El ve­te­rano Ted Dan­son nos ex­pli­ca su pa­pel en ‘CSI’

TED DAN­SON, pro­ta­go­nis­ta de ‘CSI: Las Ve­gas’

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

Pa­ra Wi­lliam Pe­ter­sen y su Gil Grissom fue­ron nue­ve las tem­po­ra­das pro­ta­go­ni­zan­do CSI: Las Ve­gas. Cuan­do el ac­tor de­ci­dió to­mar­se un res­pi­ro de la pe­que­ña pantalla, Lawrence Fish­bur­ne lo sus­ti­tu­yó du­ran­te las dos tem­po­ra­das si­guien­tes. Des­de el año pa­sa­do, la Uni­dad Noc­tur­na de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de Las Ve­gas cuen­ta con un nue­vo je­fe: Ted Dan­son. Ha­bla­mos con el ex ca­ma­re­ro de Cheers so­bre es­ta tem­po­ra­da nú­me­ro 13 de CSI y de su pa­pel pro­ta­go­nis­ta en la se­rie. ¿Qué lo de­ci­dió a su­mar­se al equi­po de la te­le­vi­si­va CSI? Me gus­ta bus­car el hu­mor, en la vi­da. Los cris­ta­les de mis ga­fas están tin­ta­dos de rosa por­que así es co­mo me gus­ta ver las co­sas. Quie­ro ser fe­liz, quie­ro reír­me. ¿Có­mo me planteo, en­ton­ces, in­ter­pre­tar a un per­so­na­je que tie­ne que li­diar con la muer­te y la tra­ge­dia ca­da día? Hay tres con­sul­to­res, en la se­rie, que tra­ba­ja­ban en uni­da­des CSI. Les pre­gun­té có­mo po­dían se­guir en­con­tran­do la ale­gría en sus vi­das cuan­do te­nían que li­diar con co­sas que la ma­yo­ría ni si­quie­ra que­re­mos sa­ber que exis­ten. Uno me di­jo que, al ver tragedias ca­da día, te das cuen­ta de que la lí­nea fron­te­ri­za en­tre la vi­da y la muer­te es muy de­li­ca­da. No das na­da por sen­ta­do. Bus­cas la fe­li­ci­dad en ca­da se­gun­do de tu vi­da y eso te da un nue­vo mo­ti­vo pa­ra se­guir ade­lan­te. En­ton­ces, ha en­con­tra­do la par­te po­si­ti­va de un per­so­na­je con un tra­ba­jo tan te­ne­bro­so co­mo és­te. Siem­pre he­mos que­ri­do que mi per­so­na­je fue­ra un hombre de fa­mi­lia, que pue­de se­pa­rar el tra­ba­jo de la vi­da pri­va­da. Lle­ga a ca­sa, tie­ne hi­jos, nie­tos y una es­po­sa, y es fe­liz y dis­fru­ta de la vi­da, a pe­sar de de­di­car­se a lo que se de­di­ca. Aun­que, es­ta tem­po­ra­da, em­pe­za­mos a ver que el equi­li­brio se es­tá rom­pien­do y, de re­pen­te, el tra­ba­jo em­pie­za a me­ter­se en la vi­da per­so­nal y se ha­ce más di­fí­cil man­te­ner esa ac­ti­tud zen. Es di­ver­ti­do de in­ter­pre­tar. ¿Se ve du­ran­te mu­chas tem­po­ra­das más en la se­rie? Sí, por­que ha man­te­ni­do la fór­mu­la que la hi­zo exi­to­sa en un prin­ci­pio. Le da­mos al es­pec­ta­dor un mis­te­rio fo­ren­se tan ho­nes­to co­mo po­de­mos, con­si­de­ran­do que te­ne­mos 45 mi­nu­tos pa­ra ex­pli­car una his­to­ria. Abre­via­mos al­gu­nas co­sas, pe­ro in­ten­ta­mos man­te­ner el la­do cien­tí­fi­co lo más real po­si­ble, y se ha he­cho du­ran­te 13 años. Creo que es lo que ha­ce de la se­rie un éxi­to. Es­toy muy con­ten­to, y ca­da día es un nue­vo re­to. Es­toy muy agra­de­ci­do por la se­rie. An­tes de CSI, vi­vió tres años muy di­fe­ren­tes en el set de Bo­red To Death. ¿Có­mo com­pa­ra am­bas ex­pe­rien­cias? Muy po­ca