La ado­les­cen­cia de Ca­rrie

Arran­ca en EE. UU. la pre­cue­la de ‘Se­xo en Nue­va York’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV -

Aun­que la se­rie de te­le­vi­sión ter­mi­nó ha­ce ya nue­ve años, se ha re­for­mu­la­do co­mo una fran­qui­cia cu­ya am­bi­ción no tie­ne fin. A las pe­lí­cu­las de 2008 y 2011, aho­ra se su­ma una nue­va fic­ción que ser­vi­rá co­mo pre­cue­la de la ori­gi­nal. Se tra­ta de The Ca­rrie Dia­ries (‘Los dia­rios de Ca­rrie’), que se es­tre­na el pró­xi­mo lu­nes, en Es­ta­dos Uni­dos, y que nos pre­sen­ta a una Ca­rrie Brads­haw ado­les­cen­te (An­na Sop­hia Robb) que to­da­vía tie­ne que des­cu­brir­lo to­do acer­ca de los chi­cos de su edad.

¿Quién ha­bría di­cho, cuan­do se es­tre­nó Se­xo en Nue­va York en­vuel­ta de con­tro­ver­sia, por atre­ver­se con un te­ma pe­lia­gu­do, pa­ra la te­le­vi­sión, co­mo el se­xo –y, en­ci­ma, tra­ta­do des­de el pun­to de vis­ta fe­me­nino–, que aca­ba­ría con­ver­ti­da en un dó­cil pro­duc­to co­mer­cial? Pro­ba­ble­men­te, na­die. Pe­ro los he­chos están en­ci­ma de la me­sa: la Ca­rrie Brads­haw que em­pe­zó ha­cien­do in­ci­si­vos co­men­ta­rios so­bre las re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res, y reivin­di­can­do el de­re­cho de la mu­jer sol­te­ra a pi­co­tear li­bre­men­te en­tre tan­tas ca­mas co­mo qui­sie­ra, aca­bó pa­san­do ce­re­mo­nio­sa­men­te por el al­tar con su adorado Mr. Big.

BUS­CAN­DO AL PÚ­BLI­CO JO­VEN

Y, en es­te via­je, el que lle­va de los ta­co­nes al­tos a ir ves­ti­da de blan­co, se en­cuen­tra la pro­gre­sión de una fic­ción que per­dió­dió su es­pí­ri­tu trans­gre­sor pa­ra aca­bar ven­ci­dai­da por el con­ven­cio­na­lis­mo. Pue­de que Se­xo en Nue­va York fue­ra, en sus ini­cios, una se­riee­rie que re­vo­lu­cio­nó la ima­gen que te­nía laa mu­jer en la te­le­vi­sión y que con­tri­bu­ye­ra,a, en gran me­di­da, a ha­cer vi­si­ble el de­seo­seo se­xual fe­me­nino, has­ta en­ton­ces ne­ga­do ado por ser re­le­ga­das las mu­je­res a ser un sim­ple­ple ob­je­to de de­seo. Pe­ro tam­bién es cier­tor­to que es di­fí­cil, a día de hoy, pre­sen­tar Se­xo en Nue­va York co­mo una se­rie mo­der­na,na, es­pe­cial­men­te to­do lo que tie­ne que verr con su pro­duc­ción post-HBO. Y es que el ca­nal, el más pres­ti­gio­so, en Es­ta­dos Uni­dos, ha re­nun­cia­do a se­guir ade­lan­te con la fran­qui­cia, que ha da­do el sal­to a The CW, un ca­nal es­pe­cia­li­za­do en el pú­bli­co ado­les­cen­te que pre­ten­de con­ver­tir la his­to­ria de Ca­rrie Brads­haw en un re­la­to que pue­dan ver las ma­dres y las hi­jas. És­te es el gran ob­je­ti­vo de The Ca­rrie Dia­ries. La fic­ción, que es­tá ba­sa­da en la obra ho­mó­ni­ma de Can­da­ce Bush­nell, lle­va a ca­bo una ope­ra­ción al­go inusual: en vez de ma­du­rar jun­to a su au­dien­cia (lo que se­ría ha­cer una se­rie so­bre la vi­da co­mo mu­jer ca­sa­da de Ca­rrie, ya en los 40), op­ta por bus­car a un pú­bli­co más jo­ven. Un pú­bli­co que ape­nas vio la se­rie Se­xo en Nue­va York y que, pro­ba­ble­men­te, nun­ca ha­ya oí­do hablar de los Ma­no­lo Blah­nik o los en­re­dos de Sa­mant­ha. Se tra­ta de una ope­ra­ción que a The CW le fun­cio­nó bien con 90210, con la que unió a dos ge­ne­ra­cio­nes. Lo que es­tá por ver es si a los an­ti­guos se­gui­do­res de Se­xo en Nue­va York les ha­rá gra­cia ver a su se­rie con­ver­ti­da en una Gossip Girl. To­ni de la To­rre

La ac­triz An­na Sop­hia Robb ha­ce de la jo­ven Ca­rrie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.