“HE APREN­DI­DO A LLE­VAR LEN­CE­RÍA MU­CHO ME­JOR QUE AN­TES”

JENNIFER LO­VE HE­WITT, pro­ta­go­nis­ta y pro­duc­to­ra de ‘The Client List’ (Di­vi­nity)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

Su ma­ri­do la ha aban­do­na­do sin dar­le ex­pli­ca­cio­nes y el ban­co es­tá a pun­to de que­dar­se la ca­sa don­de vi­ve con sus dos hi­jos pe­que­ños. És­ta es la si­tua­ción de­ses­pe­ra­da en la que se en­cuen­tra Ri­ley Parks cuan­do de­ci­de ac­ce­der a dar al­go más que sim­ples ma­sa­jes en el spa don­de tra­ba­ja, pa­ra in­ten­tar pa­gar las fac­tu­ras. Ha­bla­mos con Jennifer Lo­ve He­witt so­bre las con­tro­ver­sias que ro­dean a su per­so­na­je en The Client List (Di­vi­nity) y so­bre aque­llo que la con­ven­ció pa­ra vol­ver a la te­le­vi­sión tras sus éxi­tos pa­sa­dos, en se­ries co­mo Cin­co en fa­mi­lia (Party of Fi­ve) y En­tre fan­tas­mas.

The Client List em­pe­zó sien­do una pe­lí­cu­la pa­ra la te­le­vi­sión. ¿Có­mo de­ci­die­ron ha­cer tam­bién una se­rie? Cuan­do ro­da­mos la cin­ta, ya bro­me­mos acer­ca de con­ver­tir­la en una se­rie. Y cuan­do la TV mo­vie se emi­tió tu­vo mu­cho éxi­to. Tu­ve la suer­te de que in­clu­so me no­mi­na­ran pa­ra un Glo­bo de Oro. Fue una ex­pe­rien­cia muy emo­cio­nan­te y una sor­pre­sa. Me hi­zo re­fle­xio­nar y les di­je a mis so­cios de pro­duc­ción que te­nía­mos que pen­sar en al­go pa­ra po­der con­ver­tir, realmente, la pe­lí­cu­la en una se­rie.

¿Qué di­fe­ren­cias exis­ten en­tre am­bas? Ade­más del re­par­to, en la se­rie, Ri­ley es ma­dre sol­te­ra y su ma­ri­do la ha de­ja­do, en la pe­lí­cu­la es di­fe­ren­te. Y, ade­más, ten­dre­mos al clien­te de la se­ma­na. Tam­bién po­dre­mos pro­fun­di­zar acer­ca de có­mo afron­ta la pro­ta­go­nis­ta lo de te­ner que lle­var esa do­ble vi­da: co­mo ma­dre de fa­mi­lia y tra­ba­jan­do en el spa. Las his­to­rias se cen­tran en esos dos as­pec­tos de su vi­da.

¿Sin­tió re­pa­ro, la pri­me­ra vez que tu­vo que po­ner­se en la piel, y la ropa in­te­rior, de esa mu­jer? He apren­di­do mu­cho de ella. Y tam­bién me he da­do cuen­ta de que, en el fon­do, no te­nía tan­to mie­do co­mo creía. He apren­di­do a lle­var len­ce­ría mu­cho me­jor, y tam­bién a có­mo po­nér­me­la más rá­pi­da­men­te que an­tes [ri­sas]. Des­de lue­go, es un pa­pel muy di­fe­ren­te a los que ha­bía he­cho, aun­que tam­bién hay una par­te del per­so­na­je que no es tan dis­tin­ta: no de­jo de ser una chi­ca in­de­pen­dien­te de Te­xas, esa par­te es na­tu­ral en mí. Me he cria­do en una ca­sa lle­na de mu­je­res te­xa­nas lu­cha­do­ras. Pe­ro, cuan­do me mues­tro sexy y pro­vo­ca­do­ra, no es tan in­na­to, pa­ra mí, no lo ha­bía he­cho nun­ca. Tam­bién ha si­do di­ver­ti­do, por­que ten­go la sen­sa­ción de que me en­cuen­tro en un buen mo­men­to pa­ra ha­cer­lo. Ten­go 33 años, creo que si fue­ra más jo­ven me pa­re­ce­ría más atre­vi­do, pe­ro, a mi edad, co­mo mu­jer ma­du­ra, he en­con­tra­do mi fe­mi­ni­dad y mi pro­pia se­xua­li­dad, y es­te per­so­na­je me ha ayu­da­do. Un po­co de la mis­ma for­ma en la que creo que Ri­ley tam­bién des­cu­bre esa se­xua­li­dad y fe­mi­ni­dad, a me­di­da que la se­rie avan­za. La fic­ción es al­go con­tro­ver­ti­da, por los te­mas que tra­ta y la si­tua­ción en la que po­ne a la pro­ta­go­nis­ta. ¿Fue

