THE WAL­KING DEAD

FOX re­to­ma el lu­nes, en Es­pa­ña, la ter­ce­ra tem­po­ra­da de ‘The Wal­king Dead’, la que es­tá sien­do la se­rie más vis­ta de la te­le por ca­ble. Rick y El Go­ber­na­dor es­pe­ran ver­se las ca­ras.

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

A ve­ces los zom­bis, o ca­mi­nan­tes, son lo que me­nos im­por­ta. El pa­rón de la mid sea­son de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de The Wal­king Dead nos en­se­ñó que el en­fren­ta­mien­to es un equi­li­brio de po­de­res en­tre dos gru­pos de su­per­vi­vien­tes. El lu­nes, FOX Es­pa­ña re­to­ma, a las 22.20 h, la ter­ce­ra en­tre­ga de es­ta se­rie, cu­yo úl­ti­mo ca­pí­tu­lo emi­ti­do en Es­ta­dos Uni­dos, por el ca­nal AMC, se des­pi­dió el pa­sa­do no­viem­bre con una au­dien­cia de 10,5 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res y 15,2 en la re­po­si­ción, esa mis­ma no­che. Al­go que, has­ta en­ton­ces, no ha­bía con­se­gui­do nin­gu­na fic­ción por ca­ble. Y al­go que se pre­su­me su­pe­ra­ble, te­nien­do en cuen­ta có­mo han cam­bia­do las co­sas, en es­ta ter­ce­ra tem­po­ra­da. Si el fi­nal de la se­gun­da nos apor­ta­ba el tem­ple ne­ce­sa­rio pa­ra pi­llar­la de nue­vo con ga­nas, el co­mien­zo de la ter­ce­ra nos ha­cía im­po­si­ble no ver to­dos los ca­pí­tu­los de un atra­cón.

EL (AN­TI)HÉ­ROE Y EL VI­LLANO

Aho­ra, to­dos es­pe­ra­mos que ha­ya un nue­vo ca­ra a ca­ra de al­tu­ra, una vez re­suel­ta la ri­va­li­dad en­tre el she­riff Rick Gri­mes –in­ter­pre­ta­do por Andrew Lin­coln– y su ex­com­pa­ñe­ro Sha­ne Walsh, des­tro­na­do de su pa­pel de lí­der del gru­po (y ma­cho al­fa) y per­dien­do la ca­be­za (del to­do y an­tes que Gri­mes). Lo que to­ca es ver có­mo evo­lu­cio­na la lu­cha en­tre el pro­ta­go­nis­ta y el nue­vo mal­va­do, El Go­ber­na­dor. Es­te pa­pel, lle­va­do a la fic­ción por Da­vid Mo­rris­sey, es el de un ti­po con gran­des do­tes pa­ra la ora­to­ria, as­pec­to de jus­ti­cie­ro mi­li­ta­ri­za­do y ca­pa­ci­dad pa­ra se­du­cir a una ar­ti­fi­cial po­bla­ción de Wood­bury, de­ses­pe­ra­da por al­can­zar la nor­ma­li­dad y no preo­cu­par­se por la mor­de­du­ra zom­bi. Un dic­ta­dor en to­da re­gla. Y un fal­so Me­sías. Pe­ro… ¿cuá­les son las di­fe­ren­cias en­tre Rick y El Go­ber­na­dor? ¿Son realmente tan dis­tin­tos?

La evo­lu­ción psi­co­ló­gi­ca de Rick, un per­so­na­je ho­nes­to de ba­se y lí­der na­tu­ral, su­fre di­ver­sos re­ve­ses. La con­cien­cia del she­riff se ve gol­pea­da por la si­tua­ción lí­mi­te que le im­po­ne la su­per­vi­ven­cia, con la con­se­cuen­te de­ci­sión de te­ner que ma­tar pa­ra pro­te­ger al gru­po; la du­da so­bre la pa­ter­ni­dad frente al em­ba­ra­zo de Lo­ri –que ha­ce que su re­la­ción amo­ro­sa se sus­ten­te so­bre el apa­ren­te des­ape­go y la in­co­mu­ni­ca­ción– y el te­rri­ble des­cu­bri­mien­to so­bre la in­fec­ción zom­bi. Su vi­da se ve arras­tra­da ha­cia una exis­ten­cia do­lo­ro­sa, don­de la bús­que­da de la fe­li­ci­dad es, más que nun­ca, una uto­pía. Y, al fi­nal de la se­gun­da tem­po­ra­da, ya apa­re­cía la

lla­ma­da Rick­ta­du­ra, eri­gién­do­se con el po­der ab­so­lu­to del gru­po y dan­do mues­tras de ti­ra­nía con un nue­vo dis­cur­so. Ya no dis­cu­te con los su­yos so­bre si se de­be man­te­ner o no con vi­da a un pre­su­mi­ble enemi­go, no da pie al de­ba­te, co­mo pa­sa­ría en la se­gun­da tem­po­ra­da. Sin em­bar­go, su ac­ti­tud, en es­ta nue­va en­tre­ga, no de­ja de ser fru­to de un desa­so­sie­go acu­mu­la­do. Es­tá har­to de to­do.

