“MI SUE­ÑO SIEM­PRE HA SI­DO SER CO­MO STE­VE MCQUEEN”

ALLEN LEECH, Tom Bran­son en ‘Down­ton Ab­bey’ (An­te­na 3)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

El pa­sa­do miér­co­les 27 de no­viem­bre, An­te­na 3 es­tre­na­ba la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Down­ton Ab­bey, se­rie de fac­to­ría bri­tá­ni­ca crea­da por el guio­nis­ta Ju­lian Fe­llo­wes, ga­na­dor de un Os­car en 2002 por la his­to­ria Muer­te a me­dia­no­che, de Ro­bert Alt­man, que nos aden­tra en el de­ve­nir de la vi­da de la no­bi­lia­ria fa­mi­lia del con­de Grant­ham. Apro­ve­chan­do su es­tan­cia en Bar­ce­lo­na, don­de par­ti­ci­pa­ba, jun­to a Eli­jah Wood, en el ro­da­je de Grand Piano, el nue­vo film del di­rec­tor ali­can­tino Eu­ge­nio Mi­ra, en­tre­vis­ta­mos a uno de sus pro­ta­go­nis­tas, Allen Leech, ac­tor ir­lan­dés que, en la pe­que­ña pantalla, da vi­da al re­vo­lu­cio­na­rio chó­fer Tom Bran­son. De pe­que­ño fue un León Co­bar­de, ¿ver­dad? Cier­to [se ríe]. Cuan­do te­nía 11 años par­ti­ci­pé en una obra de tea­tro de mi es­cue­la, El ma­go de Oz, don­de, efec­ti­va­men­te, in­ter­pre­té el pa­pel del León Co­bar­de. Cuan­do aca­bó la fun­ción, se me acer­có un hombre pa­ra de­cir­me que lo ha­bía he­cho muy bien. Po­co des­pués me en­te­ré de que la per­so­na con la que ha­bía ha­bla­do era un ac­tor pro­fe­sio­nal. Fue en­ton­ces cuan­do su­pe que que­ría de­di­car­me a es­to. Des­de ese mo­men­to, mi sue­ño siem­pre ha si­do ser co­mo Ste­ve McQueen. Se lo di­je a mis pa­dres y, tras la sor­pre­sa ini­cial, me apun­ta­ron a cla­ses de in­ter­pre­ta­ción. Y no tar­da­ría de­ma­sia­do en de­bu­tar pro­fe­sio­nal­men­te. Mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal fue en el tea­tro, in­ter­pre­tan­do Un tran­vía lla­ma­do de­seo. Fran­ces McDor­mand, la ac­triz pro­ta­go­nis­ta de Far­go, re­pre­sen­ta­ba el pa­pel prin­ci­pal, Blanche Du Bois. Es­tá ca­sa­da con Joel Coen, uno de los her­ma­nos Coen, di­rec­to­res de pe­lí­cu­las co­mo El gran Le­bows­ki o la mis­ma Far­go, y re­cuer­do que vino al es­treno. Evi­den­te­men­te, es­ta­ba he­cho una ma­no­jo de ner­vios, pe­ro, al mis­mo tiem­po, era fas­ci­nan­te. Tan sólo te­nía 15 años y ya iba a ac­tuar jun­to a una de las me­jo­res ac­tri­ces del mun­do, frente a uno de los me­jo­res di­rec­to­res de ci­ne de to­dos los tiem­pos. ¿Su­po en­ton­ces que lo ha­bía con­se­gui­do? De al­gún mo­do sí, aun­que era muy jo­ven y, pa­ra mí, tan sólo era mi pri­mer tra­ba­jo pro­fe­sio­nal. Por otro la­do, el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción es muy ca­pri­cho­so y has de te­ner gol­pes de suer­te. Por ejem­plo, ori­gi­nal­men­te, mi per­so­na­je en Down­ton Ab­bey tan sólo iba a apa­re­cer en tres epi­so­dios, pe­ro, po­co a po­co, fue cre­cien­do has­ta que se con­so­li­dó en el re­par­to ha­bi­tual de la se­rie. Pa­ra un ac­tor, las se­ries de te­le­vi­sión tie­nen ese ele­men­to aza­ro­so: sa­be cuán­do em­pie­za su tra­ba­jo, pe­ro des­co­no­ce el mo­men­to en el que los guio­nis­tas van a pres­cin­dir de él. ¡Sí! [se ríe] Tie­nes que apren­der a con­vi­vir con eso. Cuan­do un ac­tor lle­ga al ro­da­je nun­ca sa­be si va a ser su úl­ti­mo día de tra­ba­jo en la