22 AÑOS DE LOS SIM­PSONS

Y 22 RA­ZO­NES PA­RA SE­GUIR R DIS­FRU­TAN­DO DE LA SE­RIE DE MATT GROE­NING

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA - Tex­to: To­ni de la To­rre

Los Sim­pson es ya la se­rie más lon­ge­va de la his­his­to­ria de la te­le­vi­sión. Y cuan­do una fic­ción es ca­paz de aguan­tar tan­to tiem­po en las vi­das de los es­pec­ta­do­res es que es mu­cho más que una se­rie. For­ma par­te del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de una au­dien­cia pa­ra la que Ho­mer es uno de la fa­mi­lia. Tam­bién la ciu­dad de Spring­field. La se­rie del di­bu­jan­te Matt Groe­ning ha cre­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te, du­ran­te los años, y al­re­de­dor de la ca­sa don­de vi­ven sus pro­ta­go­nis­tas se ha cons­trui­do un es­pa­cio que fun­cio­na co­mo un re­fle­jo sa­tí­ri­co de nues­tra so­cie­dad. El bar de Moe, el ba­du­la­ke de Apu, la cen­tral nu­clear, la ham­bur­gue­se­ría fast-food de Krusty... Lu­ga­res que nos di­cen mu­cho del mun­do en el que vi­vi­mos y en los que el sen­ti­do del hu­mor se mez­cla con la crí­ti­ca so­cial más di­rec­ta. Lo mis­mo su­ce­de con su galería de se­cun­da­rios, ca­da vez más am­plia, en la que en­con­tra­mos po­lí­ti­cos co­rrup­tos, pre­sen­ta­do­res de in­for­ma­ti­vos que re­ci­tan las no­ti­cias con in­di­fe­ren­cia y hom­bres ri­cos co­mo Mont­go­mery Burns, que han cons­trui­do su im­pe­rio a cos­ta de ex­pri­mir a tra­ba­ja­do­res co­mo el bueno (y pe­re­zo­so) Ho­mer Sim­pson.

A lo lar­go de su vi­da, el ca­be­za de fa­mi­lia ha in­ten­ta­do de­jar el tra­ba­jo en la cen­tral nu­clear en va­rias oca­sio­nes, pe­ro siem­pre ha te­ni­do que desis­tir, a cau­sa de la im­po­si­bi­li­dad de pres­cin­dir de su suel­do. Es­ta idea de Ho­mer co­mo pie­za de un en­gra­na­je me­cá­ni­co, de ciu­da­dano me­dio que no pue­de avan­zar ha­cia nin­gu­na par­te más allá del pa­pel que la so­cie­dad en la que vi­ve ha re­ser­va­do pa­ra él (bá­si­ca­men­te, ver la te­le­vi­sión y va­ciar la­tas de cer­ve­za Duff), es la esen­cia de una se­rie que quie­re mos­trar la vi­da de una fa­mi­lia de cla­se tra­ba­ja­do­ra, que re­pre­sen­ta al grue­so de es­pec­ta­do­res que han se­gui­do la fic­ción du­ran­te to­dos es­tos años. Es­ta cer­ca­nía con la au­dien­cia es la pri­me­ra de las ra­zo­nes de nues­tra lis­ta. El tiem­po ha he­cho que Los Sim­pson ha­ya evo­lu­cio­na­do en el te­rreno téc­ni­co y tam­bién es­té­ti­co, pe­ro su in­ten­ción ini­cial se ha man­te­ni­do inal­te­ra­ble. Es una se­rie a me­nu­do in­có­mo­da, se­gun­do pun­to a fa­vor de nues­tra lis­ta. Tam­bién en su vi­gé­si­ma se­gun­da tem­po­ra­da, que arran­ca con Nel­son cre­yen­do en el sue­ño ame­ri­cano de con­ver­tir­se en mi­llo­na­rio con una idea, co­mo Mark Zuc­ker­berg, el crea­dor de Fa­ce­book, y fra­ca­san­do mi­se­ra­ble­men­te. 1 Por­que es una fa­mi­lia que co­rre pa­ra sen­tar­se en el so­fá a mi­rar la te­le. To­dos los epi­so­dios de Los Sim­pson arrancan con la fa­mi­lia al com­ple­to co­rrien­do pa­ra lle­gar a ca­sa y re­unir­se an­te el te­le­vi­sor. Es una au­tén­ti­ca de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes de una se­rie que quie­re ser, por en­ci­ma de to­do, el re­fle­jo de la so­cie­dad. Los Sim­pson son, en pri­mer lu­gar, un re­tra­to de

