­sa­ria­men­te, pe­ro en­ca­ja per­fec­ta­men­te en mi vi­da de adul­to”.

El true­que del ci­ne por la te­le­vi­sión ha re­sul­ta­do es­pe­cial­men­te fruc­tí­fe­ro, so­bre to­do por­que no es al­go per­ma­nen­te. “Ya no hay un es­tig­ma aso­cia­do con el he­cho de ha­cer te­le­vi­sión, y pue­des pa­sar del ci­ne a la te­le y vi­ce­ver­sa”, nos ex­pli­ca la pro­ta­go­nis­ta de la co­me­dia Sin pegar ojo, Ch­ris­ti­na Ap­ple­ga­te.

Ade­más de su­po­ner­les a los in­tér­pre­tes el re­to de dar­le for­ma a un mis­mo per­so­na­je du­ran­te va­rios ca­pí­tu­los y tem­po­ra­das. “Una se­rie im­pli­ca un lar­go tra­yec­to con el que po­der ex­pli­car una his­to­ria. No sa­bes qué es lo que va a pa­sar la pró­xi­ma se­ma­na ni qué te pre­pa­ra el guión”, nos ex­pli­ca la pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na de El ca­so Bour­ne, Fran­ka Po­ten­te, a quien, es­te año, po­de­mos ver en las se­ries Cop­per y AHS: Asy­lum. “Me gus­ta tra­ba­jar así por­que ten­go mu­cho tiem­po pa­ra desa­rro­llar una his­to­ria. La te­le­vi­sión se ha­ce muy bien, en Es­ta­dos Uni­dos. A la au­dien­cia le gus­ta, y a los ac­to­res tam­bién. Es un buen si­tio, aho­ra mis­mo”.

EN­CON­TRAN­DO EL ÉXI­TO EN LA TE­LE­VI­SIÓN

Y, si el tra­yec­to cla­ro pa­re­ce el de ha­cer­se un hue­co en el ci­ne y pa­sar­se lue­go a la te­le, atraí­dos por un pa­pel ju­go­so, las co­sas no ne­ce­sa­ria­men­te fun­cio­nan siem­pre así. El me­dio te­le­vi­si­vo lle­va años pro­por­cio­nan­do opor­tu­ni­da­des y ca­rre­ras a ac­to­res que no aca­ba­ron de en­con­trar su lu­gar en la gran pantalla.

Así, por ejem­plo, po­de­mos re­cor­dar le­ve­men­te a Mary-Loui­se Par­ker por su pa­pel en el dra­ma ro­mán­ti­co To­ma­tes ver­des fritos. Pe­ro el tí­tu­lo que la ha lan­za­do a la

Me­jo­res guio­nes y con­ci­lia­ción con la vi­da fa­mi­liar, en­tre los gran­des mo­ti­vos pa­ra ha­cer se­ries

fa­ma ha si­do Weeds. En es­ta se­rie de Show­ti­me, Par­ker se po­ne en la piel de Nancy Bot­win, un ama de ca­sa que se que­da viu­da y de­ci­de bus­car­se la vi­da tra­fi­can­do con ma­rihua­na y ma­las com­pa­ñías. Un pa­pel que le ha su­pues­to un Glo­bo de Oro, tres no­mi­na­cio­nes al Emmy y la lu­cra­ti­va po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en un pro­gra­ma de éxi­to du­ran­te ocho tem­po­ra­das. Aho­ra que Weeds ter­mi­na el cur­so, Par­ker no es­con­de su de­seo de se­guir tra­ba­jan­do en te­le­vi­sión. “He ha­bla­do con di­fe­ren­tes ca­de­nas y me han pre­gun­ta­do qué quie­ro ha­cer. Les he di­cho que una se­rie de te­le­vi­sión, aho­ra mis­mo. Es muy tris­te que nues­tra se­rie se aca­be –se­ña­la la ac­triz–. Me gus­tan la con­tro­ver­sia y los ex­tre­mos y, por su­pues­to, de­be te­ner un buen guión. En ese ca­so, in­ter­pre­ta­ría cual­quier co­sa”.