se­rie. Roma, Los Tu­dor, Down­ton Ab­bey… Pa­re­ce ha­ber­se es­pe­cia­li­za­do en las se­ries de épo­ca. ¿Le gus­ta la his­to­ria? Sí, y es co­mo una adic­ción, con­tra más co­sas apren­des del pa­sa­do, más co­sas quieres des­cu­brir. Por ejem­plo, en la se­rie Roma in­ter­pre­ta­ba a Mar­co Vip­sa­nio Agripa, un im­por­tan­te mi­li­tar y po­lí­ti­co. Re­cuer­do que es­ta­ba le­yen­do el guión y no po­día creer que mi pa­pel es­tu­vie­ra ins­pi­ra­do en un per­so­na­je de ver­dad co­mo aquél, que esa bio­gra­fía tan asom­bro­sa fue­ra real. Lo mis­mo con Down­ton Ab­bey, don­de in­ter­pre­to a Tom Bran­son, un chó­fer con una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca muy mar­ca­da: un ir­lan­dés re­pu­bli­cano cla­ra­men­te na­cio­na­lis­ta. Aun­que es un per­so­na­je de fic­ción, pa­ra mí, que soy ir­lan­dés, par­ti­ci­par en la se­rie me ha per­mi­ti­do su­mer­gir­me en la his­to­ria de mi país y des­cu­brir cla­ves del con­flic­to que has­ta aho­ra me eran des­co­no­ci­das. Down­ton Ab­bey pa­re­ce una se­rie car­ga­da de ali­cien­tes pa­ra los ac­to­res: rea­li­za­ción, guión, cos­tu­mi­za­ción... Es ver­dad. Lo prin­ci­pal, lo que más me gus­ta de la se­rie, es el re­par­to. Tra­ba­jar con com­pa­ñe­ros co­mo Mag­gie Smith, Shir­ley Ma­cLai­ne, Eli­za­beth Mc­Go­vern, Hugh Bon­ne­vi­lle…, ac­to­res de un ta­len­to des­co­mu­nal. Siem­pre es ins­pi­ra­dor, ade­más de ha­cer que tu la­bor sea mu­cho más fá­cil. Por otro la­do, es una se­rie tra­ba­ja­da has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle, muy cui­da­do­sa con to­dos los as­pec­tos. Por ejem­plo, re­cuer­do una es­ce­na en la que te­nía que leer una car­ta. Abrí un so­bre y la car­ta no sólo es­ta­ba es­cri­ta a mano, sino en una per­fec­ta ca­li­gra­fía vic­to­ria­na. Pue­den pa­re­cer de­ta­lles in­tras­cen­den­tes, pe­ro son los que di­fe­ren­cian una bue­na se­rie de una se­rie ex­tra­or­di­na­ria. Es­ta se­rie de la no­ble­za bri­tá­ni­ca se ha he­cho tan po­pu­lar que in­clu­so se or­ga­ni­zan ¡ru­tas tu­rís­ti­cas por sus localizaciones! Sí, sé que al­go de eso hay. Creo que han or­ga­ni­za­do un au­to­bús que re­co­rre las di­fe­ren­tes localizaciones de la se­rie. ¡Es una lo­cu­ra! Pe­ro es que si no has es­ta­do nun­ca allí, no te pue­des ha­cer una idea de cuán mag­ní­fi­co es el cas­ti­llo de High­cle­re, prin­ci­pal es­ce­na­rio de Down­ton. Un lu­gar ma­jes­tuo­so. Tam­bién he­mos po­di­do ver­le en el pri­me­ro de los tres ca­pí­tu­los de Black Mirror, una de las se­ries más trans­gre­so­ras de los úl­ti­mos tiem­pos. Fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria. Soy un fan in­con­di­cio­nal del tra­ba­jo de Char­lie Bro­ker, su di­rec­tor. Me fas­ci­na la mi­ra­da que tie­ne so­bre el mun­do y la so­cie­dad en la que vi­vi­mos. Alu­ci­né con su an­te­rior se­rie, Dead Set, así que, cuan­do me pro­pu­sie­ron tra­ba­jar en Black Mirror, no le tu­ve que dar de­ma­sia­das vuel­tas a la ofer­ta. La pri­me­ra vez que leí el guión, que­dé en es­ta­do de shock. De­fi­ni­ti­va­men­te, Black Mirror es una se­rie com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a to­do lo que ha­bía­mos vis­to en te­le­vi­sión. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.