to­das las fa­mi­lias. 2 Por­que Ho­mer Sim­pson no tie­ne di­ne­ro pa­ra ccom­prar re­ga­los de NNavidad. Es­ta se­rie ani­mad ani­ma­da re­fle­ja los pro­ble­mas r reales de una fa­mi­lia de c cla­se tra­ba­ja­do­ra, que in in­clu­yen no lle­gar a fin de mes. Uno de los pri­me­ros epi­so­dios epi­so en los que la fic­ción mos­tró es­ta est ca­ra rea­lis­ta fue en el e pri­mer es­pe­cial de Na Na­vi­dad, en el que Ho­me Ho­mer bus­có un se­gun­do e em­pleo pa­ra dis­po­ner de al­gu­nos in­gre­sos e ex­tra. 3 Por­que Bart siem­pre tie­ne al­go que escribir en su pi­za­rra, y nun­ca de­ja in­di­fe­ren­te. El sis­te­ma es­co­lar se cri­ti­ca a tra­vés del hi­jo ma­yor, que em­pie­za ca­da epi­so­epi­so dio es­cri­bien­do una fra­se se en la pi­za­rra una y otra vez. Es ob­vio el ca­rác­ter ter ab­sur­do de la re­pri­men­da, eje­mem­plo de la ce­gue­ra era de una es­cue­la a di­ri­gi­da por el es­tric­to ric­to di­rec­tor Skin­ner, er, que no lo­gra com­pren­pren­der a un ni­ño que en reali­dad es muy in­te­li­gen­te.

4 Por­que los si­len­cios de Mag­gie son me­jo­res que mu­chos diá­lo­gos. He­re­dan­do el sen­ti­do del hu­mor del ci­ne mu­do, Mag­gie ha si­do uno de los per­so­na­jes con los me­jo­res gags, ya sea a tra­vés del slaps­tick (bro­ma des­pro­por­cio­na­da), tro­pe­zan­do y ca ca­yen­do al sue­lo, om o mos­tran­do una ines ines­pe­ra­da intelige li­gen­cia que nos de de­ja bo­quia­biert tos. De­mues­tra a me­nu­do que, e en te­le­vi­sión, m más va­le una i ima­gen que mil pa­la­bras.

