Guía (fá­cil) pa­ra es­co­ger un te­le­vi­sor

Cin­co con­se­jos que le ayu­da­rán a de­ci­dir­se por el me­jor mo­de­lo y a no per­der­se frente a la múl­ti­ple ofer­ta dis­po­ni­ble en el mer­ca­do

La Vanguardia - Vivir TV - - HI- TECH -

Com­prar­se una te­le no es una cues­tión ba­la­dí. Pa­ra el bien de unos y el mal de otros, es, jun­to a la ne­ve­ra, el elec­tro­do­més­ti­co que ins­ta­la­mos pri­me­ro en ca­sa. Así pues, ya sea pa­ra una pri­me­ra com­pra o una re­no­va­ción, le ofre­ce­mos al­gu­nas ideas, tras na­ve­gar por una de­ce­na de blogs y es­cu­char los co­men­ta­rios de los más te­le­vi­si­vos.

1 EL TA­MA­ÑO SÍ IM­POR­TA, Y MÁS SI EL CON­TE­NI­DO ES HD

Par­tien­do de la ba­se de que el ciu­da­dano me­dio no vi­ve en gran­des es­pa­cios ur­ba­nos, cu­yas paredes no son in­mu­nes al so­ni­do del ve­cino, es pro­ba­ble pre­gun­tar­se: ¿pa­ra qué voy a es­co­ger una te­le tan gran­de? Si su te­le y el so­fá con­vi­ven a po­cos me­tros de dis­tan­cia, no es cues­tión de plan­tar en ca­sa un ma­mo­tre­to de más de 50 pul­ga­das, di­ría Pe­ro­gru­llo... Pe­ro, ojo, Pe­ro­gru­llo tam­bién pu­do equi­vo­car­se. La al­ta definición (HD) ha­bi­ta en al­gu­nos ca­na­les de te­le­vi­sión. Si es co­mo la so­le­mos ver, y la te­ne­mos a una dis­tan­cia del so­fá de unos 2,5 - 3 me­tros, se­rá una go­za­da con­tar con un te­le­vi­sor de 46 pul­ga­das. Así, a una dis­tan­cia de 2 me­tros, le co­rres­pon­de­ría una te­le de 42. Pe­ro, en es­te ca­so, tam­bién in­ci­de el uso que va­yan a dar­le a su nue­va te­le. Por­que, pa­ra ver la TDT, el te­le­dia­rio y con­te­ni­dos en Di­vix, pue­de que las 50 pul­ga­das con­vier­tan su te­le­vi­sor en ese te­mi­do ma­mo­tre­to, y que con 32 pul­ga­das ten­gan su­fi­cien­te. Aun­que, si jue­gan a la Play... Cues­tión de es­pa­cio y gus­tos. 2 ¿LED, LCD O PLAS­MA? Lle­ga­mos a una de las pre­gun­tas más re­le­van­tes. ¿Qué es eso de una te­le LED, LCD o plas­ma? Va­ya­mos por par­tes. Las pan­ta­llas de LCD ( Li­quid Crystal Dis­play) no ge­ne­ran su pro­pia luz, sino que de­pen­den de una lám­pa­ra fluo­res­cen­te pos­te­rior, que, en el ca­so de las pan­ta­llas LED, se tra­ta, co­mo bien in­di­ca su nom­bre, de LED. En cam­bio, las pan­ta­llas de plas­ma son au­to­lu­mi­nis­cen­tes, es de­cir, ge­ne­ran su pro­pia luz: están re­lle­nas de un gas que, al con­tac­to con la electricidad, pro­por­cio­na luz. Di­cho es­to, lo más im­por­tan­te. Los te­le­vi­so­res de plas­ma apor­tan una ca­li­dad de ima­gen más na­tu­ral, cer­ca­na al ci­ne, con un gran con­tras­te y sin im­por­tar el án­gu­lo des­de el que lo vean. Pe­ro, co­mo con­tra­par­ti­da, con­su­men una gran can­ti­dad de ener­gía y el bri­llo que ofre­cen tie­ne una du­ra­bi­li­dad li­mi­ta­da. Los equi­pos LCD y LED son más del­ga­dos y li­ge­ros, no in­ci­den tan­to en la fac­tu­ra de la luz, al con­su­mir me­nos ener­gía, y re­sul­tan más eco­nó­mi­cos. Sin em­bar­go, pro­ce­san la ima­gen con fre­cuen­cias muy ba­jas, al­go que in­flu­ye en el can­san­cio de la vis­ta. A par­tir de aquí, los fa­bri­can­tes han tra­ta­do de me­jo­rar sus pres­ta­cio­nes. Y otro da­to más: el LCD ca­sa bien en lu­ga­res con mu­cha luz am­bien­tal, y el plas­ma pa­ra am­bien­tes con luz más tem­pla­da.