Si­mi­lar es la his­to­ria de Ti­mothy Olyp­hant. El ac­tor se pa­só años en Holly­wood in­ter­pre­tan­do a vi­lla­nos du­do­sos ( La jun­gla 4.0) y ase­si­nos tam­bién du­do­sos ( Hit­man). La ma­du­rez y su pa­so por Da­ños y per­jui­cios o Dead­wood le aca­ba­rían su­po­nien­do ser el pro­ta­go­nis­ta de Jus­ti­fied: La ley de Ray­lan, una se­rie que le ha va­li­do una no­mi­na­ción al Emmy, cua­tro tem­po­ra­das de éxi­to e, in­clu­so, la po­si­bi­li­dad de re­vi­ta­li­zar su ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

PRES­TI­GIO CA­TÓ­DI­CO

Por pa­ra­dó­ji­co que pa­rez­ca, pre­ci­sa­men­te ha­cia el ci­ne es don­de pue­den per­mi­tir­se el lu­jo de mi­rar al­gu­nos ac­to­res que des­ta­can en te­le­vi­sión, in­clu­so si ca­re­cen de an­te­ce­den­tes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. El pres­ti­gio de la pe­que­ña pantalla es­tá abrien­do ca­da vez más puer­tas, en Holly­wood.

Son muy cla­ros los ca­sos de Clai­re Da­nes y Da­mian Le­wis. Los pro­ta­go­nis­tas de Homeland no sólo se lle­va­ron sen­dos Emmy en el apar­ta­do de me­jor in­ter­pre­ta­ción en una se­rie dra­má­ti­ca, es­te año, sino que am­bos com­par­ten un pa­sa­do muy te­le­vi­si­vo. A Da­nes la des­cu­bri­mos cuan­do ape­nas te­nía 15 años, pro­ta­go­ni­zan­do la se­rie pa­ra ado­les­cen­tes Es mi vi­da, que le va­lió su pri­mer Emmy. Le­wis des­ta­có en la mi­ni­se­rie pro­du­ci­da por Ste­ven Spiel­berg y Tom Hanks pa­ra HBO, Her­ma­nos de san­gre. Des­pués de in­ten­tar triun­far con la se­rie pro­ce­di­men­tal Li­fe, ha aca­ba­do en­con­tran­do su pro­yec­to ideal en la se­rie pre­fe­ri­da del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, Homeland.

Las ca­rre­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Da­nes o Le­wis aún no han des­pe­ga­do por com­ple­to, pe­ro el éxi­to de Homeland si­gue sien­do re­la­ti­va­men­te re­cien­te. Les lle­van ven­ta­ja Jon Hamm, Ch­ris­ti­na Hen­dricks y el re­par­to al com­ple­to de Mad Men, que ha­ce más años que bri­lla en el fir­ma­men­to te­le­vi­si­vo. Los chi­cos de Ster­ling Coo­per Dra­per Pry­ce han apro­ve­cha­do las pau­sas del ro­da­je en­tre di­fe­ren­tes tem­po­ra­das pa­ra in­ter­ca­lar pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. A Hamm, por ejem­plo, he­mos po­di­do ver­le a las ór­de­nes de Ben Af­fleck en The Town. Ciu­dad de la­dro­nes, o en la co­me­dia ro­mán­ti­ca La bo­da de mi me­jor ami­ga. Una bue­na ma­ne­ra de no en­ca­si­llar­se por com­ple­to en el pa­pel del se­duc­tor Don Dra­per.

Y es que uno de los ries­gos de pro­ta­go­ni­zar una se­rie de re­nom­bre es no po­der en­con­trar un nue­vo pa­pel que le ha­ga som­bra al ál­ter ego te­le­vi­si­vo de un in­tér­pre­te. “Cuan­do ter­mi­né las cin­co tem­po­ra­das de A dos me­tros ba­jo tie­rra, me pre­gun­ta­ba si al­guien po­dría ima­gi­nár­se­me ha­cien­do otra co­sa”, nos ex­pli­ca Mi­chael C. Hall al res­pec­to. “En aquel mo­men­to, no po­día ima­gi­nar­me que ha­ría Dex­ter, y aho­ra tam­bién es­pe­ro que ha­ya co­sas en el ho­ri­zon­te que en es­tos mo­men­tos no me pue­do ima­gi­nar. Pe­ro, a la vez, ten­go que re­co­no­cer que aho­ra mis­mo es­toy in­ter­pre­tan­do al pro­ta­go­nis­ta de una se­rie que va a du­rar ocho tem­po­ra­das y es al­go de lo que no me voy a po­der es­ca­par, ni voy a po­der ne­gar”.

