Y al fi­nal la se­rie ha ter­mi­na­do... mal

Tras la advertencia del crea­dor de ‘Brea­king Bad’ de que la fic­ción pue­de te­ner un fi­nal que no gus­te a to­do el mun­do, re­cor­de­mos los peo­res desen­la­ces de la his­to­ria.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

El re­fra­ne­ro es sa­bio y nos ad­vier­te que más va­le pre­ve­nir que cu­rar. Cuan­do aún fal­ta más de me­dio año pa­ra que se es­tre­nen los ocho ca­pí­tu­los res­tan­tes de la quin­ta y úl­ti­ma tem­po­ra­da de Brea­king Bad, una de las se­ries más bri­llan­tes que han con­fi­gu­ra­do la pa­rri­lla du­ran­te las úl­ti­mas cam­pa­ñas, su crea­dor, Vin­cent Gi­llian, se ha to­ma­do el ibu­pro­feno an­tes de que le em­pie­ce a do­ler la ca­be­za y ha avan­za­do que se­rá “un fi­nal con­clu­yen­te que no gus­ta­rá a to­do el mun­do”. Va­ya, que si tras ver el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo te in­va­de una sen­sa­ción de des­alien­to no di­gas que no te lo ha­bía ad­ver­ti­do. “Lle­var un show así ha­cia el fi­nal es un es­ta­do cons­tan­te de te­rror. Es co­mo una par­ti­da de ajedrez”, se jus­ti­fi­ca un Gi­llian que, sin em­bar­go, aca­ba aña­dien­do que “va a ha­ber dis­cre­pan­cias lo mi­res por don­de lo mi­res, pe­ro no que­re­mos que un 10% di­ga que es bueno y un 90% di­ga que da as­co. Que­re­mos que sea al re­vés”. Sólo el tiem­po y el equi­po de guio­nis­tas le da­rán o le qui­ta­rán la ra­zón.

El de las se­ries pue­de ser un uni­ver­so cruel. Un mun­do en el que pue­des rea­li­zar un tra­ba­jo su­bli­me du­ran­te ca­pí­tu­los y tem­po­ra­das, pa­ra echar­lo to­do a per­der con un desen­la­ce po­co ins­pi­ra­do, cuan­do no pau­pé­rri­mo. La his­to­ria te­le­vi­si­va es­tá re­ple­ta de ejem­plos, en­tre los que des­ta­ca Per­di­dos, sin du­da al­gu­na, una de las me­jo­res se­ries de to­dos los tiem­pos. Un avión de pa­sa­je­ros se desploma en una is­la mis­te­rio­sa. Du­ran­te seis años, los su­per­vi­vien­tes tie­nen que su­frir los ata­ques de Los Otros, la ini­cia­ti­va Dhar­ma, osos po­la­res en un cli­ma tró­pi­co, hu­mo ne­gro… Y, al fi­nal, ¿to­do re­sul­ta ser el sue­ño de un pe­rro? No, de­fi­ni­ti­va­men­te, un tra­ba­jo de es­ta re­le­van­cia no pue­de aca­bar así. “Con to­da ho­nes­ti­dad, sa­bía­mos cuál se­ría el fi­nal del vue­lo 805 tan bien co­mo po­día­mos sa­ber­lo cuan­do em­pe­zó”, afir­ma­ba J.J. Abrams, crea­dor de la se­rie, po­cos me­ses des­pués de la emi­sión de The End, el tí­tu­lo con el que se nom­bró a los dos úl­ti­mos epi­so­dios de la pro­duc­ción. “Una de las gran­des ven­ta­jas de la te­le­vi­sión es que, a me­di­da que una se­rie evo­lu­cio­na, no pue­des an­ti­ci­par lo que un ac­tor te apor­ta­rá o las ideas que sur­gi­rán. El tra­ba­jo, en una fic­ción, es un diá­lo­go en­tre los guio­nis­tas y los ac­to­res que dan vi­da a ese mi­cro­cos­mos. Por eso, aun­que sa­bía­mos el desen­la­ce, lle­ga­do ese mo­men­to no pue­do de­cir que fue­ra cien por cien lo que pen­sa­mos en un prin­ci­pio”. Mu­cho más con­ci­so en sus de­cla­ra­cio­nes fue Matt­hew Fox, el ac­tor que dio vi­da a Jack She­pard, quien no du­dó en de­cla­rar que “el de Per­di­dos es un fi­nal lleno de sa­tis­fac­ción, ca­tar­sis, re­den­ción y be­lle­za”.