• 5 Por­que to­dos te­ne­mos en al­gu­na par­te a nues­tro odia­do Ned Flan­ders. El ve­cino per­fec­to es tam­bién én el mo­de­lo de fa­mi­lia ideal. To­do lo que los Sim­pson no pue­den ser, lo son los Flan­ders. Y en es­ta se­rie se lle­va una ba­ta­lla con­ti­nua con­tra la per­fec­ción, a la que se re­la­cio­na con la so­cie­dad norrtea­me­ri­ca­na más con­ser­va­do­ra. Me­jor ser im­per­fec­tos que en­cor­se­ta­dos y pro­ro­fun­da­men­te abu­rri­dos. 6 Por­que Ho­mer va a las ur­nas pa­ra ser crí­ti­co con re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas. A pe­sar de que, en Es­ta­dos Uni­dos, se emi­te en un ca­nal co­mo FOX, abier­ta­men­te re­pu­bli­cano, Los Sim­pson ha con­se­gui­do per­ma­ne­cer co­mo una se­rie apo­lí­ti­ca. En las oca­sio­nes en las que he­mos vis­to a Ho­mer asis­tir a las ur­nas, siem­pre se las ha apa­ña­do pa­ra cri­ti­car a am­bos opo­nen­tes y, de pa­so, a la tec­no­lo­gía del sis­te­ma de vo­to. 7 Por­que con po­li­cías co­mo Wig­gum pa­tru­llan­do las ca­lles, na­die pue­de dor­mir tran­qui­lo. Los Sim­pson rom­pe con la ima­gen del po­li­cía-hé­roe que nos ven­den en la ma­yo­ría de se­ries y nos ofre­ce a Wig­gum, un in­di­vi­duo con pla­ca pe­ro con la ca­be­za hue­ca. Su inep­ti­tud sólo es­tá a la al­tu­ra de lo fá­cil que es so­bor­nar­lo. Al­go nos di­ce que el per­so­na­je tie­ne más que ver con la po­li­cía real q que lo q que ve­mos en CSI. 8 Por­que mues­tra có­mo la so­cie­dad a me­nu­do ol­vi­da a la ter­ce­ra edad. Los per­so­na­jes an­cia­nos, en te­le­vi­sión, son una mi­no­ría, pe­ro el abue­lo de Los Sim­pson es una ge­nial ex­cep­ción. El hombre, ve­te­rano de gue­rra, gas­ta una ma­la le­che con­si­de­ra­ble, pe­ro tie­ne mo­ti­vos pa­ra ha­cer­lo. Su per­so­na­je se e uti­li­za pa­ra mos­trar có­mo mo nues­tra so­cie­dad ol­vi­da a a sus an­cia­nos apar­cán- do­los en una re­si­den­cia. 9 Por­que tie­ne de­li­cio­sas pa­ro­dias de la te­le­vi­sión, co­mo Krusty el pa­ya­so. El pri­mer ob­je­to de crí­ti­ca de la se­rie es el pro­pio me­dio en el que tie­ne lu­gar. A tra­vés del per­so­na­je de Krusty, el pa­ya­so que odia a los ni­ños, sa­ti­ri­za el mun­do de los des­pa­chos que hay de­trás de la te­le­vi­sión. El per­so­na­je es­tá ins­pi­ra­do por si­tua­cio­nes en las que se han en­con­tra­do los pro­pios guio­nis­tas de la se­rie. 10 Por­que tie­ne la me­jor lis­ta de in­vi­ta­dos famosos de la his­to­ria de una se­rie. El úl­ti­mo en sa­lir ha si­do Ju­lian As­san­ge, pe­ro la lis­ta de famosos de Los Sim­pson es inaca­ba­ble: John Len­non, Mel Gib­son, Mi­chael Jack­son, Leo Mes­si, Red Hot Chi­li Pep­pers, Bill Gates o Step­hen King son al­gu­nas de las ce­le­bri­ties in­vi­ta­das. Ya lo di­cen: si no apa­re­ces en un epi­so­dio de es­ta se­rie de ani­ma­ción no eres na­die. 11 Por­que hoy en día lla­ma­mos ba­du­la­ke a las tien­das re­gi­das por pa­kis­ta­níes. La in­fluen­cia de Los Sim­pson en nues­tra so­cie­dad es tan ele­va­da que in­clu­so ha si­do ori­gen de neo­lo­gis­mos en el ám­bi­to po­pu­lar. Así, hay quien lla­ma ba­du­la­ke a las tien­das de ali­men­ta­ción de pro­pie­ta­rio pa­kis­ta­ní. El nom­bre es he­ren­cia, en nues­tro len­gua­je, del per­so­na­je de Apu, cu­yo lo­cal se lla­ma, pre­ci­sa­men­te, Ba­du­la­ke. 12 Por­que, a pe­sar del hu­mor, no ol­vi­da in­tro­du­cir go­tas de dra­ma. Mar­ge y Ho­mer han es­ta­do, en oca­sio­nes, a pun­to de di­vor­ciar­se, lle­van­do a la se­rie a un tono más cer­cano al dra­ma que a la co­me­dia que se su­po­ne que es. Los Sim­pson ha­ce reír a los es­pec­ta­do­res, pe­ro tie­ne mo­men­tos emo­cio­na­les que son con­se­cuen­cia del tra­ba­jo que ha­ce con sus per­so­na­jes, tan reales co­mo la vi­da mis­ma. 13 Por­que tie­ne un per­so­na­je,na­je, MMont­go­mery Burns, que in­clu­soinc apa­re­ce en las lis­tas­lis de For­bes. La for­tun for­tu­na nu­clear del se­ñor Burn Burns al­can­za los 1.300 mil mi­llo­nes de dó­la­res y, po por ello, año tras año, se si­túa en las pri­me­ras po po­si­cio­nes de la lis­ta de per­so­na­jes de ficci ción más ri­cos que ela­bo bo­ra la re­vis­ta For­bes. Po Por su­pues­to, es un im im­pe­rio cons­trui­do gra­ci cias a la ex­plo­ta­ción de su sus tra­ba­ja­do­res y de lo los re­cur­sos na­tu­ra­les de del pla­ne­ta.

14 Por­que Li­saL nos re­cuer­da­da qué es lo que ver­da­de­ra­men­te­da­de im­por­ta.ta. Es E la brillante de la fa­mi­lia, fam con to­do lo que q eso im­pli­ca. Li­sa Sim­pson es la idea­lis­ta ideal de la se­rie y la en­car­ga­da e de po­ner c con­te­ni­do a unas tra­mas dis­pa­ra­ta­das. Man­tie­ne Mant un dis­cur­so an­ti­ca­pi­ta­lis­ta antic y eco­lo­gis­ta lo­gist que se re­be­la an­te c cual­quier in­jus­ti­cia so­cial soc y se­ña­la las in­cohe­ren­cias in­coher de ideo­lo­gías y re­li­gio­nes.

