El bazar de la ac­ce­si­bi­li­dad

La tec­no­lo­gía ofre­ce so­lu­cio­nes e im­pul­sa el de­sa­rro­llo de pro­yec­tos que ga­ran­ti­zan la in­te­gra­ción de los es­pec­ta­do­res dis­ca­pa­ci­ta­dos

La Vanguardia - Vivir TV - - HI- TECH -

EL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO AU­TO­MÁ­TI­CO DEL HA­BLA

Es la ba­se pa­ra sol­ven­tar uno de los gran­des re­tos que hoy afron­ta la te­le­vi­sión ac­ce­si­ble: la sub­ti­tu­la­ción ge­ne­ra­li­za­da de los pro­gra­mas en di­rec­to (no sólo de los gra­ba­dos). En es­te ca­so, la tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to del ha­bla de­be per­mi­tir que un día exis­ta una sin­cro­ni­za­ción per­fec­ta en­tre el au­dio y los tex­tos que apa­re­cen so­bre­im­pre­sos en pantalla. Es una ade­cua­ción que, se­gún el Cen­tro Es­pa­ñol de Sub­ti­tu­la­do y Au­dio­des­crip­ción (CES­yA), aún no siem­pre se pro­du­ce. El sis­te­ma trans­cri­be las pa­la­bras del presentador o el in­vi­ta­do de turno de una for­ma au­to­má­ti­ca y de un mo­do si­mi­lar a có­mo fun­cio­nan las apps de dic­ta­do de voz que en­con­tra­mos en los smartp­ho­nes.

LA SE­GUN­DA PANTALLA

“La TDT ha fa­vo­re­ci­do la ac­ce­si­bi­li­dad, ya que per­mi­te con­sul­tar da­tos adi­cio­na­les, co­mo los sub­tí­tu­los, con sólo apre­tar un bo­tón del man­do a dis­tan­cia”, afir­ma Die­go So­riano, ge­ren­te de Pro­yec­tos del Cen­tro Na­cio­nal de Tec­no­lo­gías de la Ac­ce­si­bi­li­dad (Cen­tac). So­riano tam­bién co­men­ta que, al ofre­cer in­for­ma­ción ex­tra, las ca­de­nas ocu­pan una ma­yor fre­cuen­cia de emi­sión en la TDT, así que, pa­ra evi­tar­lo, “las te­le­vi­sio­nes ge­ne­ra­lis­tas ex­plo­ran ya la op­ción de que los es­pec­ta­do­res con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad vi­sual o au­di­ti­va re­ci­ban vía in­ter­net, y no en la te­le, sino en una se­gun­da pantalla, co­mo la ta­ble­ta o el smartp­ho­ne, los ser­vi­cios de len­gua de sig­nos, au­dio­des­crip­ción o sub­ti­tu­la­do de un pro­gra­ma”.

UN ‘AVA­TAR’ PA­RA LA IN­TE­GRA­CIÓN

En­tre el soft­wa­re ya desa­rro­lla­do que pue­de ga­ran­ti­zar la ac­ce­si­bi­li­dad te­le­vi­si­va es­tá tex­toSIGN, de Signlab, un pro- gra­ma de tra­duc­ción en tiem­po real a la len­gua de sig­nos, cu­ya idea es que apa­rez­ca un mu­ñe­qui­to ani­ma­do, es­ti­lo ava­tar, en un rin­cón de la pantalla. El fin es que las per­so­nas con de­fi­cien­cias au­di­ti­vas si­gan las emi­sio­nes por me­dio de los ges­tos y de la ex­pre­sión fa­cial del ro­bó­ti­co per­so­na­je. Es un re­cur­so que es­tá al al­can­ce de las pro­duc­to­ras au­dio­vi­sua­les.

LA SO­LU­CIÓN WEB

“La ac­ce­si­bi­li­dad de los por­ta­les en in­ter­net de las ca­de­nas es otro gran re­to. ¿Có­mo pue­de ser que en­tres en RTVE. es y en­cuen­tres ví­deos de se­ries de éxi­to sin sub­ti­tu­lar?”, cri­ti­ca Die­go So­riano, del Cen­tac. Con to­do, al­gu­nas in­tere­san­tes pro­pues­tas tie­nen su ori­gen en la emer­gen­te sim­bio­sis en­tre el mun­do ca­tó­di­co y la in­for­má­ti­ca. Un ejem­plo es TV Speak, un soft­wa­re que se ins­ta­la en el or­de­na- dor, sin­to­ni­za los ca­na­les y lee, en voz al­ta, la guía elec­tró­ni­ca de pro­gra­ma­ción (EPG) y el te­le­tex­to.

DES­CO­DI­FI­CA­DO­RES TDT AC­CE­SI­BLES

La dis­tri­bu­ción de es­te ac­ce­so­rio es uno de los pun­tos mar­ca­dos en la agenda del CES­yA. La na­ve­ga­ción por voz o la po­si­bi­li­dad de que las le­tras de la pantalla sean gran­des y cuen­ten con to­na­li­da­des de al­to con­tras­te son al­gu­nas de las apli­ca­cio­nes que in­cor­po­ra un apa­ra­to cu­yo ori­gen es un sis­te­ma ope­ra­ti­vo que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gías de la Co­mu­ni­ca­ción (In­te­co) desa­rro­lló en 2009 pa­ra in­cor­po­rar a los re­cep­to­res de la TDT.

MAN­DOS A DIS­TAN­CIA ADAP­TA­DOS

La tec­no­lo­gía tam­bién ofre­ce so­lu­cio­nes pa­ra las per­so­nas que tie­nen mo­vi­li­dad re­du­ci­da. Un ejem­plo son los man­dos di­se­ña­dos pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de di­chos es­pec­ta­do­res, co­mo los mo­de­los BJ-256 y BJ-Con­trol Pro, de la fir­ma BJ Adap­ta­cio­nes. Se tra­ta de ac­ce­so­rios uni­ver­sa­les, compatibles con to­das las mar­cas de te­le­vi­so­res, que dis­po­nen de bo­to­nes gran­des, me­mo­ri­zan las fun­cio­nes de cual­quier otro man­do a dis­tan­cia y per­mi­ten to­mar el con­trol no sólo de la te­le, sino tam­bién de per­sia­nas, lu­ces, elec­tro­do­més­ti­cos y puer­tas. Emi­li Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.