El fic­ti­cio Char­ming, un her­vi­de­ro de ten­sio­nes

Energy es­tre­na la se­gun­da tem­po­ra­da del só­li­do dra­ma de Kurt Sut­ter ‘Hi­jos de la anar­quía’ la me­dia­no­che del do­min­go.

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Si bien es una fic­ción po­co co­no­ci­da en­tre el pú­bli­co es­pa­ñol, Hi­jos de la anar­quía ( Sons of Anarchy) es un ex­ce­len­te dra­ma, una de las me­jo­res se­ries de la te­le­vi­sión ac­tual. Tra­ta so­bre una ban­da de mo­te­ros cu­yo club, que fun­cio­na en un bar y un ta­ller me­cá­ni­co, en­cu­bre, en reali­dad, ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas, co­mo la ven­ta de ar­mas. Energy es­tre­nó, en fe­bre­ro de 2012, su pri­me­ra tem­po­ra­da y ha ele­gi­do el la­te night de los do­min­gos pa­ra emi­tir el se­gun­do cur­so de es­ta re­mar­ca­ble fic­ción, cu­ya ac­ción se desa­rro­lla en el ima­gi­na­rio pue­blo ca­li­for­niano de Char­ming.

La se­rie, cons­trui­da por un guión muy só­li­do y bien tra­ba­ja­do, vol­ve­rá a en­fren­tar al dís­co­lo vi­ce­pre­si­den­te (Jax) con el pre­si­den­te (Clay), quien, a su vez, es el pa­dras­tro del pri­me­ro. La ri­va­li­dad en­tre am­bos se acen­túa has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos, en una tem­po­ra­da re­ple­ta de ac­ción y ten­sión. Una ten­sión a su vez in­cre­men­ta­da por un gran nú­me­ro de fac­to­res ex­ter­nos: aho­ra, los hi­jos ya no cuen­tan con la co­la­bo­ra­ción de un she­riff so­bor­na­ble, en el pue­blo si­gue la ame­na­za de la or­ga­ni­za­ción gu­ber­na­men­tal ATF (de­par­ta­men­to que lu­cha con­tra el con­tra­ban­do de al­cohol, ta­ba­co, ar­mas de fue­go y ex­plo­si­vos), a su vez, Opie tie­ne unas des­me­su­ra­das ga­nas de ven­gar la muer­te de su es­po­sa, aun­que, sin du­da, el ma­yor pe­li­gro lle­ga por el asen­ta­mien­to de la Li­ga de Na­cio­na­lis­tas Ame­ri­ca­nos, un gru­po neo­na­zi de ex­tre­ma de­re­cha que usa­rá mé­to­dos muy vio­len­tos pa­ra ha­cer­se con el con­trol de Char­ming. La tra­ma vi­vi­rá una au­tén­ti­ca es­ca­la­da de emo­cio­nes fuer­tes, a me­di­da que avan­cen los ca­pí­tu­los, que desem- bo­ca­rá, co­mo ya ocu­rrió con la pri­me­ra tem­po­ra­da, en un apo­teó­si­co fi­nal, pre­lu­dio de una ter­ce­ra en­tre­ga tam­bién tre­pi­dan­te. Las ex­ce­len­tes in­ter­pre­ta­cio­nes de es­ta se­rie co­ral son otro de los pun­tos fuer­tes de Hi­jos de la anar­quía. Des­ta­ca el tra­ba­jo de la siem­pre enor­me Ka­tey Sa­gal –es­po­sa del crea­dor de la se­rie, Kurt Sut­ter–, quien in­ter­pre­ta a Gem­ma Te­ller, la es­po­sa de Clay y la ma­dre de Jax. Su pa­pel le va­lió el Glo­bo de Oro co­mo me­jor ac­triz pro­ta­go­nis­ta de una se­rie dra­má­ti­ca.

A DI­FE­REN­TES RIT­MOS EN FOX CRI­ME

Es­ta fic­ción se pa­só al­gu­nos años, inex­pli­ca­ble­men­te, en los ca­jo­nes de Cua­tro, has­ta que Energy, el ca­nal mas­cu­lino de gru­po Mediaset, de­ci­dió emi­tir­la. Aun­que es cier­to que la se­rie con­tie­ne al­tas do­sis de vio­len­cia y se­xo, ello no le im­pi­de ser ap­ta pa­ra el la­te night de cual­quier ca­nal (re­cor­de­mos que en Cua­tro se ha vis­to True Blood y has­ta se atre­vió a programar Spar­ta­cus en su pri­me ti­me). En Es­pa­ña, Hi­jos de la anar­quía nos lle­gó an­tes de la mano de FOX Cri­me, ca­nal que ha pa­sa­do cua­tro de las cin­co tem­po­ra­das es­tre­na­das en Es­ta­dos Uni­dos y que, a prin­ci­pios de 2013, es­tre­na­rá su quin­ta en­tre­ga.

Al otro la­do del char­co, es­te dra­ma es un pro­duc­to va­lo­ra­do por bue­na par­te del pú­bli­co; sin em­bar­go, no así la crí­ti­ca, sien­do, año tras año, la gran ol­vi­da­da de los pre­mios Emmy, por ejem­plo. Mien­tras que, pa­ra su ca­nal, FX, Hi­jos de la anar­quía es una de sus se­ries es­tre­lla, por lo que tie­ne ase­gu­ra­da la re­no­va­ción. El con­tra­to que se fir­mó con el crea­dor, Sut­ter, fue por tres años, lo que pa­re­ce in­di­car que la se­rie no sólo con­ta­rá con una sex­ta tem­po­ra­da, sino que tam­bién ha­brá, al me­nos, una sép­ti­ma en­tre­ga. Nú­ria Mo­re­ras

Energy

Do­min­go,

24 h

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.