“YO SOY MU­CHO MÁS GUA­PO QUE DA­NIEL CRAIG”

GARY HUMPH­REY, aven­tu­re­ro de ‘Car to the Li­mit’ (Dis­co­very MAX)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Oriol Ro­drí­guez

Hoy, a las 22.30 h, Dis­co­very MAX emi­te la se­rie Car to the Li­mit, un do­cu-reality que mez­cla dos gé­ne­ros tan dis­pa­res co­mo la su­per­vi­ven­cia y el mo­tor. El ex­sol­da­do bri­tá­ni­co Gary Humph­rey es uno de los dos tri­pu­lan­tes de una tre­pi­dan­te ex­pe­di­ción ha­cia lu­ga­res ra­ra­men­te tran­si­ta­dos por los hu­ma­nos. ¿Cuán­tas ve­ces le han con­fun­di­do con Da­niel Craig? Sue­le ocurrir, cier­to. Días atrás, es­ta­ba en la pla­ya [en Flo­ri­da] y una se­ño­ra se acer­có y me di­jo: “¿Eres Da­niel Craig?”. Le con­tes­té que no, pe­ro, co­mo ten­go un mar­ca­do acen­to bri­tá­ni­co, la mu­jer no me cre­yó y me es­tu­vo per­si­guien­do. Y, el año pa­sa­do, me ofre­cie­ron tra­ba­jar co­mo su do­ble en Sky­fall, pe­ro ya ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar en el pro­yec­to de Car to the Li­mit y no pu­de. En­ci­ma, yo soy mu­cho más gua­po que Craig, él es­tá vie­jo y arru­ga­do [se ríe]. Us­ted ya ha es­ta­do al ser­vi­cio de Su Ma­jes­tad, co­mo mi­li­tar. ¿Le gus­ta­ría in­ter­pre­tar a Ja­mes Bond? ¡Me gus­ta­ría te­ner su di­ne­ro y sus mu­je­res! Pe­ro ten­go que re­co­no­cer que no soy muy buen ac­tor. Soy un ex­sol­da­do que tie­ne la suer­te de po­der te­ner su pro­pio reality show. Con eso es­toy más que sa­tis­fe­cho. Ha te­ni­do tan­tas ex­pe­rien­cias, a lo lar­go de los años, que pa­re­ce que ha vi­vi­do tres o cua­tro vi­das en una so­la. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te, he vi­vi­do unas cuan­tas vi­das. Apar­te de ser­vir, en el pa­sa- do, en las fuer­zas es­pe­cia­les bri­tá­ni­cas, he tra­ba­ja­do en te­le­vi­sión. He he­cho pro­gra­mas co­mo el es­pa­cio de mo­tor Top Gear, y di­ver­sos es­pe­cia­les, via­jan­do al­re­de­dor del mun­do, don­de he aca­ba­do pi­llán­do­le el tru­co a es­to de po­ner­me frente a la cá­ma­ra. Y aho­ra he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ro­dar Car to the Li­mit, una ex­pe­rien­cia in­creí­ble que me ha per­mi­ti­do via­jar, vi­vir aven­tu­ras y en­fren­tar­me a ad­ver­si­da­des. Soy muy afor­tu­na­do. ¿Lo de tra­ba­jar en te­le­vi­sión era al­go en lo que ya pen­sa­ba, cuan­do es­ta­ba en el ejér­ci­to? No, ja­más. Y, aho­ra que for­mo par­te de la in­dus­tria au­dio­vi­sual, no lo cam­bia­ría por na­da. Dis­fru­to en ca­da mo­men­to de mi tra­ba­jo, aun­que sea mu­cho más du­ro de lo que ima­gi­na­ba. Por ejem­plo, cuan­do me pro­pu­sie­ron ha­cer Car to the Li­mit pen­sé que se tra­ta­ría de unas va­ca­cio­nes, el tí­pi­co via­je de un hombre de ne­go­cios que bus­ca un po­co de aven­tu­ra. Pe­ro la reali­dad es que ha si­do la ex­pe­rien­cia más du­ra a la que me he en­fren­ta­do des­de los en­tre­na­mien­tos en la fuer­zas es­pe­cia­les. A cau­sa de lo du­ra que es­ta­ba re­sul­tan­do la pe­ri­pe­cia, in­clu­so hu­bo un mo­men­to en el que pen­sé que aban­do­na­ría­mos el pro­gra­ma. En to­do ca­so, ¿su pa­so por el ejér­ci­to le ha ser­vi­do pa­ra sus pos­te­rio­res ex­pe­rien­cias ca­tó­di­cas? Sí, des­de lue­go. For­ma­ba par­te de los Spe­cial Boat Ser­vi­ce, un cuer­po de éli­te si­mi­lar a los US Navy Seals, y las ex­pe­rien­cias que vi­ves allí son bas­tan­te ex­tre­mas. Si­tua­cio­nes en las que apren­des a