RA­ZO­NES PA­RA VER LA SE­RIE

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

1 No va sólo de zom­bis. La se­rie des­cri­be las re­la­cio­nes de un gru­po de per­so­nas en una si­tua­ción de ex­tre­ma su­per­vi­ven­cia. Los zom­bis son par­te del ar­gu­men­to, ob­via­men­te, pe­ro las tra­mas que se es­ta­ble­cen en­tre ellos tie­nen su­fi­cien­te pe­so co­mo pa­ra ol­vi­dar­se de los ca­mi­nan­tes.

2 Los per­so­na­jes. Su evo­lu­ción es­tá bien re­suel­ta, aun­que ha­ya al­gu­nos pres­cin­di­bles. Pe­ro ya se sa­be que, en un mis­mo gru­po, no to­dos caen igual de sim­pá­ti­cos, y más de un mor­dis­co me­re­cen Lo­ri o el pe­que­ño Carl. Del ban­do de los bue­nos, gus­tan An­drea, Daryl y Glenn. Y, có­mo no, Mi­chon­ne y sus mas­co­tas zom­bis. Ra­zón su­fi­cien­te pa­ra ver­la.

3 El có­mic. Siem­pre es arries­ga­do en­trar a va­lo­rar si las viñetas de Kirk­man y Moo­re son me­jo­res que la se­rie, o al re­vés. Lo que sí es el có­mic es bru­tal, y la pro­duc­ción de AMC no se que­da atrás, des­pués de una se­gun­da tem­po­ra­da más la­ten­te, en la que pa­re­ce que no pa­san co­sas.

4 Ac­ción (o vio­len­cia). Se mues­tra sin ta­pu­jos, co­mo un vi­deo­jue­go. Y re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que una de las se­ries más cri­ti­ca­das por vio­len­ta, sea una de las más se­gui­das en EE. UU., un país di­vi­di­do por el uso de las ar­mas.

5 ¿Quién di­jo mie­do? Con TWD no nos asus­ta ver a un zom­bi, de he­cho, son hor­das de se­res egoís­tas y alie­na­dos (¿se­rá tam­bién una me­tá­fo­ra?), fá­cil­men­te aba­ti­bles una vez se sa­be có­mo. Lo que sí nos da mie­do es con­ver­tir­nos en uno de ellos y que el mun­do sea un lu­gar in­hós­pi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.