Vio­len­cia, ti­ro­teos y te­le­vi­sión

Los ca­na­les es­ta­dou­ni­den­ses re­ti­ran se­ries de su pro­gra­ma­ción tras la ma­tan­za es­co­lar de New­town. Se re­abre el de­ba­te so­bre la in­fluen­cia de la fic­ción en el pú­bli­co.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

Si al­guien ne­ce­si­ta­ba un ar­gu­men­to pa­ra vin­cu­lar la te­le­vi­sión con el ti­ro­teo vi­vi­do re­cien­te­men­te en New­town (Es­ta­dos Uni­dos), los ca­na­les nor­te­ame­ri­ca­nos se lo aca­ban de dar en ban­de­ja. Días des­pués de que un jo­ven aca­ba­ra a ti­ros con la vi­da de 27 per­so­nas irrum­pien­do en una es­cue­la, los ca­na­les han de­ci­di­do rea­li­zar cam­bios en los con­te­ni­dos de su pro­gra­ma­ción. La pri­me­ra ha si­do la con­ser­va­do­ra FOX, que de­ci­dió pa­rar la emi­sión de la se­rie de ani­ma­ción Pa­dre de fa­mi­lia, que fue sus­ti­tui­da por epi­so­dios re­pe­ti­dos de fic­cio­nes con un tono más in­fan­til. Por lo que pa­re­ce, el con­te­ni­do del epi­so­dio de la se­rie de Seth McFar­la­ne no era apro­pia­do tras el trá­gi­co su­ce­so que ha­bía con­mo­cio­na­do al país. ¿En qué con­sis­tía el epi­so­dio en cues­tión? No lo sa­be­mos, pe­ro, pro­ba­ble­men­te, sea lo de me­nos. Lo im­por­tan­te es que el hu­mor de Pa­dre de fa­mi­lia se ba­sa, a me­nu­do, en la vio­len­cia, y vio­len­cia es lo úl­ti­mo que los ca­na­les es­ta­dou­ni­den­ses quie­ren, aho­ra mis­mo, en sus pa­rri­llas. Con la au­dien­cia es­pe­cial­men­te sen­si­ble, na­die quie­re in­ci­tar una que­ja de las te­mi­das aso­cia­cio­nes de es­pec­ta­do­res, co­mo el Pa­rents Television Coun­cil.

LAS QUE­JAS DE LOS PA­DRES

Es­ta aso­cia­ción pre­sen­tó una que­ja con­tra The Wal­king Dead sólo un día an­tes de la ma­tan­za de New­town. Su ob­je­ti­vo: cam­biar la cla­si­fi­ca­ción de edad de la se­rie de los zom­bis, pa­sán­do­la de ser con­si­de­ra­da pa­ra ma­yo­res de 14 años a ser­lo pa­ra ma­yo­res de 18 años. Un cam­bio que su­po­ne pro­ble­mas pa­ra los es­tu­dios y los ca­na­les en tér­mi­nos pu­bli­ci­ta­rios, pues no son po­cos los anun­cian­tes que no quie­ren for­mar par­te de con­te­ni­dos pa­ra adul­tos y que tie­nen co­mo pre­fe­ren­cia al pú­bli­co fa­mi­liar. De aquí que FOX, cu­yas se­ries de ani­ma­ción pa­ra adul­tos más ra­di­ca­les tie­nen una cla­si­fi­ca­ción de edad si­tua­da en los 14 años, quie­ra evi­tar pro­ble­mas. De he­cho, el Pa­rents Television Coun­cil ha in­ten­ta­do tum­bar Pa­dre de fa­mi­lia des­de su es­treno, lan­zan­do cam­pa­ñas pa­ra pe­dir a FOX que la can­ce­le y si­tuán­do­la en su lis­ta de los peo­res pro­gra­mas pa­ra la fa­mi­lia en los años 2000, 2005 y 2006. Lo mis­mo su­ce­de con Ame­ri­can Dad y The Cle­ve­land Show, que FOX tam­bién ha de­ci­di­do re­ti­rar de la pa­rri­lla has­ta que el mun­do ol­vi­de el asun­to de New­town.

Y no es el úni­co ca­nal que ha to­ma­do me­di­das si­mi­la­res. SyFy no emi­tió el epi­so­dio pre­vis­to de Ha­ven por­que la tra­ma se cen­tra­ba en un ti­ro­teo en un ins­ti­tu­to. La ra­zón es­gri­mi­da, en es­te ca­so, es que fue una de­ci­sión que se to­mó pa­ra no he­rir la sen­si­bi­li­dad de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas del ti­ro­teo de New­town, lo que ten­dría sen­ti­do, si no fue­ra por­que el mis­mo epi­so­dio se emi­ti­rá den­tro de un tiem­po, cuan­do am­bos he­chos no pue­dan aso­ciar­se. Se tra­ta, en­ton­ces, de una for­ma de pro­te­ger­se las es­pal­das. De evi­tar que par­te del tor­be­llino me­diá­ti­co le­van­ta­do al­re­de­dor de la ma­tan­za de­ri­ve en pro­tes­tas con­tra la vio­len­cia que po­de­mos ver en la te­le­vi­sión, a la que, a me­nu­do, se ha cul­pa­do de los com­por­ta­mien­tos de sus es­pec­ta­do­res. Sin em­bar­go, son me­di­das pro­vi­sio­na­les. El úni­co ca­nal que ha de­ci­di­do to­mar una de­ci­sión de­fi­ni­ti­va ha si­do Dis­co­very Chan­nel, que ha can­ce­la­do la se­rie do­cu­men­tal Ame­ri­can Guns tras re­ci­bir, en los úl­ti­mos días, va­rios men­sa­jes de que­ja en su pá­gi­na de Fa­ce­book. El ca­nal ha ex­pli­ca­do que la can­ce­la­ción del es­pa­cio, que se­guía a una fa­mi­lia de­di­ca­da al ne­go­cio de las ar­mas, es­ta­ba pre­vis­ta des­de ha­cía tiem­po. Di­fí­cil de creer, ¿ver­dad? To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.