Y aho­ra, los famosos en re­mo­jo

El pró­xi­mo re­to de las ce­le­bri­da­des es de­jar­se pa­sar por agua en ‘Splash’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Ser fa­mo­so en la te­le­vi­sión es una pro­fe­sión ca­da vez más com­pli­ca­da. An­tes bas­ta­ba con sen­tar­se en un pla­tó y con­ver­sar con el presentador de turno. De­jar que in­da­ga­sen en su in­ti­mi­dad y lue­go pa­sar por ca­ja. Pe­ro con­ver­tir la vi­da pri­va­da en pú­bli­ca ya no bas­ta pa­ra ga­ran­ti­zar unos mi­nu­tos en pri­me ti­me. Famosos que cuen­tan sus his­to­rias ya hay mu­chos. La te­le­vi­sión pa­re­ce ha­ber en­tra­do en un nue­vo es­ta­dio, en el que exi­ge que las ce­le­bri­da­des se ex­pon­gan a ha­cer el ri­dícu­lo to­do lo po­si­ble, mos­tran­do ha­bi­li­da­des iné­di­tas. Se les pi­de de to­do: que can­ten, bai­len e imi­ten, que apren­dan a con­du­cir, en Famosos al vo­lan­te, que se con­vier­tan en as­pi­ran­tes a Ro­bin­son Cru­soe, en Su­per­vi­vien­tes... Y, aho­ra, que se­pan lan­zar­se a una pis­ci­na. És­te es el nue­vo for­ma­to que han com­pra­do al mis­mo tiem­po An­te­na 3 y Te­le­cin­co pa­ra es­tre­nar es­te ve­rano.

LA MIS­MA IDEA EN DOS CA­DE­NAS

La pri­me­ra se ha he­cho con los de­re­chos de Ce­le­brity Splash –que po­dría te­ner al pro­lí­fi­co Ar­tu­ro Valls co­mo presentador– y la se­gun­da con los de Stars In Dan­ger: The High Di­ve. En am­bos ca­sos, se tra­ta de la mis­ma idea: los famosos par­ti­ci­pan­tes de­ben su­bir­se a un tram­po­lín, dar un sal­to más o me­nos grá­cil y ate­rri­zar en el fon­do de la pis­ci­na. Se su­po­ne que con­ta­rán con un en­tre­na­dor y que el ni­vel de los sal­tos se com­pli­ca­rá a me­di­da que el pro­gra­ma avan­ce, aun­que, en reali­dad, la com­pe­ti­ción es lo de me­nos, pues el gan­cho de am­bos pro­gra­mas es ver a los famosos en ba­ña­dor y, ade­más, que­dan­do en ri­dícu­lo cuan­do caen en la pis­ci­na de la ma­ne­ra más pa­to­sa. El plan­cha­zo es la cla­ve del éxi­to del for­ma­to, que ahon­da en el con­cep­to, ca­da vez más en bo­ga, del fa­mo­so - bu­fón, que de­be ser hu­mi­lla­do pa­ra di­ver­tir a los es­pec­ta­do­res que mi­ran el pro­gra­ma des­de la co­mo­di­dad que les pro­por­cio­na el so­fá de su ca­sa.

És­ta es una ten­den­cia que afec­ta, en me­nor o ma­yor gra­do, a to­do ti­po de ce­le­bri­da­des, y que se ha ex­ten­di­do es­pe­cial­men­te en los con­cur­sos, don­de los ve­mos in­ten- tan­do no ha­cer el ri­dícu­lo en los pla­tós de La par­ti­da, Pa­sa­pa­la­bra o ¡Aho­ra cai­go!, y, de vez en cuan­do, dan­do pa­ti­na­zos his­tó­ri­cos, co­mo el de Re­me­dios Cer­van­tes en Atra­pa un mi­llón. In­clu­so los per­so­na­jes co­no­ci­dos que ha­bi­tual­men­te no for­man par­te del mun­do te­le­vi­si­vo se en­cuen­tran con una reali­dad di­fe­ren­te, cuan­do acu­den a un pro­gra­ma a pre­sen­tar su li­bro, su pe­lí­cu­la o su disco de turno. Así, no son po­cos los que se han que­da­do de pie­dra sien­do el fo­co de los ex­pe­ri­men­tos de Flipy, en El hor­mi­gue­ro, es­pe­cial­men­te in­vi­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, co­mo la ac­triz Char­li­ze The­ron, que aguan­tan co­mo pue­den el cha­pa­rrón por­que están obli­ga­dos a asis­tir a to­do ti­po de ac­tos de pro­mo­ción. To­ni de la To­rre

Imá­ge­nes del pro­gra­ma en otros paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.