EL ‘SHA­RE’ SO­CIAL

LAS CA­DE­NAS COM­PI­TEN POR LA AU­DIEN­CIA QUE GE­NE­RAN SUS PRO­GRA­MAS EN TWIT­TER

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

Ca­da vez más es­pa­cios (es el ca­so de ‘Sal­va­dos’) co­lo­can un ‘hash­tag’ (#) en pantalla du­ran­te su emi­sión pa­ra fo­men­tar los ‘tweets’

El perfil ofi­cial @Gan­diaSho­re en la red de los 140 ca­rac­te­res se ani­ma a me­di­da que se acer­ca el fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da del pro­gra­ma. La te­le­vi­sa­da vi­da es­ti­val de ocho jó­ve­nes des­con­tro­la­dos en la cos­ta va­len­cia­na es, sin du­da, car­ne de ca­ñón de los co­men­ta­rios so­cia­les. Y des­de MTV bien que lo sa­ben. “¿Aún no has vo­ta­do a tu [par­ti­ci­pan­te] fa­vo­ri­to?”, in­ter­pe­la­ba, es­ta se­ma­na, un tweet di­fun­di­do por la ca­de­na. El po­lé­mi­co es­pa­cio (una ver­sión le­van­ti­na del do­cu-reality Jer­sey Sho­re, que la pro­pia MTV emi­te des­de 2009 en Es­ta­dos Uni­dos) se ha con­ver­ti­do en un éxi­to de au­dien­cia pa­ra un ca­nal mi­no­ri­ta­rio de la TDT. Su es­treno, en oc­tu­bre, lle­gó al 4,8% de sha­re, se­gún Kan­tar Me­dia.

Pe­ro ma­yor, aún, ha si­do la re­per­cu­sión que ha te­ni­do el pro­gra­ma en las redes so­cia­les. @ Gan­diaSho­re ge­ne­ró en Twit­ter, el mes pa­sa­do, 36.000 co­men­ta­rios de pro­me­dio por emi­sión. Es una cifra su­pe­rior a los 16.760 men­sa­jes cor­tos que es­cri­bie­ron, de me­dia por en­tre­ga, los es­pec­ta­do­res de Hi­jos de pa­pá (Cua­tro), y si­mi­lar a los 37.065 tweets que sur­gie­ron de los epi­so­dios de El bar­co (An­te­na 3). Son da­tos de Tui­te­le, un no­ve­do­so ser­vi­cio, en Es­pa­ña, que ha crea­do la em­pre­sa ca­ta­la­na The Da­ta Re­pu­blic pa­ra me­dir no ya las au­dien­cias tra­di­cio­na­les, sino un con­cep­to que, im­por­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, em­pie­za a in­tere­sar (y mu­cho) a pro­duc­to­ras, ca­de­nas y anun­cian­tes. Es el sha­re so­cial, en­ten­di­do co­mo el ba­re­mo de la re­per­cu­sión que tie­ne un pro­gra­ma, una se­rie o una pe­lí­cu­la en las co­mu­ni­da­des 2.0. “So­bre to­do, en Twit­ter, que con­cen­tra el 95% de los co­men­ta­rios”, in­di­ca Car­los Sán­chez, co­fun­da­dor de Tui­te­le. DEL ANÁ­LI­SIS DEL ‘PRI­ME TI­ME’ AL MO­VI­MIEN­TO ‘#TRÓS­PI­DO’ La eclo­sión del sha­re so­cial tie­ne que ver con el fe­nó­meno de la se­gun­da pantalla, es de­cir, con el he­cho de que ca­da vez re­sul­te más ha­bi­tual que los es­pec­ta­do­res se sien­ten frente al te­le­vi­sor con un smartp­ho­ne o una ta­ble­ta en las ma­nos. ¿Exis­te, aca­so, una me­jor coar­ta­da pa­ra dar rien­da suel­ta a la ci­be­ro­pi­nión? “A fin de me­dir las au­dien­cias 2.0, eva­lua­mos los hash­tags (#) de Twit­ter y otras pa­la­bras cla­ve. Ade­más, un equi­po ana­li­za los pro­gra­mas mien­tras se emi­ten, pa­ra sa­ber, en to­do mo­men­to, có­mo evo­lu­cio­nan”, de­ta­lla Sán­chez. Tui­te­le –que ha es­tre­na­do una app gra­tui­ta des­de la que se pue­de con­sul­tar el sha­re so­cial del pri­me ti­me en tiem­po real– com­ple­ta el es­tu­dio cuan­ti­ta­ti­vo con aná­li­sis cua­li­ta­ti­vos re­la­cio­na­dos, por ejem­plo, con el ti­po de sen­ti­mien­to (a fa­vor o en con­tra) que ge­ne­ran los con­te­ni­dos. “Pa­ra las ca­de­nas y las pro­duc­to­ras, sa­ber qué par­tes de un pro­gra­ma sus­ci­tan más co­men­ta­rios es una in­for­ma­ción muy va­lio­sa”, aña­de el res­pon­sa­ble de Tui­te­le. “De ahí que mu­chos es­pa­cios co­lo­quen ya un hash­tag en pantalla con tal de fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción so­cial”, in­di­ca. Es el ca­so, por ejem­plo, de Sal­va­dos (La Sex­ta) y, en oca­sio­nes, has­ta de La no­che en 24 ho­ras, el in­for­ma­ti­vo del Ca­nal 24 Ho­ras de TVE.

