Si ‘Homeland’ fue­ra un disco...

Una agen­cia de pu­bli­ci­dad di­se­ña 12 por­ta­das de la se­rie ins­pi­ra­das en el jazz

La Vanguardia - Vivir TV - - ZONAFAN -

Ca­rrie, al vo­lan­te, se di­ri­ge a una reunión en el cuar­tel de la CIA. Pul­sa un par de bo­to­nes y, en el co­che, em­pie­za a so­nar Straight, No Cha­ser, de The­lo­nius Monk. Cu­rio­sa­men­te, el pia­nis­ta y compositor es­ta­dou­ni­den­se tam­bién fue hos­pi­ta­li­za­do en va­rios mo­men­tos, du­ran­te su ca­rre­ra, de­bi­do a una en­fer­me­dad men­tal des­co­no­ci­da. Se di­ce que po­dría ha­ber si­do es­qui­zo­fré­ni­co, o bi­po­lar, co­mo Ca­rrie. La mú­si­ca de The­lo­nious Monk sue­na en di­ver­sas oca­sio­nes, en los epi­so­dios de Homeland, y se uti­li­za pa­ra mar­car el ca­rác­ter caó­ti­co de su pro­ta­go­nis­ta, en opo­si­ción a la per­so­na­li­dad cal­ma­da de Saul, que pre­fie­re es­cu­char a Du­ke Elling­ton. En un pun­to me­dio se en­cuen­tra la voz de Louis Arms­trong, pro­ta­go­nis­ta del ope­ning de la se­rie.

Mi­les Da­vis es otro de los pro­ta­go­nis­tas mu­si­ca­les de Homeland. Es el más es­cu­cha­do, en el trans­cur­so de la se­rie, con te­mas co­mo My Funny Va­len­ti­ne, Tu­ne Up o Ai­re­gin. Pe­ro la fic­ción in­clu­ye, tam­bién, otros nom­bres me­nos co­no­ci­dos, co­mo To­masz Stán­ko Quar­tet y su Tris­ta. La pre­sen­cia de es­te es­ti­lo de mú­si­ca en la se­rie tam­bién ayu­da a crear un tono pa­ra la fic­ción. Es la re­la­ción en­tre jazz y Homeland la que ha ins­pi­ra­do a la agen­cia de pu­bli­ci­dad Mat­tson Crea­ti­ve pa­ra di­se­ñar por­ta­das pa­ra la se­rie co­mo si fue­ran an­ti­guos dis­cos de vi­ni­lo. Con los nom­bres de los ac­to­res y al­gu­nas frases de la fic­ción, pe­ro adop­tan­do el es­ti­lo vi­sual de las obras maes­tras del jazz, el re­sul­ta­do es un so­fis­ti­ca­do ho­me­na­je a la re­la­ción que man­tie­ne Ca­rrie Mat­hi­son con la mú­si­ca. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.