A Ele­na le sa­len col­mi­llos

TNT es­tre­na la cuar­ta tem­po­ra­da de ‘Cró­ni­cas vam­pí­ri­cas’

La Vanguardia - Vivir TV - - BREVES/ ACTUALIDAD -

Si hay al­go que los se­gui­do­res de Cró­ni­cas vam­pí­ri­cas ja­más ha­brían ima­gi­na­do que lle­ga­rían a ver es a Ele­na con­ver­ti­da en vam­pi­ro. En el con­tex­to de una fic­ción fan­tás­ti­ca di­ri­gi­da a un pú­bli­co ado­les­cen­te, la he­roí­na re­pre­sen­ta siem­pre al es­pec­ta­dor y, en con­se­cuen­cia, sue­le ser un su­je­to pa­si­vo, víc­ti­ma de las cir­cuns­tan­cias que la ro­dean. La Ele­na de Cró­ni­cas vam­pí­ri­cas em­pe­zó la se­rie sien­do víc­ti­ma de las cir­cuns­tan­cias. Ja­más qui­so te­ner na­da que ver con los vam­pi­ros, que, en las cla­ves del gé­ne­ro, re­pre­sen­tan lo prohi­bi­do. Epi­so­dio a epi­so­dio, ha te­ni­do que li­diar con dos chu­pa­san­gres, por los que se sien­te atraí­da, co­mo otras he­roí­nas del gé­ne­ro vam­pí­ri­co (véa­se Soo­kie, de True Blood, o Be­lla, de Cre­púscu­lo), y, al mis­mo tiem­po, asus­ta­da.

Es la fuer­za de lo prohi­bi­do, un po­der que es es­pe­cial­men­te po­de­ro­so du­ran­te la ado­les­cen­cia, lo que mar­ca a esos per­so­na­jes y su de­sa­rro­llo en la na­rra­ción. Sin em­bar­go, Cró­ni­cas vam­pí­ri­cas em­pe­zó, du­ran­te la ter­ce­ra tem­po­ra­da, un gi­ro ha­cia un te­rreno más adul­to y más os­cu­ro. Un cam­bio de tono que se con­fir­ma al ini­cio de la cuar­ta tem­po­ra­da, que se es­tre­na el pró­xi­mo jue­ves, en el Ca­nal TNT (22.15 h), y en el que Ele­na se con­vier­te en vam­pi­ro. No hay trans­gre­sión más atre­vi­da, en el gé­ne­ro, que do­tar de col­mi­llos al per­so­na­je que, tra­di­cio­nal­men­te, de­be te­mer­los. Pe­ro así es co­mo arrancan los nue­vos epi­so­dios, en los que ve­re­mos có­mo Ele­na se adap­ta, po­co a po­co, a su nue­va si­tua­ción, ini­cian­do la tran­si­ción me­ta­fó­ri­ca ha­cia el mun­do adul­to. Los her­ma­nos Sal­va­to­re la acom­pa­ña­rán en los pri­me­ros pa­sos en su nue­va vi­da y la ayu­da­rán cuan­do em­pie­ce a sen­tir la ne­ce­si­dad de ali­men­tar­se. Por aho­ra, no ca­za­rá a hu­ma­nos, pe­ro sí la ve­re­mos con­su­mir de for­ma vo­raz la san­gre de va­rios ani­ma­les, que Ste­fan ma­ta­rá por ella. Es el ini­cio de un pro­ce­so que se alar­ga­rá du­ran­te la cuar­ta tem­po­ra­da y que pro­me­te ofre­cer una nue­va ca­ra de la pro­ta­go­nis­ta, aun­que man­te­nien­do los te­mas de siem­pre: Ste­fan se sien­te cul­pa­ble por el cam­bio de rum­bo que to­ma­rá la vi­da de Ele­na, y Da­mon se­gui­rá pos­tu­lán­do­se co­mo una al­ter­na­ti­va ro­mán­ti­ca via­ble. De es­te mo­do, Cró­ni­cas vam­pí­ri­cas se­rá fiel a sí mis­ma y, al mis­mo tiem­po, se qui­ta­rá de en­ci­ma la inocen­cia de sus ini­cios y en­tra­rá en te­rri­to­rios te­ne­bro­sos. To­ni de la To­rre

Los per­so­na­jes de Ste­fan, Ele­na y Da­mon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.