“HBO ES EL ME­JOR SI­TIO PA­RA TRA­BA­JAR, EN TE­LE­VI­SIÓN”

DA­VID SI­MON, crea­dor de ‘The Wi­re’ y ‘Tre­me’

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

An­tes de de­di­car­se a crear y pro­du­cir se­ries de te­le­vi­sión pa­ra HBO, Da­vid Si­mon fue re­por­te­ro en el pe­rió­di­co Bal­ti­mo­re Sun du­ran­te años. Su pa­so del pe­rio­dis­mo a la es­cri­tu­ra pa­ra te­le­vi­sión nos ha per­mi­ti­do go­zar de se­ries de la ca­li­dad de Ho­mi­ci­dio, The Wi­re o Ge­ne­ra­tion Kill. Tal co­mo lo hi­cie­ra con su re­tra­to de Bal­ti­mo­re en The Wi­re, con Tre­me Si­mon se atre­ve a po­ner un es­pe­jo frente a Nue­va Or­leans, cen­trán­do­se, es­ta vez, en su ri­ca vi­da cul­tu­ral. Aho­ra, en su ter­ce­ra tem­po­ra­da, la se­rie nos mues­tra una ciu­dad ca­da vez más re­cu­pe­ra­da de las de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias del hu­ra­cán Ka­tri­na y dis­pues­ta a se­guir vi­bran­do a rit­mo de mú­si­ca, con­ver­sa­ción y bue­na co­mi­da. Creo que Tre­me es más po­pu­lar in­ter­na­cio­nal­men­te que en Es­ta­dos Uni­dos... Es­ta­mos bas­tan­te so­los, aquí, en Amé­ri­ca, sí. Es­ta­mos en­can­ta­dos con la se­rie y muy or­gu­llo­sos de ella, pe­ro so­mos cons­cien­tes de que tra­fi­ca­mos con una di­vi­sa que no es aque­llo que la te­le­vi­sión ame­ri­ca­na ha­ce me­jor o en ma­yor can­ti­dad. Ha­bla­mos de gen­te co­rrien­te y no he­mos cons­trui­do un me­lo­dra­ma al­re­de­dor de una co­mi­sa­ría de po­li­cía, un hos­pi­tal o un juz­ga­do. La nues­tra es una his­to­ria so­bre cul­tu­ra y so­bre co­mu­ni­dad. Y eso es di­fí­cil de ven­der. Hay mu­cha gen­te a quien no le in­tere­sa la mú­si­ca, y el te­ma prin­ci­pal de la se­rie es la cul­tu­ra. ¿A qué cree que se de­be la me­jor re­cep­ción de la se­rie fue­ra de EE. UU.? Hay mu­chos ame­ri­ca­nos que han ex­pe­ri­men­ta­do Nue­va Or­leans de la for­ma más bá­si­ca. In­ten­to ex­pli­car­les a mu­chos de mis ami­gos que Mar­di Gras es, en reali­dad, una fies­ta pa­ra la fa­mi­lia y la co­mu­ni­dad, y que hay 20 ma­ne­ras di­fe­ren­tes de ce­le­brar­la. Pe­ro no lo en­tien­den y me di­cen: “Una vez fui al Mar­di Gras, vo­mi­té en Bour­bon Street”. Hay al­gu­nas co­sas en la se­rie que tal vez son más exó­ti­cas pa­ra us­te­des que pa­ra el ame­ri­cano me­dio. Una se­rie que se­ría di­fí­cil de ha­cer en una ca­de­na que no fue­se HBO... Nos han da­do mu­cha cuer­da pa­ra col­gar­nos con ella... Pe­ro es cier­to que tam­bién nos han ofre­ci­do mu­cho más de lo que po­dría­mos con­se­guir en cual­quier otra te­le­vi­sión. ¿Qué quie­re de­cir con eso de que se pue­den col­gar con la cuer­da que les han da­do? Ha­bla­mos mu­cho con HBO so­bre lo que era y lo que no era po­si­ble pa­ra la cuar­ta tem­po­ra­da. La pos­tu­ra que tu­ve que to­mar con la gen­te con la que ne­go­cia­ba fue po­ner­me de ro­di­llas con los bra­zos al­re­de­dor de sus pier­nas, su­pli­cán­do­les que nos de­ja­ran