3 PIEN­SE BIEN EN SU USO, SI ME­RE­CE LA PE­NA PA­GAR­LO

Se le lla­ma sen­ti­do co­mún, un ar­ma que tam­bién nos sir­ve frente a la com­pra com­pul­si­va de si es lo úl­ti­mo, es lo me­jor. Pe­ro ¿lo es pa­ra us­ted? Uti­li­za­rá una smart TV, o te­le­vi­sión in­te­li­gen­te pa­ra na­ve­gar por in­ter­net? Si eso su­po­ne un sal­to cuan­ti­ta­ti­vo en el pre­cio (y el pre­su­pues­to), es pa­ra pen­sár­se­lo. La smart TV ne­ce­si­ta aún un lar­go re­co­rri­do, al igual que la po­pu­la­ri­za­ción de su uso. De la mis­ma for­ma que los equi­pos 3D. Hay quien conecta el or­de­na­dor o la ta­ble­ta al te­le­vi­sor y ve, así, la te­le­vi­sión a la car­ta, uti­li­za Ap­ple TV, ne­ce­si­ta co­nec­tar por USB un disco du­ro ex­terno o pen­dri­ve, ve pe­lí­cu­las en blu-ray con un lec­tor que tie­ne fun­ción smart o aprovecha las op­cio­nes que le ofre­ce la con­so­la Play Sta­tion o la Xbox. Pien­se bien en los usos que le da­rá, qué tie­ne en ca­sa y cuán tec­no­ló­gi­co es.

4 LA IM­POR­TAN­CIA DE CUÁ­LES SON LAS CO­NE­XIO­NES

Si su te­le­vi­sor es una es­pe­cie de eco­sis­te­ma de ocio, hay que te­ner en cuen­ta las op­cio­nes de co­nec­ti­vi­dad. Por ejem­plo, que pre­sen­te uno o di­ver­sos puer­tos USB pa­ra sus pen­dri­ve, una to­ma de Et­her­net pa­ra co­nec­tar­se a in­ter­net por ca­ble (por­que el Wi-Fi, sí, fa­lla en oca­sio­nes) y un mí­ni­mo de tres en­tra­das pa­ra los ca­bles HDMI. Pro­cu­re que, en es­te úl­ti­mo ca­so, la com­pra de un ca­ble de al­ta definición no le cues­te más de 15 eu­ros. El re­sul­ta­do pue­de ser igual de bueno que el que le dé uno más caro. 5 SU­PERE LA VER­GÜEN­ZA EN LA TIEN­DA: OB­SER­VE, PRE­GUN­TE Y PRUE­BE Los di­bu­jos ani­ma­dos y sus co­lo­res sa­tu­ra­dos lu­cen muy bien en las te­le­vi­sio­nes que nos po­nen de mues­tra. Y esos es­pa­cios ilu­mi­na­dos por fluo­res­cen­tes son ma­ta­do­res, así que es me­jor juz­gar una te­le que se en­cuen­tra en un es­pa­cio os­cu­ro (hay cen­tros co­mer­cia­les que ha­bi­li­tan pa­ra las te­le­vi­sio­nes es­pa­cios con una luz sua­ve, cu­yo dic­ta­men es más de­ter­mi­nan­te). Ob­ser­ve la te­le des­de dis­tin­tos án­gu­los de vi­sión, mi­re có­mo rinde la pantalla con los co­lo­res os­cu­ros y pon­ga a prue­ba al ven­de­dor. Car­men Fer­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.