EL IN­TRI­GAN­TE FI­NAL ABIER­TO DE ‘LOS SO­PRANO’ Otro fi­nal que ge­ne­ró to­do ti­po de crí­ti­cas y de­ba­tes apa­sio­na­dos en­tre los se­gui­do­res fue el de Los So­prano. Obra maes­tra del gé­ne­ro, a la al­tu­ra de pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas co­mo Uno de los nues­tros o Ca­sino (por aho­ra, las dos pri­me­ras en­tre­gas de la sa­ga de El pa­drino si­guen sien­do inal­can­za­bles), du­ran­te seis tem­po­ra­das, HBO nos aden­tró en los queha­ce­res de Tony So­prano, ca­po de la ma­fia en Nue­va Jer­sey. Obli­ga­cio­nes cri­mi­na­les que crea­ban al per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Ja­mes Gandolfini unos di­le­mas exis­ten­cia­les pro­pios de la más brillante tra­ma sha­kes­pea­ria­na. Los So­prano fue un tra­ba­jo ex­cel­so de prin­ci­pio a ca­si su fin, una úl­ti­ma es­ce­na que nos pre­sen­ta a Tony So­prano ce­nan­do con su fa­mi­lia, jus­to cuan­do en­tra en cua­dro una som­bra sos­pe­cho­sa. Au­men­ta la ten­sión. To­do el mun­do es­pe­ra la más fa­tí­di­ca de las con­clu­sio­nes, pe­ro, de re­pen­te, el es­pec­ta­dor se en­cuen­tra con un fun­di­do a ne­gro de diez se­gun­dos y… tí­tu­los de cré­di­to. El es­ta­dio se lle­na de pa­ñue­los blan­cos y el res­pe­ta­ble chi­lla “¡Fue­ra, fue­ra!”. El pro­pio Gandolfini ad­mi­tió que “cuan­do vi el fi­nal por pri­me­ra vez, di­je: ‘¿Qué ca­ra­jo es es­to? ¿Se ha aca­ba­do así? ¿Des­pués de to­do lo que he pa­sa­do, to­do eso de la muer­te, y se aca­ba así?’”. Sin em­bar­go, el ac­tor que en­car­nó al hombre del que nun­ca des­cu­bri­re­mos su des­tino se aca­bó des­di­cien­do al re­ve­lar: “Des­pués me fui a dor­mir y cuan­do des­per­té me pa­re­ció que era el fi­nal per­fec­to”.

No se es­ca­pan de apa­re­cer en la lis­ta de re­so­lu­cio­nes frus­tran­tes tí­tu­los co­mo Alias, Nip Tuck, Pri­son Break, Daw­son cre­ce o Di­no­sau­rios, que, pa­ra mu­chos crí­ti­cos, re­lu­ce co­mo la se­rie con el peor desen­la­ce ima­gi­na­ble. Y es que ¿có­mo una pro­duc­ción in­fan­til pue­de des­pe­dir­se ma­tan­do a to­dos los per­so­na­jes? En el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, Earl, uno de los rep­ti­les pro­ta­go­nis­tas, ge­ne­ra, sin que­rer, un en­fria­mien­to glo­bal que pro­vo­ca la des­apa­ri­ción de ca­si to­do ti­po de vi­da so­bre la faz de la Tie­rra. Sí, es cier­to, una ge­ne­ra­ción en­te­ra apren­dió que no se de­be con­ta­mi­nar el me­dio, pe­ro, trau­ma­ti­za­da, aho­ra de­be ir al psi­có­lo­go. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.