“DES­DE QUE NA­CIÓ MI HI­JO NO VEO LA TE­LE”

CON EVA HA­CHE, de ‘El club de la co­me­dia’ (La Sex­ta)

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

La se­go­via­na Eva Ha­che lo­gra que los es­pa­ño­les se ol­vi­den de la cri­sis ca­da vez que apa­re­ce en pantalla, los vier­nes por la no­che, al frente de El

club de la co­me­dia (La Sex­ta). Es­ta ac­triz, pre­sen­ta­do­ra, hu­mo­ris­ta y fi­ló­lo­ga de pro­fe­sión vol­ve­rá a pre­sen­tar la ga­la de los Pre­mios Go­ya 2013. Na­die lo­gra mo­ver las ce­jas más rá­pi­do que ella.

Eva Her­nán­dez Vi­lle­gas, Eva Ha­che pa­ra los ami­gos. ¿Cuál es la his­to­ria de su nom­bre ar­tís­ti­co? Allá por 1992, me pre­gun­ta­ron con qué nom­bre que­ría apa­re­cer en los car­te­les de la com­pa­ñía de tea­tro con la que de­bu­té. Te­nía la po­si­bi­li­dad de ele­gir uno de mis dos ape­lli­dos, pe­ro Eva Vi­lle­gas nos pa­re­ció un tan­to ali­te­ra­ti­vo, así que me que­dé con el pri­me­ro: Eva Her­nán­dez. Pa­sa­ron los años y me di cuen­ta de que, cuan­do llevaba mi ma­te­rial a los di­rec­to­res de cas­ting, no me re­cor­da­ban, ni a mí ni a mi nom­bre, y no me lla­ma­ban. Así que pen­sé que escribir en­te­ro Ha­che era una po­si­bi­li­dad. Y fun­cio­nó. So­bre to­do, al de­cir­lo por te­lé­fono cau­sa­ba du­das: “¿Ha­che con ha­che?”, “¿Es­cri­to en­te­ro?”. Te­nía que de­le­trear, ex­pli­car y, por lo me­nos, da­ba con­ver­sa­ción. Eso sí, no creo que fue­ra sólo el cam­bio de nom­bre lo que fun­cio­nó, su­pon­go que el em­pe­ño en de­di­car­me a es­to con fir­me­za ayu­dó mu­cho. ¿Un hu­mo­ris­ta es­pa­ñol que se lle­va­ría a ca­sa sin du­dar? Yo me lle­vo a ca­sa a dia­rio a Es­pa­ña en­te­ra, sus gran­dio­sos có­mi­cos co­mo re­fe­ren­tes, su idio­sin­cra­sia, sus es­tu­pi­de­ces y la com­pra de pro­duc­tos de tem­po­ra­da pa­ra lle­nar el fri­go­rí­fi­co y la ba­rri­ga. De to­dos los per­so­na­jes que han pa­sa­do con sus mo­nó­lo­gos por El club de

la co­me­dia (La Sex­ta), ¿hay al­guno que le sor­pren­die­ra es­pe­cial­men­te? Me en­can­ta ver tra­ba­jar a los mo­no­lo­guis­tas de pro­fe­sión. Los de siem­pre, con los que em­pe­cé, y los nue­vos. Pe­ro es pre­cio­so ver que ac­to­res que nun­ca han usa­do el re­gis­tro se lo cal­zan con co­mo­di­dad, lo dis­fru­tan y lo ha­cen dis­fru­tar. To­dos sa­be­mos quié­nes son. El pro­gra­ma No­che Ha­che (Cua­tro) re­sul­tó ser un éxi­to ab­so­lu­to de pú­bli­co… y ca­si po­lí­ti­co, ya que se pre­sen­tó con su Par­ti­do Ha­che a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. ¿Có­mo sur­gió to­do? Na­ció co­mo una for­ma de pro­mo­cio­nar una tem­po­ra­da del pro­gra­ma que coin­ci­dió con un año elec­to­ral. Sir­vió pa­ra des­cu­brir des­de den­tro có­mo fun­cio­na el apa­ra­to po­lí­ti­co y con­tar­lo. Hu­bie­ra si­do pre­cio­so lle­gar a ha­cer mí­ti­nes y ha­ber te­ni­do la ener­gía su­fi­cien­te co­mo pa­ra lle­gar al fi­nal y con­ver­tir­nos en fuer­za po­lí­ti­ca con re­pre­sen­ta­ción en el con­gre­so. Pe­ro... ni yo de­bo con­ver­tir­me en po­lí­ti­ca sin ser­lo, ni ellos en hu­mo­ris­tas aun­que lo crean ser.

