En­tre­vis­ta

Ar­tu­ro Valls cuen­ta la fór­mu­la del éxi­to de los con­cur­sos

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

Ma­ría Te­re­sa Cam­pos es un pe­so pe­sa­do de la te­le­vi­sión es­pa­ño­la que nos ha acom­pa­ña­do a lo lar­go de mu­chas ma­ña­nas y so­bre­me­sas con sus ma­ga­zi­nes Pa­sa la vi­da (La 1), Día a día (Te­le­cin­co), Ca­da día y Lo que te in­Tere­sa (am­bos en An­te­na 3). En un pri­mer mo­men­to aquí no re­pro­du­ci­do, la periodista nos re­me­mo­ra aque­lla es­ce­na de Pa­co Um­bral “yo he ve­ni­do a hablar de mi li­bro”. Por suer­te, fi­nal­men­te lo­gra­mos que nos ex­pli­que su ac­tual pro­pues­ta ca­tó­di­ca en el es­pa­cio de fin de se­ma­na ¡Qué tiem­po tan fe­liz!. Eso sí, rehú­ye hablar de su pa­pel co­mo de­fen­so­ra del Es­pec­ta­dor en Te­le­cin­co y, en es­pe­cial, de su ten­sa re­la­ción con Jor­ge Ja­vier Váz­quez. ¿Qué ha­ce en su día a día? De lu­nes a vier­nes, es­toy en Má­la­ga, en mi ca­sa, y lle­vo un rit­mo más tran­qui­lo. Y los fi­nes de se­ma­na me tras­la­do a Ma­drid pa­ra con­du­cir ¡Qué tiem­po tan fe­liz!. ¿Qué nos di­ría del for­ma­to de su pro­gra­ma? Fun­da­men­tal­men­te, es un pro­gra­ma mu­si­cal que re­co­no­ce tan­to el tra­ba­jo de ar­tis­tas con­sa­gra­dos co­mo de nue­vos ta­len­tos. Han acu­di­do a él can­tan­tes jó­ve­nes, co­mo Es­tre­lla Mo­ren­te, Da­vid Bus­ta­man­te o Ma­lú, y tam­bién mi­tos de otras dé­ca­das, co­mo Ma­no­lo Es­co­bar, que vino a con­tar­nos có­mo iba a ser su gi­ra de des­pe­di­da, la que lo re­ti­re de­fi­ni­ti­va­men­te de los es­ce­na­rios. De­fi­ni­ría ¡Qué tiem­po tan fe­liz! co­mo un es­pa­cio mu­si­cal y tam­bién de emo­cio­nes. Creo que, gra­cias a esa co­mu­nión, ha ca­la­do tan bien en­tre la gen­te. ¿Lo ca­li­fi­ca­ría co­mo un pro­gra­ma blan­co y fa­mi­liar? Sí, en prin­ci­pio sí. No sé si al­gu­na vez de­ci­mos al­go in­con­ve­nien­te, pe­ro se di­ri­ge a un pú­bli­co fa­mi­liar. El pro­gra­ma es pa­ra to­das las eda­des. No­so­tros te­ne­mos un pú­bli­co muy fiel y otro que nos si­gue en fun­ción de a quién trae­mos de in­vi­ta­do. Pe­ro es­tá cla­ro que los jó­ve­nes tam­bién nos ven, co­mo de­mues­tra que en mu­chas en­tre­gas sea­mos tren­ding to­pic en Twit­ter. ¿La mi­ra­da es nos­tál­gi­ca? A ve­ces sí y otras no; de­pen­de del in­vi­ta­do. Cuan­do acu­den gran­des fi­gu­ras de la mú­si­ca, a unos nos ha­ce re­cor­dar un tiem­po pa­sa­do, mien­tras que a otros les per­mi­te co­no­cer can­cio­nes mí­ti­cas. Aun­que lo cier­to es que no me gus­ta la nos­tal­gia, por­que tie­ne un efec­to pa­ra­li­zan­te. Rea­li­za­mos ho­me­na­jes, es de­cir, po­ne­mos en su si­tio a ar­tis­tas que han sa­bi­do tras­cen­der más allá de su épo­ca en un mer­ca­do tan di­fí­cil co­mo el dis­co­grá­fi­co. Su pro­gra­ma es muy blan­co, aun­que la pro­pues­ta de la ca­de­na es más bien ti­ran­do a ama­ri­lla… No voy a ser yo quien cri­ti­que a Te­le­cin­co, la ca­de­na en la que