El man­do a dis­tan­cia es más in­te­li­gen­te

La di­ver­si­dad de fun­cio­nes de los te­le­vi­so­res ac­tua­les y la apa­ri­ción de apli­ca­cio­nes que to­man el con­trol ha­ce que los man­dos a dis­tan­cia se ac­tua­li­cen me­dian­te nue­vas for­mas y pro­pie­da­des.

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

• ¿CUAL­QUIER TIEM­PO PA­SA­DO FUE ME­JOR? Aun­que ha si­do du­ran­te los úl­ti­mos años y, en es­pe­cial, des­de la apa­ri­ción de las smart TV, cuan­do los man­dos a dis­tan­cia han em­pe­za­do a so­fis­ti­car­se y a in­cluir nue­vas fun­cio­na­li­da­des, la his­to­ria de es­te ac­ce­so­rio vie­ne de le­jos. Tan­to co­mo de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, el mo­men­to en que el in­ge­nie­ro es­ta­dou­ni­den­se Eu­ge­ne Po­lley (que, por cier­to, fa­lle­ció en 2012) con­ci­bió el Flash-Matic, una suer­te de ru­di­men­ta­ria linterna eléc­tri­ca que ser­vía pa­ra cam­biar de ca­nal. Co­rría el año 1955. Con el Flash-Matic, la au­dien­cia pa­só a ser me­nos cau­ti­va de los con­te­ni­dos.

• MÁS QUE PA­LA­BRAS. Ya en pleno si­glo XXI, el con­cep­to de man­do a dis­tan­cia ha evo­lu­cio­na­do tan­to que los úl­ti­mos mo­de­los in­cor­po­ran la (¡inima­gi­na­ble, ha­ce sólo unos años!) fun­ción de con­tro­lar el te­le­vi­sor por me­dio de la voz. El Si­ri de Ap­ple pa­ra iP­ho­ne ha crea­do ten­den­cia, y pa­re­ce que ca­da vez más fa­bri­can­tes se de­can­tan por que bas­te pro­nun­ciar unas pa­la­bras pa­ra cam­biar de ca­de­na. En la úl­ti­ma fe­ria CES de Las Ve­gas, por ejem­plo, LG pre­sen­tó una nue­va ver­sión de su man­do Ma­gic Con­trol, que ha me­jo­ra­do el re­co­no­ci­mien­to de voz y aho­ra evi­ta que el es­pec­ta­dor de­ba ha­cer una pau­sa vo­cal en­tre la or­den que ha da­do y el ví­deo a la car­ta que desea ver.

• SÓLO CON UN GES­TO. La ver­sión ac­tua­li­za­da del pro­pio Ma­gic Con­trol tam­bién per­mi­te que el usua­rio ac­ce­da a su ca­de­na fa­vo­ri­ta con sólo di­bu­jar, en el ai­re, el nú­me­ro del ca­nal. En es­te sen­ti­do, el éxi­to que ha ob­te­ni­do el dis­po­si­ti­vo Ki­nect de la Xbox 360 (sí, el mis­mo con el que los ju­ga­do­res se le­van­tan del so­fá pa­ra rea­li­zar to­da cla­se de ex­tra­ños mo­vi­mien­tos frente a la pantalla) tam­bién ha in­flui­do en la con­cep­ción de los nue­vos man­dos a dis­tan­cia. El con­trol de la te­le por me­dio de los ges­tos es pre­sen­te y, so­bre to­do, fu­tu­ro. La pro­pia Mi­cro­soft (res­pon­sa­ble de la pa­ter­ni­dad de Ki­nect) pre­sen­tó, en no­viem­bre, un pro­yec­to desa­rro­lla­do jun­to a la Uni­ver­si­dad de New­castle (Reino Uni­do) ba­sa­do en un sen­sor que se co­lo­ca en la mu­ñe­ca, co­mo si de un re­loj de pul­se­ra se tra­ta­se, y que ha­ce po­si­ble to­mar el do­mi­nio de cual­quier dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co de ca­sa. Des­de el te­lé­fono mó­vil has­ta el pro­pio te­le­vi­sor. To­do con el sim­ple mo­vi­mien­to de la mano.

• QWERTY. Al­gu­nas mar­cas han con­si­de­ra­do que si des­de la te­le po­de­mos na­ve­gar por in­ter­net, de mo­do que he­mos de escribir di­rec­cio­nes web en la pantalla, qué me­jor op­ción que la de te­ner un man­do a dis­tan­cia que, en cier­ta ma­ne­ra, emu­le al or­de­na­dor. De ahí que no sea ex­tra­ño que el ac­ce­so­rio prin­ci­pal de una ca­ja que desea ser de to­do me­nos ton­ta in­cor­po­re te­cla­dos fí­si­cos QWERTY com­ple­tos. Es el ca­so del man­do pa­ra las se­ries 7 y 8 de las smart TV de Phi­lips, que, re­ver­si­ble e in­te­li­gen­te, re­co­no­ce qué par­te desea usar el es­pec­ta­dor (si la zo­na de los bo­to­nes con­ven­cio­na­les o la del su­so­di­cho te­cla­do).

• UNA SE­GUN­DA PANTALLA. El rol pa­si­vo de es­ta he­rra­mien­ta ca­tó­di­ca tam­bién ha que­da­do atrás en pro­pues­tas co­mo la que, ha­ce ya al­gún tiem­po, pre­sen­tó Sam­sung en la se­rie 9000 (de al­ta ga­ma). El mo­de­lo in­cluía una se­gun­da pantalla en el man­do, de tal for­ma que el usua­rio que aban­do­na­ba por un ins­tan­te el sa­lón pa­ra ir al ba­ño o la co­ci­na po­día se­guir con su pro­gra­ma fa­vo­ri­to. Aun­que, es­ta vez, eso sí, apo­ya­do en la pal­ma de la mano.

• LA RE­VO­LU­CIÓN ‘APP’. Con to­do, si hay una al­ter­na­ti­va tec­no­ló­gi­ca que pue­da ju­bi­lar al ca­si ya se­xa­ge­na­rio con­cep­to de man­do a dis­tan­cia (al me­nos, tal co­mo en­ten­de­mos di­cho ac­ce­so­rio aho­ra) son las apli­ca­cio­nes. La in­men­sa ma­yo­ría de mar­cas ya han desa­rro­lla­do apps (es el ca­so de Me­dia Re­mo­te For iP­ho­ne, de Sony Cor­po­ra­tion, o de Vie­ra Re­mo­te, de Pa­na­so­nic) que con­vier­ten los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les en con­tro­la­do­res te­le­vi­si­vos. ¿Qué ra­zón hay pa­ra bus­car el man­do si aque­llo que ca­da vez más es­pec­ta­do­res tie­nen en las ma­nos al mis­mo tiem­po que ven la te­le es un smartp­ho­ne o una ta­ble­ta? Emi­li Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.