gen­te vio Bo­red To Death y mu­cha gen­te ve CSI, lo cual es muy gra­ti­fi­can­te. CSI es más un re­to de re­sis­ten­cia, pe­ro es uno de mis tra­ba­jos pre­fe­ri­dos. Es du­ro y di­fí­cil, con­lle­va mu­cho es­fuer­zo con­se­guir una ca­li­gra­fía tan es­ti­li­za­da co­mo la de CSI. Es di­fí­cil ha­cer­lo creí­ble y to­da­vía ten­go la sen­sa­ción de que a ve­ces lo logro y a ve­ces no. Ca­da día ten­go in­te­rés por me­jo­rar, no es fá­cil. Evo­co lí­neas de diá­lo­go co­mo: “Ho­la ca­ri­ño, ¿có­mo están los ni­ños?”, me encantaría de­cir al­go así, en lu­gar de al­go cien­tí­fi­co so­bre muer­tos. Pe­ro, por otro la­do, me en­can­ta mi tra­ba­jo. Sí que es cier­to que tal vez la pró­xi­ma co­sa que ha­ga sea pa­ra ca­ble, aun­que no sé si ha­ré otra se­rie, des­pués de és­ta. Se­gu­ra­men­te, no ten­dré que ha­cer na­da más, por­que CSI du­ra­rá pa­ra siem­pre. Cru­ce­mos los de­dos. Tie­ne ex­pe­rien­cia tan­to en co­me­dia co­mo en dra­ma, ¿qué es más di­fí­cil? Aho­ra mis­mo, es­toy a mi­tad de ro­da­je de es­ta tem­po­ra­da de CSI y a ve­ces me sa­le hu­mo de la ca­be­za, por­que ten­go que de­cir pa­la­bras muy di­fí­ci­les, me cues­ta me­mo­ri­zar­las y es­toy un po­co can­sa­do. Pe­ro la co­me­dia sue­le ser más di­fí­cil por­que, nor­mal­men­te, en el diá­lo­go hay una co­sa di­ver­ti­da pe­ro mu­chas otras que no lo son, y es di­fí­cil acer­tar en el tono. Hay un vie­jo chis­te que di­ce que, pa­ra ha­cer un dra­ma, pue­des pre­sen­tar­te bo­rra­cho, de­pri­mi­do y di­vor­cia­do y a la cá­ma­ra le en­can­ta­rá. Y, en reali­dad, son el guio­nis­ta, el di­rec­tor y el edi­tor los que ha­cen el dra­ma de­pen­dien­do de có­mo edi­tan una pie­za. Pe­ro, en una co­me­dia, los ac­to­res tie­nen que re­pre­sen­tar el mo­men­to có­mi­co y, en ese sen­ti­do, se pa­re­ce mu­cho más al tea­tro. Des­pués de tan­tos años en te­le­vi­sión, ¿qué es aque­llo por lo que la gen­te lo re­cuer­da más? Es cu­rio­so, cuan­do voy por un ae­ro­puer­to, por ejem­plo, me en­cuen­tro con un po­co de to­do. La gen­te que tra­ba­ja en tur­nos de no­che y de ca­ra al pú­bli­co sue­le ser fan de Bec­ker. Nor­mal­men­te, los fans de Cheers son al­go ma­yo­res, y los de Bo­red To Death sue­len ser jó­ve­nes. Y con CSI ten­go una au­dien­cia muy di­ver­sa. El año pa­sa­do, y eso me ha­ce fe­liz, por­que yo ya es­ta­ba en el equi­po, era la se­rie más vis­ta en to­do el mun­do, in­creí­ble. Me sor­pren­de la va­rie­dad de gen­te que se acer­ca a de­cir­me al­go. Y us­ted, ¿tie­ne pre­di­lec­ción por al­go en par­ti­cu­lar? Soy un op­ti­mis­ta re­do­ma­do, me en­can­ta ir a tra­ba­jar, me en­can­ta lo que ha­go. Zach Ga­li­fia­na­kis y Ja­son Sch­war­tz­man [ Bo­red To Death] me ha­cían reír ca­da día. Me en­can­ta ver Cheers. Glenn Clo­se [ Da­ños y per­jui­cios] ha­ce que to­do el mun­do a su al­re­de­dor suba el lis­tón. No hay na­da de lo que he he­cho que no me gus­te re­cor­dar y que no me ha­ga sen­tir afor­tu­na­do. Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.