re­la­ti­vi­zar ni­mie­da­des y a des­ta­car las co­sas realmente im­por­tan­tes de la vi­da: la fa­mi­lia, los ami­gos… To­do ese en­tre­na­mien­to me re­sul­tó muy útil cuan­do em­pe­za­mos a ro­dar es­te reality. ¿Cuál fue el mo­men­to más du­ro de la gra­ba­ción? Hu­bo va­rios, co­mo te­ner que es­tar sen- ta­do jun­to a mi com­pa­ñe­ro, Bill Wu, el ex­per­to en co­ches, cuan­do en­lo­que­cía al vo­lan­te. No es­ta­ba acos­tum­bra­do a una con­duc­ción tan ex­tre­ma, es un pi­lo­to ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro cru­zar un de­sier­to con él con­du­cien­do, atra­ve­san­do du­nas realmente gi­gan­tes­cas, ate­mo­ri­za al más va­lien­te. Sin em­bar­go, de­bo re­co­no­cer que la ex­pe­rien­cia más du­ra fue en la jun­gla: es­tá­ba­mos en me­dio de una sel­va, ha­cía 12 días que no pa­ra­ba de llo­ver y el agua y el ba­rro nos lle­ga­ban a las ro­di­llas. In­ten­tan­do sa­lir de ahí, me sal­ta­ron las uñas de los de­dos de los pies y me gol­peé con una ba­rra de hie­rro en la bo­ca. Me des­tro­cé la den­ta­du­ra. Cuan­do re­gre­sé a ca­sa, ¡la fac­tu­ra del den­tis­ta as­cen­dió a 8.800 dó­la­res! Bill y us­ted man­tie­nen una au­tén­ti­ca re­la­ción de amor-odio. Cier­to. Hu­bo mo­men­tos de mu­cha fra­ter­ni­za­ción e ins­tan­tes ten­sos: éra­mos co­mo el Gor­do y el Fla­co o una de esas pa­re­jas de có­mi­cos. An­tes de en­fras­car­nos en la ex­pe­di­ción, no co­no­cía de na­da a mi com­pa­ñe­ro y, al ser los dos el tí­pi­co ma­cho al­fa, al ini­cio del ro­da­je nos pe­leá­ba­mos bas­tan­te. Pe­ro, po­co a po­co, nos di­mos cuen­ta de que la su­ma de nues­tras ha­bi­li­da­des nos ha­cía in­ven­ci­bles. Bill des­cri­be nues­tra re­la­ción co­mo un bro­man­ce, el tí­pi­co tra­to que tie­nen dos her­ma­nos, que se quie­ren pe­ro que, al mis­mo tiem­po, dis­cu­ten por cual­quier es­tu­pi­dez. ¿Se ve vi­vien­do una vi­da nor­mal, o su sed de aven­tu­ra es in­sa­cia­ble? He si­do mi­li­tar y he via­ja­do por to­do el mun­do. Aho­ra ten­go dos hi­jos en­can­ta­do­res y vi­vi­mos en Flo­ri­da, al la­do de la pla­ya. Cuan­do es­toy con ellos, mi día a día con­sis­te en lle­var­los al co­le­gio, re­gre­sar a ca­sa, ha­cer un po­co de yo­ga, rea­li­zar las ta­reas do­més­ti­cas, ha­cer la com­pra, re­co­ger­los e ir a la pla­ya a prac­ti­car un po­co de surf. Eso es una vi­da nor­mal, ¿no? Pe­ro tam­bién es cier­to que lle­ga un mo­men­to en el que ha­go las ma­le­tas y me em­bar­co en cual­quier aven­tu­ra. Así que, realmente, no me veo lle­van­do una vi­da ab­so­lu­ta­men­te mo­nó­to­na y se­den­ta­ria. Se ha aden­tra­do en aven­tu­ras por los seis con­ti­nen­tes. ¿Cuál cree que es el rin­cón más bello del pla­ne­ta? Las is­las del ex­tre­mo nor­te de Pa­púa Nue­va Gui­nea, don­de vi­ve la tri­bu de los Ti­ta­nes. Re­si­den en unas ca­sas cons­trui­das den­tro del mar, que están co­nectadas a tie­rra, pe­ro den­tro del agua. Están ais­la­dos de to­do y su for­ma de vi­da, en com­pa­pa­ra­ción con los es­tán­da­res mo­der­nos, es mu­muy pri­mi­ti­va, aun­que son unas per­so­nas ma­ma­ra­vi­llo­sas, muy hos­pi­ta­la­rias y lu­cha­do­ras­ras. Y el en­torno es asom­bro­so: los co­lo­res de­del océano, la pues­ta de sol… Realmente má­má­gi­co. Otro lu­gar fas­ci­nan­te son las co­cor­di­lle­ras andinas chi­le­nas: exis­ten po­cas co­sas más be­llas que ver có­mo sa­le el sol des­de allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.