CO­ME­DIAS DI­FE­REN­TES

El hu­mor de au­tor es­tá cambia­ndo la ma­ne­ra de en­ten­der la co­me­dia, en la te­le­vi­sión. Los tiem­pos de la ‘sit-com’ ya han ter­mi­na­do. Por eso te pro­po­ne­mos 10 co­me­dias que te rom­pe­rán los es­que­mas.

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA - Tex­to: To­ni de la To­rre

La co­me­dia, en te­le­vi­sión, no se aca­ba con Mo­dern Fa­mily ni The Big Bang Theory. Por su­pues­to, ésas son las se­ries de hu­mor más po­pu­la­res, las que cuen­tan la au­dien­cia por mi­llo­nes. Pe­ro, des­de ha­ce al­gún tiem­po, la co­me­dia, en la pe­que­ña pantalla, es­tá vi­vien­do una re­vo­lu­ción pa­re­ci­da a la que, ha­ce unos años, vi­vió el dra­ma con la lle­ga­da de HBO. Están apa­re­cien­do las co­me­dias de au­tor, pe­que­ñas jo­yas que se re­sis­ten a uti­li­zar los re­cur­sos clá­si­cos de la co­me­dia de si­tua­ción pa­ra dar lu­gar a un ti­po de hu­mor más ori­gi­nal. Cru­das, iró­ni­cas, ne­gras, ofen­si­vas, de­li­ran­tes, pe­ro, por en­ci­ma de to­do, di­ver­ti­dí­si­mas. Las co­me­dias alternativas in­ten­tan rom­per los es­que­mas del es­pec­ta­dor apos­tan­do por el ries­go, en vez de apos­tar por la fór­mu­la fá­cil.

No se pue­de de­cir que ten­gan éxi­to, por­que sus ín­di­ces de au­dien­cia si­guen sien­do mi­núscu­los, pe­ro sí em­pie­zan a ob­te­ner un re­co­no­ci­mien­to ma­yor del que te­nían has­ta aho­ra. Son las hi­jas bas­tar­das de Larry Da­vid, las pri­mas le­ja­nas de Ricky Ger­vais. Am­bos ges­ta­ron la re­vo­lu­ción que es­ta­mos vi­vien­do aho­ra. El pri­me­ro, co­mo co­crea­dor de Sein­feld y co­mo au­tor de su pro­pia se­rie, Curb Your Ent­hu­siasm, que lle­va­ron la idea del mo­nó­lo­go (es de­cir, del au­tor) a la te­le­vi­sión. El se­gun­do, de­rri­ban­do to­dos los lí­mi­tes de los te­mas que se po­dían to­car en una co­me­dia, con The Of­fi­ce, Ex­tras, Li­fe’s Too Short y De­rek. Nin­guno de ellos ha­cía co­me­dia pa­ra to­dos los pú­bli­cos y sus des­cen­dien­tes tam­po­co son ap­tas pa­ra el con­su­mo fa­mi­liar. Qui­zás por eso no sean tan co­no­ci­das. Pe­ro, por ese mis­mo mo­ti­vo, me­re­ce la pe­na reivin­di­car­las. Por­que el hu­mor, en te­le­vi­sión, es mu­cho más que pi­sos con puer­tas que nun­ca se cie­rran, ca­fés don­de se tie­nen agu­das con­ver­sa­cio­nes y ri­sas en­la­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.