La ver­sión es­pa­ño­la de Sa­tur­day Night

Li­ve (Cua­tro), sin em­bar­go, no tu­vo el éxi­to es­pe­ra­do. ¿Tal vez los es­pa­ño­les pre­fie­ran otro ti­po de hu­mor? No es un ti­po de hu­mor pa­ra to­dos los pú­bli­cos. De­be­ría ha­ber si­do (co­mo el ori­gi­nal) un pro­gra­ma pa­ra la ma­dru­ga­da. Lo que es cier­to es que era un pla­cer adre­na­lí­ni­co ha­cer un di­rec­to tan com­pli­ca­do, con un equi­po nu­me­ro­sí­si­mo y ab­so­lu­ta­men­te pro­fe­sio­nal. Lo más pa­re­ci­do que he he­cho nun­ca a ser es­tre­lla del rock. ¿En qué pro­gra­ma le gus­ta­ría par­ti­ci­par? Y ¿cuál no se pier­de (ca­si) nun­ca? Tien­do a ver se­ries de co­me­dia con per­so­na­jes pa­té­ti­cos. Las ame­ri­ca­nas The Of­fi­ce y Ex­tras me en­can­tan. Me gus­ta­ría in­ter­pre­tar un per­so­na­je de fic­ción de ese ti­po. Es­toy un po­co atra­sa­da, en cues­tión te­le­vi­si­va. Des­de que na­ció mi hi­jo no veo la te­le. De­cía la te­le­vi­sión Grou­cho muy Marx edu­ca­ti­va, que en­con­tra­ba por­que ca­da se iba vez a otro que cuar­to al­guien a leer. la en­cen­día ¿Tie­ne esa él sen­sa­ción Ya di­go que con he la per­di­do te­le­vi­sión el ac­tual? há­bi­to de en­cen­der pe­ro ca­da el uno te­le­vi­sor. de­be ad­mi­nis­trar­se Ha­go otras su co­sas, te­le co­mo quie­ra, que pa­ra eso es­tá, sin ol­vi­dar­se de sa­ber apa­gar­la. Y, en es­te país, en el que nos en­can­ta cri­ti­car, la pro­gra­ma­ción da mu­cha, pe­ro mu­cha con­ver­sa­ción. Y eso es­tá bien. ¿Có­mo lle­ga la lla­ma­da pa­ra pre­sen­tar los Pre­mios Go­ya 2012? ¿Y 2013? En­ri­que Gon­zá­lez Ma­cho, pre­si­den­te de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Ci­ne, te­nía muy cla­ro que yo iba a pre­sen­tar la ga­la de 2012. Tan­to, que no me dio op­ción a de­cir que no. Pen­sé que era un re­ga­lo, en­ve­ne­na­do pe­ro re­ga­lo, y que, des­pués de años ad­mi­ran­do el tra­ba­jo de la Sar­dà en los Go­ya, ha­bía lle­ga­do la ho­ra de in­ten­tar­lo yo. Una vez en la vi­da. Eso creía. Van a ser dos.

El club de la co­me­dia se emi­te los vier­nes, des­pués del te­le­dia­rio. ¿Es una bue­na ma­ne­ra de su­pe­rar con ele­gan­cia la ac­tua­li­dad? Es una ma­ne­ra de es­cu­char­la de otra for­ma. Los mo­no­lo­guis­tas nos ali­men­ta­mos de lu­ga­res co­mu­nes de nues­tro pre­sen­te (po­lí­ti­co, so­cio­ló­gi­co...) y de lo ri­dícu­lo de nues­tra exis­ten­cia. Si sir­ve pa­ra reír­nos de nues­tras des­gra­cias y ol­vi­dar­nos mo­men­tá­nea­men­te del do­lor, bien­ve­ni­do sea. ¿Cual­quier per­so­na­je co­no­ci­do tie­ne ca­bi­da en El club de la co­me­dia? ¿Un po­lí­ti­co po­dría ha­cer un mo­nó­lo­go? Ya di­go que oja­lá se cen­tra­ran en ha­cer bien su tra­ba­jo. Con se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad. Me irri­ta pro­fun­da­men­te que quie­ran des­pis­tar­nos con ese es­pí­ri­tu chi­ri­go­te­ro tan po­co pro­fe­sio­nal al que nos so­me­ten. No quie­ro que me cai­gan bien. Quie­ro que cu­rren. Su pri­me­ra vez con un pre­si­den­te… ¿Có­mo re­cuer­da su en­tre­vis­ta a Za­pa­te­ro en Con ha­che de Eva (La Sex­ta)? El bi­no­mio hu­mor - Za­pa­te­ro a prio­ri se an­to­ja­ba com­pli­ca­do… ¿La re­pe­ti­ría con Ra­joy? Es muy de­li­ca­do ha­cer una en­tre­vis­ta a un pre­si­den­te. Por mi ex­pe­rien­cia en

No­che Ha­che, es fac­ti­ble hablar en pú­bli­co con un po­lí­ti­co acer­ca de su per­so­na, por­que (aun­que a ve­ces no lo pa­rez­can) son hu­ma­nos y tie­nen co­sas cu­rio­sas que con­tar, pe­ro... ¿realmente el pú­bli­co quie­re ver a un Za­pa­te­ro sim­pá­ti­co? Yo creo que no, que quie­re ver a un pre­si­den­te ex­pli­can­do con cer­te­za qué pa­sa y có­mo lo va a so­lu­cio­nar. Y una en­tre­vis­ta re­la­ja­da pa­ra que cuen­te lo cu­rio­so del car­go no es apro­pia­da, al me­nos en los tiem­pos que co­rrían. Y aho­ra tam­po­co.

Mia Men

© GLO­BO­ME­DIA/LA SEX­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.