“SE­GUI­RÍA HA­CIEN­DO ‘WEEDS’”

MARY-LOUI­SE PAR­KER, pro­ta­go­nis­ta de ‘Weeds’ (Ca­nal+)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

He­mos vi­vi­do mu­chas co­sas con Nancy Bot­win. Sus días co­mo ama de ca­sa de­ses­pe­ra­da, viu­da y ne­ce­si­ta­da de di­ne­ro pa­re­cen le­ja­nos. Que­dan atrás su ca­pa­ci­dad pa­ra ven­der ma­rihua­na con po­co di­si­mu­lo, du­ran­te los par­ti­dos de fút­bol de su hi­jo pe­que­ño, su ma­tri­mo­nio fa­lli­do con un em­plea­do de la agen­cia an­ti­dro­gas, sus líos sen­ti­men­ta­les con el al­cal­de más que co­rrup­to de Ti­jua­na o sus pla­nes pa­ra de­jar­lo to­do y em­pe­zar de nue­vo. Re­fle­xio­na­mos con Mary-Loui­se Par­ker so­bre la oc­ta­va y úl­ti­ma tem­po­ra­da de Weeds (los mar­tes, a las 20.55 h, en Ca­nal+), la tris­te­za por ce­rrar es­ta eta­pa de su ca­rre­ra y qué se­rá de Nancy, aho­ra que ha po­di­do so­bre­vi­vir in­clu­so a un ti­ro en la ca­be­za. Há­ble­nos de su ex­pe­rien­cia te­le­vi­si­va du­ran­te es­tos años. ¿Qué la hi­zo de­ci­dir­se por es­te me­dio? La úni­ca te­le­vi­sión que ha­bía he­cho an­tes de Weeds fue El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca y, bá­si­ca­men­te, en aque­lla épo­ca lo úni­co que me gus­ta­ba era el tea­tro. Te­nía la sen­sa­ción de que en las pe­lí­cu­las, so­bre to­do si tie­nen mu­cho pre­su­pues­to, hay mu­chos ra­tos de es­pe­ra. Y a mí lo que me gus­ta es tra­ba­jar. Si no es­toy tra­ba­jan­do to­do el ra­to, mi ni­vel de azú­car se cae por los sue­los. No pue­do es­tar sen­ta­da en el trái­ler du­ran­te seis ho­ras, pre­fie­ro ha­cer al­go, así que el ci­ne no es mi me­dio pre­fe­ri­do. ¿Ha si­do tris­te te­ner que de­cir­le adiós a Weeds? Siem­pre he sen­ti­do una gran co­ne­xión con mi per­so­na­je y es tris­te, sí. Ca­da día me da­ban ga­nas de llo­rar, en el tra­ba­jo, fue du­ro. Han si­do ocho años, de he­cho, ¡to­da la vi­da de mi hi­jo! Creo que es­tá de­ci­di­da a se­guir en te­le­vi­sión... To­da­vía no he en­con­tra­do otro pa­pel, pe­ro, realmente, me ape­te­ce mu­cho. A pe­sar de que me en­tris­tez­ca un mon­tón que la se­rie se aca­be, su­pon­go que to­do se aca­ba, tar­de o tem­prano. Aun­que si­go un po­co en­fa­da­da, mi hi­jo me di­jo: “Si usa­mos mi pa­ga se­ma­nal, ¿ha­rían otra tem­po­ra­da?”. Y yo le di­je: “Ca­ri­ño, no lo sé. Pe­ro aquí tie­nes el nú­me­ro de te­lé­fono de [el pre­si­den­te de Show­ti­me] Da­vid Ne­vins”. Así que no ha si­do la úni­ca en sen­tir el fi­nal. No, él tam­bién es­ta­ba muy tris­te, me pre­gun­tó si íba­mos a se­guir vien­do a Hun­ter [Pa­rrish, in­ter­pre­ta a Si­las en Weeds], que vie­ne a ca­sa ca­da año, en Ac­ción de Gra­cias, y con quien te­ne­mos muy bue­na re­la­ción. ¿Cuán­tas tem­po­ra­das más hu­bie­ra in­ter­pre­ta­do a Nancy Bot­win? Yo hu­bie­ra se­gui­do has­ta que ya no pu­die­ra po­ner­me esos pan­ta­lon­ci­tos cor- tos, mien­tras to­dos qui­sié­ra­mos se­guir ha­cien­do la se­rie. Ha­ce tiem­po in­ter­pre­té una obra, en Broad­way, du­ran­te un año se­gui­do, y lle­gó un mo­men­to en el que tu­ve que pa­rar, por­que te­nía la sen­sa­ción de