No hay sal­va­ción pa­ra ‘Boss’

Ca­nal+ es­tre­na la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie po­lí­ti­ca pro­ta­go­ni­za­da por Kel­sey Gram­mer

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

La cuen­ta atrás em­pie­za, pa­ra Boss, con el es­treno

de la se­gun­da tem­po­ra­da, el pró­xi­mo mar­tes (21.30 h), en Ca­nal+ 1. Ha lle­ga­do el fi­nal de la se­rie, en to­dos los sen­ti­dos. En pri­mer lu­gar, por­que la se­gun­da es la úl­ti­ma tem­po­ra­da de la fic­ción. A pe­sar de las bue­nas crí­ti­cas que ha te­ni­do la se­rie y del Glo­bo de Oro al me­jor ac­tor de dra­ma que ga­nó Kel­sey Gram­mer por su in­ter­pre­ta­ción, su ca­nal en Es­ta­dos Uni­dos, Starz, ha de­ci­di­do que no la re­no­va­rá. Una de­ci­sión in­com­pren­si­ble, pe­ro in­sal­va­ble. Y, en se­gun­do lu­gar, por­que tam­bién ha em­pe­za­do la cuen­ta atrás pa­ra el pro­ta­go­nis­ta de la se­rie, el al­cal­de Tom Ka­ne, que, en los nue­vos epi­so­dios, des­cu­bri­rá que su en­fer­me­dad avan­za a gran ve­lo­ci­dad y de­be­rá asi­mi­lar que su era co­mo po­lí­ti­co se aca­ba.

OB­SE­SIO­NA­DO CON EL PO­DER

Y, si en la pri­me­ra tem­po­ra­da lo vi­mos lu­char con­tra el fu­tu­ro, en la se­gun­da lo ve­re­mos ren­dir­se. A Tom Ka­ne lo co­no­ci­mos ju­gan­do su­cio, de­ján­do­se lle­var por su ob­se­sión por el po­der, cru­zan­do to­do ti­po de lí­mi­tes mo­ra­les. Lo ha he­cho to­do pa­ra man­te­ner su im­pe­rio co­mo al­cal­de y no es que aho­ra va­ya a cam­biar. Si­gue sien­do un po­lí­ti­co co­rrup­to, prác­ti­ca­men­te un gáns­ter. La di­fe­ren­cia es que aho­ra la vi­da mis­ma lo es­tá ven­cien­do. Ha per­di­do a sus dos ase­so­res, Kitty y Ezra, y se en­cuen­tra so­lo. Por pri­me­ra vez en la vi­da, se plan­tea qué es lo que de­ja­rá de­trás. ¿Cuál va a ser su le­ga­do po­lí­ti­co? De es­te mo­do, su fo­co cam­bia, en la se­gun­da tem­po­ra­da: ya no le im­por­ta man­te­ner­se en el po­der, sino man­te­ner­se en la me­mo­ria de la ciu­dad que go­bier­na.

El pro­yec­to de Len­nox Gar­dens y las nue­vas ter­mi­na­les de O’Ha­re se­rán, a par­tir de aho­ra, el ob­je­ti­vo de un per­so­na­je pa­ra el que, en reali­dad, no hay re­den­ción. Pue­de que Tom Ka­ne in­ten­te cam­biar en el úl­ti­mo mo­men­to, pe­ro no lo ha­rá por los de­más. De nue­vo, lo ha­ce pa­ra sí mis­mo, pa­ra su pro­pio ego. Es un ma­tiz muy im­por­tan­te, en el re­tra­to del per­so­na­je, que Kel­sey Gram­mer lo­gra cap­tar a la per­fec­ción. El ac­tor da, de nue­vo, una cla­se ma­gis­tral de in­ter­pre­ta­ción, en es­ta se­gun­da tem­po­ra­da de Boss, un ejer­ci­cio de de­fun­ción en el que su al­cal­de mues­tra de­bi­li­dad, aga­llas, mie­do y la ne­ce­si­dad de ser sal­va­do de sus pro­pios ac­tos. Tom Ka­ne sa­be que ha lle­ga­do su fi­nal, pe­ro no quie­re aca­bar co­mo el po­lí­ti­co co­rrup­to y malna­ci­do que to­dos sa­be­mos que es. To­ni de la To­rre

Mar­tes, 21.30 h

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.