ésa par­te de la atrac­ción pa­ra se­guir ade­lan­te con el pro­yec­to? La te­le­vi­sión que pro­vo­ca me pa­re­ce muy in­tere­san­te y a la gen­te le gus­ta mi­rar­la. Si si­gues Dex­ter, Nur­se Jac­kie, Los So­prano o al­gu­nas de esas fic­cio­nes, te en­cuen­tras con pro­duc­tos de una te­le­vi­sión su­ges­ti­va y es­ti­mu­lan­te. En teo­ría, los reality shows tie­nen esa cua­li­dad real y se su­po­ne que la te­le­vi­sión te tie­ne que per­mi­tir es­ca­par­te a otros mun­dos, ver a otra gen­te y eva­dir­te de tu vi­da por un ra­to. Pe­ro creo que The Client List tie­ne cier­ta do­sis de reali­dad, re­pre­sen­ta a una fa­mi­lia que tie­ne que sa­lir ade­lan­te en un mo­men­to eco­nó­mi­co muy di­fí­cil, es una si­tua­ción que afron­tan mu­chas fa­mi­lias en el mun­do en­te­ro, aho­ra mis­mo. Así que una par­te de la his­to­ria es real: el he­cho de que sea una ma­dre sol­te­ra con dos críos. Pe­ro lo que pa­sa con sus clien­tes y la sa­ni­dad que crea pa­ra ellos, su tra­ba­jo…, to­do eso son co­sas con las que que­re­mos en­tre­te­ner. Que­re­mos pro­vo­car y que sea una fan­ta­sía.

Há­ble­nos de su tra­ba­jo con Cy­bill Shep­herd, que in­ter­pre­ta a su ma­dre en la se­rie. Po­dría pa­sar­me cua­tro días ha­blan­do de có­mo es tra­ba­jar con ella, es fan­tás­ti­ca. ¡Pen­sar que, en un día nor­mal, la pue­do lla­mar ma­má! Ella fue mi ma­dre te­le­vi­si­va. Cuan­do de­ci­di­mos que íba­mos a con­ver­tir es­to en una se­rie, sa­bía que de nin­gu­na ma­ne­ra per­mi­ti­ría que se me es­ca­pa­ra la opor­tu­ni­dad de que in­ter­pre­ta­ra a mi ma­dre. Y ella lo sa­be. Ade­más, soy una gran fan de la se­rie Luz de Lu­na. Siem­pre he pen­sa­do que es una ac­triz ma­ra­vi­llo­sa, tan sexy y va­lien­te. Nos lo pa­sa­mos muy bien tra­ba­jan­do jun­tas, es muy ama­ble y am­bas nos sen­ti­mos muy afor­tu­na­das de po­der ha­cer nues­tro tra­ba­jo ca­da día. La ado­ro.

Shep­herd es un mi­to te­le­vi­si­vo... Sí, ca­da vez que te­ne­mos a un ac­tor o ac­triz in­vi­ta­dos, en el set, sólo lle­gar, la pri­me­ra pregunta que ha­cen es: “¿Voy a co­no­cer a Cy­bill Shep­herd?”. Es fan­tás­ti­co sa­ber que es­tás en una se­rie con gen­te así, con una mu­jer po­de­ro­sa que ha­ce que la gen­te se emo­cio­ne por po­der co­no­cer­la, ven­gan de don­de ven­gan. Su tra­ba­jo, en The Client List, no se li­mi­ta a in­ter­pre­tar, ¿le gus­ta ser pro­duc­to­ra? El úni­co in­con­ve­nien­te que tie­ne es que ape­nas ten­go tiem­po li­bre. Pe­ro las ven­ta­jas de ha­cer de pro­duc­to­ra son in­fi­ni­tas, por­que es­toy apren­dien­do mu­cho so­bre có­mo se ha­ce te­le­vi­sión. Hay mu­chos ac­to­res que tra­ba­jan en el set y se les dan mu­chas in­di­ca­cio­nes pa­ra que se adap­ten a su per­so­na­je. Me sien­to muy afor­tu­na­da, por­que pue­do ayu­dar a crear to­do eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.