Otra mues­tra de la cre­cien­te re­le­van­cia que to­ma el nue­vo sha­re es el acuer­do al que lle­gó Niel­sen (una fir­ma es­pe­cia­li­za­da en me­dir las au­dien­cias en Es­ta­dos Uni­dos), el mes pa­sa­do, con Twit­ter. La alian­za da­rá lu­gar a un sis­te­ma, bau­ti­za­do co­mo Niel­sen Twit­ter Ra­ting TV, que per­mi­ti­rá ob­te­ner un de­ta­lla­do ba­re­mo de las re­fle­xio­nes te­le­vi­si­vas que di­fun­den los es­pec­ta­do­res en la se­gun­da pantalla. “Las cifras del sha­re so­cial son in­clu­so más fia­bles que las que otor­ga un au­dí­me­tro”, ase­gu­ra Mau­ro Fuen­tes, di­rec­tor de So­cial@Ogilvy. “¿Quién di­ce que, tras es­te apa­ra­to, no hay al­guien que se ha ido al ba­ño y no pres­ta aten­ción a la te­le? En cam­bio, de­trás del sha­re so­cial siem­pre exis­te un es­pec­ta­dor ac­ti­vo, im­pli­ca­do. Tal vez, las au­dien­cias en Twit­ter no pue­dan ser un fac­tor úni­co de me­di­ción, pe­ro sir­ven pa­ra con­fir­mar qué con­te­ni­dos in­tere­san y cuá­les no”, aña­de.

Sea co­mo sea, la in­fluen­cia de las co­mu­ni­da­des 2.0 que­da ya fue­ra de to­da du­da. Tan­to es así que de Twit­ter han sur­gi­do au­tén­ti­cos fe­nó­me­nos, co­mo el mo­vi­mien­to #trós­pi­do, un cu­rio­so tér­mino na­ci­do en la red so­cial que mi­les de twi­te­ros uti­li­za­ron pa­ra co­men­tar la pri­me­ra tem­po­ra­da de ¿Quién quie­re ca­sar­se con mi hi­jo?. Las #ma­dres­trós­pi­das, los #lu­nes­trós­pi­dos y, por su­pues­to, los #hi­jos­trós­pi­dos con­vir­tie­ron en va­rias oca­sio­nes al pro­gra­ma de Cua­tro en tren­ding to­pic, no sólo es­pa­ñol, sino mun­dial.

“Los re­yes del sha­re so­cial son An­te­na 3 y Te­le­cin­co. Es­ta ca­de­na ha ob­te­ni­do un gran éxi­to, en es­te sen­ti­do, con La voz. Pe­ro tam­bién los ca­na­les pe­que­ños, co­mo Neox, dan mu­cho va­lor a la au­dien­cia 2.0, por­que, si lo­gran que sea al­ta, tie­nen una bue­na tar­je­ta de pre­sen­ta­ción an­te los anun­cian­tes”, ex­pli­ca Sán­chez, de Tui­te­le. “En MTV, por ejem­plo, sa­ben muy bien có­mo ge­ne­rar ex­pec­ta­ción en Twit­ter. Sin ir más le­jos, son los mis­mos par­ti­ci­pan­tes de Gandía Sho­re quie­nes es­cri­ben tweets an­tes, mien­tras y des­pués del pro­gra­ma”, aña­de. No es un ca­so ais­la­do. En Es­ta­dos Uni­dos, re­sul­ta ha­bi­tual que ac­to­res de se­ries co­mo Brea­king Bad o Down­town Ab­bey es­tén ac­ti­vos en la co­mu­ni­dad de los 140 ca­rac­te­res du­ran­te la emi­sión de ca­da epi­so­dio.

En cual­quier ca­so, los es­pec­ta­do­res que usan una se­gun­da pantalla re­pre­sen­tan, tan sólo, a una par­te de la au­dien­cia. “Es un pú­bli­co jo­ven, aun­que tam­bién hay usua­rios muy ac­ti­vos en Twit­ter de en­tre 35 y 50 años”, in­di­ca Fuen­tes, de So­cial@Ogilvy. To­dos han en­con­tra­do, en los co­men­ta­rios 2.0, una ra­zón más pa­ra ver la te­le en di­rec­to, en una épo­ca en la que la mo­da es­tá en los ví­deos a la car­ta. Emi­li Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.