tra­ba­jo. Con­tie­ne pro­pues­tas muy va­ria­das y cuen­ta con el re­co­no­ci­mien­to de la au­dien­cia. Los es­pec­ta­do­res tie­nen una am­plia ofer­ta y el po­der de de­ci­dir aque­llo que quie­ren ver. ¿Le gus­ta la te­le­vi­sión que se es­tá ha­cien­do ac­tual­men­te? Co­mo a to­do el mun­do, hay co­sas que sí y otras que no me in­tere­san en ab­so­lu­to. Cuén­te­nos, ¿qué le in­Tere­sa? Veo mu­cho ci­ne y se­ries ame­ri­ca­nas, co­mo Homeland y CSI. Tam­bién si­go al­gún se­rial dia­rio, pe­ro no lo voy a pro­mo­cio­nar, por­que no lo emi­ten en nin­gu­na ca­de­na de Mediaset. Y soy una adic­ta a Hos­pi­tal Cen­tral, fic­ción que la­men­to mu­cho que ter­mi­ne. ¿Có­mo lle­va lo de con­du­cir el pro­gra­ma más lar­go del fin de se­ma­na y ha­cer­lo en di­rec­to? Da­do que es un es­pa­cio con el que me di­vier­to, no lo lle­vo mal. Y, co­mo tam­bién es mu­cho me­nos lar­go de lo que es­toy acos­tum­bra­da a ha­cer, con­si­de­ro que es lo que me vie­ne bien en es­te mo­men­to de mi vi­da. Mà­xim Huer­ta pu­bli­ca, es­te año, Una tien­da en Pa­rís, Jor­ge Ja­vier Váz­quez, La vi­da iba en se­rio, y us­ted sa­ca su nue­va no­ve­la, Prin­ce­sa Le­ti­zia (Pla­ne­ta). ¿Hay al­gu­nas mu­sas li­te­ra­rias por los es­tu­dios de Mediaset Es­pa­ña? Lo des­co­noz­co. En mi ca­so, es mi sex­to li­bro ya. ¿Có­mo le lle­gó la ocu­rren­cia de me­ter­se a no­ve­lar los pen­sa­mien­tos de la prin­ce­sa de As­tu­rias? Fue un re­cur­so li­te­ra­rio que se me ocu­rrió pa­ra crear una obra que es un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción. El que tra­ta­ra so­bre do­ña Le­ti­zia fue la pro­pues­ta de la edi­to­rial [Pla­ne­ta], mien­tras que la for­ma na­rra­ti­va fue una apor­ta­ción per­so­nal mía. ¿Qué es­pe­ra del li­bro? Que quie­nes lo lean se lo pa­sen bien. Es una his­to­ria de fic­ción ba­sa­da en he­chos reales, so­bre lo que se su­po­ne que di­ría nues­tra fu­tu­ra rei­na si pu­die­ra hablar. La tra­ma es una mez­cla de co­sas se­rias con otras di­ver­ti­das. He que­ri­do des­dra­ma­ti­zar un po­co, por­que, tal co­mo es­tá la si­tua­ción ac­tual, creo que es­tá bien qui­tar­le hie­rro a los asun­tos. De he­cho, se lo he de­di­ca­do a do­ña Le­ti­zia con afec­to, res­pe­to y ape­lan­do a su sen­ti­do del hu­mor. Co­mo en cual­quier li­bro que se ha­ya es­cri­to so­bre su vi­da, ima­gino que ella ha­brá co­sas que com­par­ta con­mi­go y otras que no. Pe­ro lo cier­to es que pien­so que po­cos pa­sa­jes po­drán mo­les­tar a su al­te­za. Anun­ció que ter­mi­na­ba su ca­rre­ra ra­dio­fó­ni­ca. ¿Lo con­si­de­ra una de­ci­sión de­fi­ni­ti­va? Anun­cié mi re­ti­ra­da de las on­das ha­ce tres años y ten­go cla­ro que no re­gre­sa­ré a la ra­dio. Aun­que, en otras oca­sio­nes, he da­do por se­gu­ro otras co­sas y, fi­nal­men­te, no han sa­li­do co­mo desea­ba, así que no me atre­vo a afir­mar ro­tun­da­men­te que nun­ca ja­más. Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.