“LOS AC­TO­RES NO TIE­NEN LA MIS­MA INOCEN­CIA”

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Pau Frei­xas (1973) es un di­rec­tor, guio­nis­ta y pro­duc­tor de ci­ne y te­le­vi­sión ca­ta­lán que de­bu­tó co­mo rea­li­za­dor en 2000, con al­gu­nos epi­so­dios de la sit-com de TV3 Happy Hou­se. Un año más tar­de, es­cri­bió y di­ri­gió su pri­mer lar­go­me­tra­je, Cac­tus. Y fue en un pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co cuan­do el bar­ce­lo­nés coin­ci­dió con Al­bert Es­pi­no­sa, en el film Hé­roes, guio­ni­za­do en­tre am­bos y gra­ba­do en 2009. En el ve­rano de 2010, Frei­xas se em­bar­có en un nue­vo pro­yec­to con Es­pi­no­sa, la exi­to­sa se­rie Pol­se­res ver­me­lles. ¿Có­mo na­ció es­te tán­dem con Al­bert Es­pi­no­sa? Pri­me­ro hi­ci­mos la cin­ta Hé­roes. Tra­ba­jan­do jun­tos nos di­mos cuen­ta de que te­nía­mos uni­ver­sos en co­mún, pues com­par­ti­mos una lec­tu­ra po­si­ti­va de la vi­da, aun­que las tra­mas sue­lan in­cluir tam­bién un tras­fon­do dra­má­ti­co. Asi­mis­mo, am­bos te­ne­mos el mis­mo sen­ti­do del es­pec­tácu­lo, no nos gus­ta el rea­lis­mo pu­ro y du­ro, sino que pre­fe­ri­mos que lo que na­rra­mos to­me una for­ma más me­ta­fó­ri­ca. En es­te sen­ti­do, Al­bert y yo co­nec­ta­mos muy bien, por­que es­cri­be ar­gu­men­tos que a mí me en­ca­jan muy bien pa­ra plas­mar­los. Des­pués, pien­so que he­mos te­ni­do mu­cha co­ne­xión acer­ca de qué que­ría­mos ex­pli­car, en Pol­se­res ver­me­lles. ¿Con­si­de­ra a Es­pi­no­sa un crea­dor muy im­pli­ca­do en el ro­da­je? Apa­re­ce en las gra­ba­cio­nes, lo cual me en­can­ta, por­que apre­cio mu­cho su opi­nión. Pe­ro tie­ne tan­tos fren­tes abier­tos [li­te­ra­tu­ra, tea­tro, in­ter­pre­ta­ción…] que es im­po­si­ble que le de­di­que to­do el tiem­po que que­rría al ro­da­je. Él se cen­tra, so­bre to­do, en la es­cri­tu­ra. En es­ta par­te del pro­ce­so, es enér­gi­co y rá­pi­do. Y tam­bién es en es­ta fa­se en la que se im­pli­ca más. En el res­to, co­mo el pro­ce­so de cas­ting o el ro­da­je, se in­vo­lu­cra de una for­ma más pe­ri­fé­ri­ca. En la pri­me­ra tem­po­ra­da, ¿le re­sul­tó com­pli­ca­do gra­bar con chi­cos sin ape­nas ex­pe­rien­cia de­lan­te de la cá­ma­ra? Eso ya ocu­rrió con Hé­roes, una cin­ta pro­ta­go­ni­za­da por cin­co cha­va­les. Pa­ra crear una bue­na co­mu­nión, los pu­se a con­vi­vir en un ca­sa de co­lo­nias. Así, a la ho­ra de di­ri­gir­los des­pués, to­do fue muy cer­cano, pues se ha­bía crea­do un víncu­lo im­por­tan­te en­tre ellos. Es in­tere­san­te tra­ba­jar de es­te mo­do, por­que lue­go las mi­ra­das que fil­ma­mos son muy reales, de au­tén­ti­ca amis­tad. Y, co­mo la ex­pe­rien­cia fun­cio­nó tan bien, de­ci­di­mos apos­tar por el mis­mo mé­to­do pa­ra Pol­se­res ver­me­lles. Con el aña­di­do de que dos chi­cos de Hé­roes (Àlex Mon­ner y Marc Ba­la­guer) re­pi­tie­ron. Con lo cual ya te­nía­mos un pi­lar, al que su­ma­mos las nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes. Y, dos años más tar­de, ¿al­go ha cam­bia­do? Sí, en la se­gun­da tem­po­ra­da de Pol­se­res ver­me­lles se pier­de un po­co esa ma­gia, por­que los ac­to­res ya no tie­nen la mis­ma inocen­cia. ¿Có­mo se­rán las nue­vas tra­mas de Pol­se­res ver­me­lles? Las nue­vas en­tre­gas se fun­da­men­tan en lo di­fí­cil que re­sul­ta en­ten­der­se a uno mis­mo y com­pren­der a los de­más. Por lo tan­to, a los pro­ta­go­nis­tas les cos­ta­rá más de­fen­der el víncu­lo de la amis­tad. Res­pec­to a ro­dar en un an­ti­guo hos­pi­tal, ¿re­sul­tó un han­di­cap? To­do lo con­tra­rio, sólo le en­cuen­tro vir­tu­des. Con­si­de­ro que ha si­do una maravilla en­con­trar un es­pa­cio así, tan amplio y lu­mi­no­so. Eso, jun­to con la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Joan Sa­ba­té, que es muy po­ten­te, dio lu­gar a unas gra­ba­cio­nes de lo más apa­ci­bles. Por suer­te, ese an­ti­guo cen­tro sa­ni­ta­rio cuen­ta con unos pa­si­llos an­chos y unos am­plios ven­ta­na­les, por los que en­tra mu­cha luz, con lo que he­mos lo­gra­do unas to­mas fan­tás­ti­cas. Si hu­bié­ra­mos ro­da­do en un pla­tó, ima­gino que la se­rie re­sul­ta­ría su­ma­men­te claus­tro­fó­bi­ca. ¿Tan­ta im­por­tan­cia le da al de­co­ra­do? Por su­pues­to. Es­te es­pa­cio ha ayu­da­do mu­cho a lle­nar de luz tra­mas en oca­sio­nes som­brías, so­bre to­do en la se­gun­da tem­po­ra­da, que na­rra his­to­rias más du­ras. De he­cho, el otro día nos vi­si­tó el equi­po que va a ha­cer la adap­ta­ción ita­lia­na de la se­rie y les con­ta­mos lo fun­da­men­tal que re­sul­ta­ba con­tar con un de­co­ra­do si­mi­lar pa­ra el ro­da­je. Tam­bién la mú­si­ca es un ele­men­to im­por­tan­te de la fic­ción. Así es. La ban­da so­no­ra es­tá, nue­va­men­te, com­pues­ta por Ar­nau Ba­ta­ller, aun­que, co­mo novedad, la mú­si­ca se ha gra­ba­do en el Gran Tea­tre del Li­ceu, con la Orquestra Sim­fò­ni­ca. Eso apor­ta mu­cho pres­ti­gio a la se­rie. Co­mo los chi­cos son más adul­tos, los te­mas tam tam­bién son más ma­du­ros y me­lan­có­li­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.