15 Por­que tie­ne el ope­ning con más y me­jo­res va­ria­cio­nes de la te­le­vi­sión. La ma­ne­ra co­mo la fa­mi­lia se sien­ta en el so­fá cam­bia en ca­da epi­so­dio. Se han pro­du­ci­do cen­te­na­res de ver­sio­nes de es­te mo­men­to, en un ejer­ci­cio de crea­ti­vi­dad des­bor­dan­te. Han con­ta­do con ar­tis­tas co­mo Banksy, que di­ri­gió un arran­que pa­ra Los Sim­pson, y han he­cho ope­nings- ho­me­na­je, co­mo el de Jue­go de tronos. 16 Por­que han pa­ro­dia­do tan­tas ve­ces a Ciu­da­dano Ka­ne que se po­dría ha­cer una co­pia de es­te clá­si­co de Or­son We­lles con frag­men­tos de Los Sim­pson. Las re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les son una cons­tan­te, en la se­rie, y una de las ma­ne­ras que tie­ne la fic­ción de for­mar par­te de la vi­da de los es­pec­ta­do­res, a quie­nes ha­ce par­tí­ci­pes del gui­ño. La pe­lí­cu­la que tie­ne más re­fe­ren­cias es Ciu­da­dano Ka­ne, pe­ro tam­bién las hay de Star Wars, Harry Pot­ter, El Pa­drino, El ca­bo del mie­do… 17 Por­que nun­ca sa­bre­mos dón­de es­tá si­tua­da la ciu­dad de Spring­field. Se ha in­ten­ta­do lo­ca­li­zar la ciu­dad en un ma­pa, pe­ro su crea­dor siem­pre se ha ne­ga­do a re­ve­lar dón­de se en­cuen­tra Spring­field, lo que ha con­tri­bui­do a agran­dar el mi­to. Hay que asu­mir que sólo exis­te en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de los es­pec­ta­do­res. Al me­nos, sí po­de­mos vi­si­tar el bar de Moe (en la ca­lle Cul­ver de Pla­ya Del Rey, Ca­li­for­nia). 18 Por­que cuen­ta con do­bla­do­res de la ta­lla de Kel­sey Gram­mer. El per­so­na­je del Ac­tor Se­cun­da­rio Bob es­tá in­ter­pre­ta­do por el pro­ta­go­nis­ta de Fra­sier y Boss. Un ac­tor de ca­te­go­ría pa­ra rea­li­zar el do­bla­je de una se­rie que quie­re a los me­jo­res tras el mi­cró­fono. En nues­tro país, Car­los Re­vi­lla fue Ho­mer du­ran­te on­ce tem­po­ra­das. Ac­tual­men­te, el per­so­na­je tie­ne la voz de Car­los Ys­bert.

19 Por­que es ad­mi­ra­ble el tra­ba­jo que hay de­trás de ca­da epi­so­dio. Du­ran 30 mi­nu­tos, pe­ro, pa­ra ha­cer reali­dad ca­da epi­so­dio de Los Sim­pson, hay en­tre 6 y 9 me­ses de in­ten­so tra­ba­jo. El se­cre­to de la se­rie pa­ra pro­du­cir los 22 epi­so­dios que tie­ne ca­da tem­po­ra­da es tra­ba­jar en pa­ra­le­lo y con­tar con un equi­po téc­ni­co muy nu­me­ro­so. Así, la fic­ción es el re­sul­ta­do del ta­len­to de de­ce­nas de per­so­nas. 20 Por­que su es­ti­lo de ani­ma­ción ha sa­bi­do evo­lu­cio­nar y me­jo­rar con los años. Des­de el pri­mer ga­ra­ba­to de Ho­mer Sim­pson que hi­zo Groe­ning has­ta hoy, la se­rie se ha trans­for­ma­do por com­ple­to. Ha ha­bi­do una evo­lu­ción en el es­ti­lo de los per­so­na­jes, hoy más es­ti­li­za­dos, y una me­jo­ra en la téc­ni­ca, don­de hu­bo un pun­to de in­fle­xión en la tem­po­ra­da 14, con la in­tro­duc­ción tro­duc­ción de la ani­ma­ción di­gi­tal.

21 Por­que ha sa­li­do im­pu­ne de to­das y ca­da una de las de­man­das por pla­gio. Las acu­sa­cio­nes de pla­gio han si­do una cons­tan­te, des­de que Los Sim­pson lo­gró ser un pro­duc­to de éxi­to, pe­ro nun­ca nin­gún juez ha da­do la ra­zón a la par­te de­man­dan­te. La úl­ti­ma, en la que se ar­gu­men­ta­ba que Ho­mer era un pla­gio de un per­so­na­je crea­do por el di­bu­jan­te sue­co Os­car Ja­cobs­son, tam­bién aca­bó en pa­pel mo­ja­do.

22 Por­que sin ella no ten­dría­mos ni South Park, ni Pa­dre de fa­mi­lia, ni… Los Sim­pson fue la pri­me­ra se­rie de ani­ma­ción di­ri­gi­da al pú­bli­co adul­to, pues, has­ta en­ton­ces, los di­bu­jos ani­ma­dos eran co­sas de ni­ños. La se­rie de Groe­ning ha de­mos­tra­do que la ani­ma­ción es un vehícu­lo úni­co pa­ra la sá­ti­ra y la crí­ti­ca des­pia­da­da. Los Sim­pson fue la es­cue­la de las se­ries que vi­nie­ron des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.