NO TO­DA LA TE­LE SE HA CREA­DO POR IGUAL

Ke­vin Spa­cey, Mi­chael Sheen, Lau­ra Linney o Liev Schrei­ber son al­gu­nos de los úl­ti­mos nom­bres con ca­rre­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas só­li­das que han bus­ca­do re­fu­gio en la te­le­vi­sión, con Hou­se of Cards, Mas­ters of Sex, En­ligh­te­ned y Ray Do­no­van, res­pec­ti­va­men­te. Lo que to­dos tie­nen en co­mún es que han de­ci­di­do pa­sar­se a la te­le de ca­ble. “No nos preo­cu­pan los anun­cian­tes y tam­po­co nos preo­cu­pa có­mo de bue­na es la re­cau­da­ción del fin de se­ma­na, co­mo pa­sa­ría en una pe­lí­cu­la”, reflexiona Don Chead­le so­bre las ven­ta­jas de tra­ba­jar en una se­rie de ca­ble co­mo Hou­se of Lies. “Los guio­nis­tas de Show­ti­me, HBO o FX en­tien­den que van a po­der lle­var sus his­to­rias más le­jos que si tu­vie­ran que preo­cu­par­se por ven­der man­te­qui­lla, pa­pel hi­gié­ni­co o com­pre­sas”.

Y es que el ca­ble si­gue sien­do el des­tino pre­fe­ri­do de los exi­lia­dos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Más allá de las li­mi­ta­cio­nes co­mer­cia­les que pue­dan te­ner las se­ries pro­du­ci­das en ca­de­nas es­ta­dou­ni­den­ses en abier­to, la cen­su­ra res­pec­to al se­xo, la vio­len­cia y el vo­ca­bu­la­rio aca­ban de­ter­mi­nan­do de for­ma muy mar­ca­da el con­te­ni­do de una se­rie. Al­go que ac­to­res y guio­nis­tas tie­nen en cuen­ta, an­tes de com­pro­me­ter va­rios años de su vi­da en un pro­yec­to te­le­vi­si­vo.

La ga­na­do­ra de un Os­car y pro­ta­go­nis­ta de la se­rie True Blood An­na Pa­quin reflexiona so­bre las me­jo­res opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo que el ca­ble ofre­ce res­pec­to a las te­le­vi­sio­nes en abier­to. “Es­toy en una ca­de­na de te­le­vi­sión [HBO] que va­lo­ra la crea­ti­vi­dad y le da el con­trol crea­ti­vo a los di­rec­to­res y guio­nis­tas. Co­sa que ha­ce que aca­be­mos con es­tas se­ries tan in­creí­bles y que, ade­más, no están for­za­das por una cues­tión de au­dien­cias. Es­tá bien pen­sar úni­ca­men­te en el con­te­ni­do, en lu­gar de en lo que pue­des o no pue­des en­se­ñar”.

Coin­ci­de con su com­pa­ñe­ro de ca­de­na Dus­tin Hoff­man, que, al hablar, ha­ce unos me­ses, so­bre su de­ci­sión de de­bu­tar en te­le­vi­sión pro­ta­go­ni­zan­do la aho­ra can­ce­la­da Luck, afir­mó que el ta­len­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co no se es­tá re­fu­gian­do ne­ce­sa­ria­men­te en la te­le­vi­sión, sino, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, en la te­le­vi­sión por ca­ble.

An­na Pa­quin ‘True Blood’

Den­nis Quaid ‘Ve­gas’

Ju­lian Moo­re ‘El jue­go del cam­bio’

Mary Loui­se Par­ker ‘Weeds’

Da­mian Le­wis ‘Homeland’

Lau­ra Linney ‘Con C Ma­yús­cu­la’

Ti­mothy Olyp­hant ‘Jus­ti­fied’

Jo­seph Fien­nes ‘Ame­ri­can Ho­rror Story’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.