que ya no era tan bue­na. Sentía que ya no po­día dar­lo to­do y no me que­da­ban ideas. Si me hu­bie­ra pa­sa­do eso en la se­rie, tam­bién hu­bie­ra que­ri­do pa­rar. Pe­ro, al no ser así, y si Jen­ji [Kohan, crea­do­ra de Weeds] que­ría se­guir, hu­bie­ra se­gui­do. ¿Cree que con Nancy Bot­win se le han abier­to las puer­tas a un nue­vo ti­po de per­so­na­je fe­me­nino con mu­chas im­per­fec­cio­nes? Es lo hi­zo Jen­ji al escribir el per­so­na­je, y yo es­pe­ro ha­ber­lo con­su­ma­do. Fue uno de los pri­me­ros per­so­na­jes de es­te ti­po y, a par­tir de ahí, em­pe­zó a ha­ber otras mu­je­res con pro­ble­mas pro­fun­dos y en cons­tan­te con­flic­to, so­bre to­do en Show­ti­me, co­mo con Uni­ted Sta­tes of Tara o En­fer­me­ra Jac­kie. Creo que, cul­tu­ral­men­te, en nues­tra so­cie­dad ten­de­mos a gra­vi­tar ha­cia mu­je­res ejem­pla­res. Pe­ro a mí me ape­te­cía que la mía fue­ra cuan­to más ma­la po­si­ble: des­de lue­go, es más di­ver­ti­do de in­ter­pre­tar. ¿Por qué Nancy cae tan bien a la au­dien­cia, pe­se a sus de­fec­tos? Es un ser in­dó­mi­to e inocen­te y no hay na­da que pue­da pa­rar­la. Una de las co­sas que la ha­cen tan atrac­ti­va es que si­gue equi­vo­cán­do­se. Tie­ne buen co­ra­zón y no hay ma­ne­ra de ven­cer­la. In­ten­ta se­guir ade­lan­te y eso es lo que me gus­ta de ella. Ade­más, sien­do yo tam­bién ma­dre de dos ni­ños, hay días en los que sien­to que no pue­do ha­cer na­da bien y días en los que me sien­to ge­nial. Es­pe­ro te­ner un po­co más de éxi­to que Nancy Bot­win, pe­ro lo bo­ni­to es que se da cuen­ta de sus erro­res. La tem­po­ra­da pa­sa­da se dio cuen­ta de que te­nía una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad con Ste­vie, su be­bé, y que­ría in­ten­tar ha­cer las co­sas me­jor. No creo que ser ma­dre sea al­go na­tu­ral, pa­ra ella, tie­ne mo­men­tos en los que es leal y de­vo­ta, co­mo ma­dre, pe­ro no le sa­le con na­tu­ra­li­dad. Há­ble­nos del epi­so­dio fi­nal. No quie­ro des­ve­lar de­ma­sia­das co­sas, sólo le di­ré que llo­ré cuan­do leí el guión. Es­ta­ba es­cri­to de una for­ma muy her­mo­sa y es­pe­ro ha­ber­le he­cho jus­ti­cia. No sé si Nancy con­si­gue que to­do aca­be bien de una for­ma com­ple­ta­men­te sa­tis­fac­to­ria, pe­ro hay es­pe­ran­za. ¿Tu­vo que pre­pa­rar­se psi­co­ló­gi­ca­men­te pa­ra ver el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo? De he­cho, no he fu­ma­do ma­rihua­na en mi vi­da, y sí que le di­je a Hun­ter que, tal vez, la no­che que se emi­tie­ra el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, aho­ra que ten­go 48 años, po­dría­mos fu­mar­nos un po­rro. Me pa­re­ce que a los fans de la se­rie les gus­ta man­te­ner­la bien pro­vis­ta... ¡Con­ti­nua­men­te! El otro día es­ta­ba en el tea­tro vien­do el mu­si­cal Fe­la!, en Broad­way, y cuan­do los ac­to­res es­ta­ban sa­lu­dan­do, al fi­nal de la obra, al­guien me pa­só una bol­sa lle­na. Sue­lo ser ama­ble y con­si­de­ra­da, en esos ca­sos, y lo que ha­go es pa­sar­le lo que sea a otra per­so­na [ri­sas]. Pa­tri­cia Puen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.