“SI LA VER­DA­DE­RA PA­TRIA FUE­RA LA IN­FAN­CIA, YO PRE­FE­RI­RÍA SER UN EXI­LIA­DO”

JOR­GE JA­VIER VÁZ­QUEZ, uno de los pre­sen­ta­do­res es­tre­lla de Te­le­cin­co

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Ca­da se­ma­na pa­sa 25 ho­ras de­lan­te de las cá­ma­ras por su tri­ple­te en Te­le­cin­co (las so­bre­me­sas en Sál­va­me y, en pri­me ti­me, en Sál­va­me De­lu­xe y Hay una co­sa que te quie­ro de­cir). Jor­ge Ja­vier Váz­quez ga­nó el On­das al me­jor presentador de te­le­vi­sión en 2009, un pre­mio con­tro­ver­ti­do pa­ra otros pro­fe­sio­na­les, co­mo Car­les Fran­cino o Àn­gels Bar­ce­ló. Aho­ra, el presentador ca­ta­lán es no­ti­cia por el lan­za­mien­to de su li­bro se­mi­bio­grá­fi­co La vi­da iba en se­rio (Pla­ne­ta), que ya va por la no­ve­na edi­ción. De su pa­so por la edi­to­rial He­res, se de­du­ce que ca­si le em­pu­ja­ron a Ma­drid. ¿La vi­da es aque­llo que su­ce­de mien­tras uno se em­pe­ña en ha­cer otros pla­nes? La ver­dad es que eso me ocu­rría an­tes. Aho­ra, ca­da vez ten­go más pre­sen­te el día a día y es­toy de­jan­do de mar­car­me ob­je­ti­vos, por­que nun­ca se me cum­ple nin­gún plan que he que­ri­do lle­var a ca­bo. Es el rey Mi­das ya no de la te­le­vi­sión, sino tam­bién co­mo novelista: Pla­ne­ta ha sa­ca­do la no­ve­na edi­ción de La vi­da iba en se­rio. No coin­ci­do con ese ape­la­ti­vo de rey, sólo hay que ver­me… Ade­más, pa­ra mí lo más im­por­tan­te no están sien­do las ven­tas, sino la res­pues­ta de la gen­te, por­que quie­nes han leí­do el li­bro me co­men­tan que se emo­cio­nan mu­cho: en al­gu­nos mo­men­tos ríen e, in­clu­so, en otros llo­ran. ¿Es­cri­bió es­ta no­ve­la co­mo una es­pe­cie de ca­tar­sis? Des­de lue­go que sí. Des­pués de es­cri­bir­la me he sen­ti­do muy li­be­ra­do. Di­jo Ril­ke que “la ver­da­de­ra pa­tria del hombre es la in­fan­cia”. ¿Qué iden­ti­dad le dio a us­ted su ni­ñez? Si la ver­da­de­ra pa­tria fue­ra la in­fan­cia, yo pre­fe­ri­ría ser un exi­lia­do. No creo que sea la eta­pa más fe­liz de un ser hu­mano. No es­toy na­da de acuer­do con Ril­ke. La so­cie­dad te ha­ce creer que pa­sar la ado­les­cen­cia es al­go ma­lo, cuan­do yo me sien­to mu­cho más a gus­to con la ma­du­rez que cuan­do era ni­ño. Cre­cí lleno de mie­dos. ¿Qué por­cen­ta­je hay de au­to­bio­gra­fía en su li­bro? Mu­chí­si­mo, aun­que, por su­pues­to, tam­bién hay ele­men­tos fic­ti­cios y ex­pe­rien­cias que he to­ma­do pres­ta­das de ami­gos. Con los tres pro­gra­mas que con­du­ce en Te­le­cin­co, ¿cuán­do en­con­tró tiem­po pa­ra escribir? Soy muy dis­ci­pli­na­do. De­jé de sa­lir, por­que Sál­va­me me im­pi­de lle­var el rit­mo de vi­da tan lo­co de an­tes. Aho­ra to­das las no­ches es­toy en la ca­ma an­tes de la me­dia­no­che, lo que me per­mi­te apro­ve­char las ma­ña­nas pa­ra ha­cer un sin­fín de co­sas, co­mo escribir. Sin em­bar­go, de­bo ma­ti­zar que si de­ci­dí ha­cer es­te re­la­to es por­que te­nía mu­cho que ver con mi vi­da. De­bo re­co­no­cer que se­ría in­ca­paz de sen­tar­me a escribir una no­ve­la to­tal­men­te fic­ti­cia. No