La frus­tra­ción de Rick, el (an­ti)hé­roe, tam­bién la com­par­te su nue­vo ri­val. Aun­que El Go­ber­na­dor, que uti­li­za el po­der de la fuer­za y su dis­cur­so pa­ra apro­ve­char­se del apo­ca­lip­sis, tam­bién tie­ne al­go de hu­mano. El in­te­rés que le mue­ve por la cien­cia es un fin per­so­nal: con­se­guir que su hi­ja zom­bi, Penny, de­je de ser­lo. Ya en la pri­me­ra par­te de la ter­ce­ra tem­po­ra­da, El Go­ber­na­dor se mues­tra co­mo al­guien que tu­vo una fa­mi­lia y que di­ce res­pon­der al nom­bre de Phi­lip Bla­ke. Sin em­bar­go, su pos­tu­ra no es con­ci­lia­do­ra con los ex­tra­ños, sino más bien to­do lo con­tra­rio. De en­tra­da, no les da nin­gu­na opor­tu­ni­dad, a no ser que des­pier­ten en él al­gún ti­po de atrac­ción, co­mo su­ce­de con An­drea –más víc­ti­ma y me­nos gue­rre­ra que en las dos tem­po­ra­das an­te­rio­res–, y no le tiem­bla el pul­so al eje­cu­tar (y man­dar ha­cer­lo) a to­do aquél que se in­ter­pon­ga en su ca­mino. Es sá­di­co y cruel con los de fue­ra, fal­sa­men­te be­ne­vo­len­te con los de ca­sa. MAZ­ZA­RA LE VE “AL­MA” An­tes de la emi­sión de la mis­ma, Glen Maz­za­ra, to­da­vía show­run­ner de la se­rie es­ta tem­po­ra­da, ex­pli­ca­ba a The Holly­wood Re­por­ter que es­te vi­llano se cree con po­de­res pa­ra re­cons­truir la ci­vi­li­za­ción, pe­ro no lo con­si­de­ra­ba un lo­co, sin más. “Tie­ne al­ma. Es un per­so­na­je muy lleno de con­flic­tos. Es im­por­tan­te que to­dos los per­so­na­jes de la se­rie ten­gan al­go de hu­ma­ni­dad. To­das las ac­cio­nes que reali­ce El Go­ber­na­dor, no im­por­ta cuan ho­rri­bles sean, de­ben te­ner sen­ti­do pa­ra la au­dien­cia, co­mo to­do lo que ha­ce Rick”. Pe­ro ese sen­ti­do por lo que ha­ce que­da cues­tio­na­do, so­bre to­do, a ojos del she­riff, de su gru­po y, an­tes, de los de Mi­chon­ne, ca­si un al­ter ego de An­drea.

Al fin y al ca­bo, to­dos son re­bel­des­víc­ti­mas en­car­nan­do lo me­jor y lo peor de la hu­ma­ni­dad. Lo que sí tie­nen en co­mún to­dos los per­so­na­jes de The Wal­king Dead es que nin­guno de ellos es ya pu­ra­men­te hu­mano. Per­te­ne­cen a un mun­do des­cul­tu­ri­za­do, ca­ni­ba­lis­ta, des­so­cia­li­za­do y que po­ne a prue­ba to­da ca­pa­ci­dad de ra­cio­ci­nio. La fi­gu­ra de El Go­ber­na­dor pue­de ser una crí­ti­ca a las dic­ta­du­ras y a la im­pu­ni­dad con la que ac­túa la cla­se po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca hoy (y siem­pre), y la de Rick, un ho­me­na­je a la ho­nes­ti­dad, que tam­bién pue­de ser dé­bil y caer, al­gu­nas ve­ces, en el la­do os­cu­ro. Nin­gu­na fic­ción se li­bra de esos pa­ra­le­lis­mos, y más si el mun­do de los có­mics de Ro­bert Kirk­man y Tony Moo­re es­tá in­fec­ta­do por las pe­lí­cu­las de zom­bis de Geor­ge A. Ro­me­ro. Car­men Fer­nán­dez

FOX Es­pa­ña Lu­nes, 22.20 h

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.