ter­mi­nar la his­to­ria. Eso, des­de lue­go, no te ha­ce sen­tir de­ma­sia­do po­de­ro­so. Por otro la­do, es­tá cla­ro que nos han da­do un mon­tón de di­ne­ro pa­ra ex­pli­car al­go com­ple­ta­men­te im­pro­ba­ble. Y, al fi­nal, ha­brá una cuar­ta y úl­ti­ma tem­po­ra­da. ¿Có­mo sur­gió la idea pa­ra una se­rie tan im­pro­ba­ble co­mo és­ta? Eric [Overm­yer, co­crea­dor de Tre­me] y yo pen­sa­mos que nos encantaría ver una se­rie so­bre cul­tu­ra am­bien­ta­da en Nue­va Or­leans. Se nos ocu­rrió la idea a fi­na­les de los 90, cuan­do to­da­vía es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do jun­tos en Ho­mi­ci­dio. Pe­ro no sa­bía­mos có­mo ven­der­la o cuál se­ría el gan­cho. Las co­sas que nos gus­ta­ban de Nue­va Or­leans eran muy di­fí­ci­les de ex­pli­car, no po­día­mos en­trar en una sa­la de reuniones en Los Án­ge­les y de­cir: “Te­ne­mos que ha­cer una se­rie so­bre es­to”. En­con­tra­mos ese ele­men­to des­pués del Ka­tri­na: era aho­ra o nun­ca. Y ¿se plan­tea­ron ha­cer es­ta es­pe­cie de re­tra­to cos­tum­bris­ta de la ciu­dad? Par­te de nues­tro pro­pó­si­to con Tre­me es ex­pli­car una his­to­ria plau­si­ble y creí­ble so­bre Nue­va Or­leans tras el Ka­tri­na. Gran par­te del en­can­to de la se­rie son sus ac­tua­cio­nes mu­si­ca­les, que sue­len in­ter­pre­tar mú­si­cos del lu­gar. Son ac­tua­cio­nes mu­si­ca­les reales, no do­bla­mos na­da, des­pués. Son los mú­si­cos to­can­do en lo­ca­les au­tén­ti­cos, ca­da to­ma es di­fe­ren­te. Si vas a ha­cer al­go así, es me­jor usar a un mú­si­co y en­se­ñar­le a de­cir un par de lí­neas de diá­lo­go, que usar a un ac­tor e in­ten­tar a en­se­ñar­le a to­car rythm and blues, jazz o funk de Nue­va Or­leans. Lo pri­me­ro es po­si­ble, lo se­gun­do no va­le la pe­na in­ten­tar­lo. Nos ha­bla­ba de las di­fi­cul­ta­des que ha te­ni­do pa­ra po­der lle­var la se­rie a su fin, pe­ro HBO si­gue sien­do muy buen si­tio, pa­ra un guio­nis­ta. Pa­ra un guio­nis­ta, es me­jor que el ci­ne, por­que en te­le­vi­sión tie­nen que de­jar­te el man­do pa­ra que con­ti­núe la his­to­ria. Sé, por mi li­mi­ta­da ex­pe­rien­cia en ci­ne, que, en cuan­to les das el guión, te echan del set. Si es que lle­ga a ha­ber set. Una vez en­tre­gué un guión pa­ra una pe­lí­cu­la, lue­go hu­bo otra gen­te que lo re­es­cri­bió y, al fi­nal, me lo de­vol­vie­ron... El guio­nis­ta no es­tá a car­go de na­da, en el ci­ne. HBO es el me­jor si­tio pa­ra tra­ba­jar, en te­le­vi­sión, en mu­chos sen­ti­dos. No es­tás so­me­ti­do a las exi­gen­cias de los anun­cian­tes, co­mo sí pa­sa con la te­le­vi­sión en abier­to. Por otro la­do, si al­guien quie­re escribir un li­bro, lo ha­rá él con su edi­tor. Es bas­tan­te pu­ro. ¿Si­gue vi­vien­do en la ciu­dad de The Wi­re? Vi­vo la mi­tad del año en Nue­va Or­leans y la otra en Bal­ti­mo­re, sí. Y otra mi­tad en avio­nes, cla­ro [ri­sas]. Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.