es­toy pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer­lo. De­tie­ne la his­to­ria en el año 1997, ¿ha­brá una con­ti­nua­ción has­ta la ac­tua­li­dad? Por aho­ra, no. De mo­men­to, quie­ro un po­co de se­re­ni­dad y dis­fru­tar de es­te lan­za­mien­to. Je­sús Váz­quez di­jo en una en­tre­vis­ta, ha­ce años, que en la te­le­vi­sión to­da­vía hay mu­chos ho­mo­se­xua­les en­ce­rra­di­tos en su ar­ma­rio. ¿Si­gue sien­do así? Creo que ca­da vez me­nos, aun­que es una de­ci­sión per­so­nal que de­be to­mar ca­da uno. Y en­tien­do que al­guien no ha­ga pú­bli­ca su orien­ta­ción se­xual por no ha­cer da­ño a quie­nes le ro­dean, por­que, inevi­ta­ble­men­te, cuan­do uno ha­bla de su vi­da tam­bién sal­pi­ca la de otros. ¿Aho­ra ve la vi­da en rosa? No. Per­so­nal­men­te es­toy con­ten­to y fe­liz, pe­ro no pue­do ol­vi­dar la cri­sis eco­nó­mi­ca que es­ta­mos atra­ve­san­do, ya que aními­ca­men­te nos in­flu­ye a to­dos. Hay de­ma­sia­das per­so­nas que están su­frien­do au­tén­ti­cos dra­mas. El cam­bio de mo­de­lo de Gru­po An­te­na 3 eli­mi­nan­do DEC, por ejem­plo, ¿ha be­ne­fi­cia­do a Sál­va­me ya Sál­va­me De­lu­xe? Nos man­te­ne­mos es­ta­bles con la mis­ma au­dien­cia, así que no creo que ha­ya in­flui­do de­ma­sia­do. Sál­va­me es muy en­do­gá­mi­co… Los co­la­bo­ra­do­res ya son pro­ta­go­nis­tas de las cró­ni­cas. ¿No es ri­zar el ri­zo? No, es ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud. No de­jan de ser cua­tro ho­ras y vein­te mi­nu­tos dia­rias en la te­le­vi­sión, y agra­dez­co que los co­la­bo­ra­do­res ha­gan ese es­fuer­zo ti­tá­ni­co por man­te­ner el in­te­rés del pú­bli­co y en­tre­te­ner­lo du­ran­te la lar­ga du­ra­ción del pro­gra­ma. En un fu­tu­ro, quie­re ha­cer tea­tro. Con to­dos los res­pe­tos, ¿no hay de­ma­sia­do tea­tro, en te­le­vi­sión? Sál­va­me no tie­ne un equi­po de guio­nis­tas idean­do tra­mas y si­tua­cio­nes, lo que ve­mos es lo que ocu­rre realmente. ¿Le sor­pren­de el éxi­to de Hay una co­sa que te quie­ro de­cir? Un mon­tón, por­que un for­ma­to tan clá­si­co y cal­ma­do sus­ci­ta­ba la in­cóg­ni­ta de cuál po­dría ser la res­pues­ta del pú­bli­co. Y que ten­ga tan bue­nas au­dien­cias en pri­me ti­me me ha­ce muy fe­liz, y me ale­gro mu­cho tam­bién por el equi­po, que po­ne to­do su em­pe­ño en que las his­to­rias sean ca­da vez me­jo­res. ¿Es cier­to que en te­le­vi­sión ga­na unos tres mi­llo­nes de eu­ros al año? Ha sa­li­do pu­bli­ca­do, pe­ro no quie­ro en­trar en ello. Re­co­noz­co que me va bien y, por ello, es­toy com­pro­me­ti­do en crear em­pleo. In­clu­so he abier­to una es­cue­la de can­to, en Ma­drid. ¿Y có­mo le van sus cla­ses de can­to y piano? Aho­ra las ten­go pa­ra­das, con la pro­mo­ción del li­bro. Pe­ro quie­ro re­cu­pe­rar­las pron­to. Por úl­ti­mo, ¿has­ta cuán­do es­tá li­ga­do a Mediaset? Has­ta el año 2013. Aun­que me en­cuen­tro tan có­mo­do en Te­le­cin­co que no me ima­gino en otro ca­nal, en el fu­tu­ro. Nú­ria Mo­re­ras

Su no­ve­la ha al­can­za­do

ya la no­ve­na edi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.