Li­go­nes y juer­guis­tas

Con el re­torno de Ca­li­for­ni­ca­tion y su di­so­lu­to pro­ta­go­nis­ta, Hank Moody, evo­ca­mos a los ma­yo­res crá­pu­las te­le­vi­si­vos

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV -

El pa­sa­do 13 de enero, se es­tre­na­ba en Es­ta­dos Uni­dos la sex­ta tem­po­ra­da de Ca­li­for­ni­ca­tion, la dramedia que nos des­cu­bre la li­ber­ti­na co­ti­dia­ni­dad del es­cri­tor Hank Moody, una es­pe­cie de Keith Ri­chards de las le­tras ma­gis­tral­men­te in­ter­pre­ta­do por Da­vid Du­chovny. Au­tor del best se­ller God Ha­te Us All, Moody deam­bu­la por las ca­lles de Los Án­ge­les a bor­do de su des­tar­ta­la­do Pors­che 964 Ca­brio­let. An­sía com­por­tar­se co­rrec­ta­men­te, re­con­ci­liar­se de­fi­ni­ti­va­men­te con su es­po­sa y ser un buen pa­dre pa­ra Bec­ca. Pe­ro las ten­ta­cio­nes siem­pre se in­ter­po­nen en su ca­mino y es­te fic­ti­cio Bu­kows­ki del si­glo XXI, un ti­po que em­pe­que­ñe­ce la le­yen­da se­xo, dro­gas y rock’n’roll has­ta tor­nar­la un jue­go pa­ra cria­tu­ras de P3, aca­ba tran­si­tan­do por el la­do sal­va­je de la vi­da. Sin du­da al­gu­na, la cria­tu­ra ca­tó­di­ca más crá­pu­la que ja­más ha­ya ha­bi­ta­do en la pa­rri­lla, con el agra­van­te de que, sien­do po­see­dor de una son­ri­sa em­bau­ca­do­ra, to­das las mu­je­res le aca­ban per­do­nan­do sus tro­pe­lías y to­dos los hom­bres ad­mi­ran­do, cuan­do no en­vi­dian­do su agenda. Las co­sas son así: ellas le desean y ellos quie­ren ser co­mo él, pe­ro Hank Moody sólo hay uno.

CON­VUL­SA VI­DA SEN­TI­MEN­TAL

Tan je­ta co­mo Moody se mos­tra­ba Char­lie Har­per, pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Dos hom­bres y me­dio y ál­ter ego en la pe­que­ña pantalla de Char­lie Sheen, un ma­ja­re­ta del to­do in­co­rre­gi­ble. In­ca­paz de sen­tar ca­be­za, Har­per co­lec­cio­nó re­la­cio­nes con el mis­mo ím­pe­tu con el que una cria­tu­ra in­ten­ta com­ple­tar un ál­bum de cro­mos. Tras ocho tem­po­ra­das, har­tos de su vi­da di­fu­sa, los res­pon­sa­bles de la pro­duc­ción de­ci­die­ron des­pa­char a Sheen, por aquel en­ton­ces el ac­tor te­le­vi­si­vo me­jor pa­ga­do. Su lu­gar lo ocu­pó Ash­ton Kut­cher, ex de De­mi Moo­re. Un ti­po sim­pá­ti­co, pe­ro un me­ro apren­diz a ca­na­lla, al la­do de Char­lie.

La pregunta es: con la con­vul­sa vi­da sen­ti­men­tal de los pro­fe­sio­na­les que ahí tra­ba­jan, ¿có­mo pue­de man­te­ner el hos­pi­tal Seattle Gra­ce, es­ce­na­rio prin­ci­pal de Ana­to­mía de Grey, una ta­sa de mor­ta­li­dad tan ba­ja? Por mo­men­tos más pa­re­ci­dos a las au­las de un ins­ti­tu­to, los pa­si­llos de ese cen­tro sa­ni­ta­rio son un cons­tan­te ir y ve­nir de amo­ríos. Con­jun­ción de hor­mo­nas al­te­ra­das don­de des­ta­ca el doc­tor Mark Sloan, per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Eric Da­ne. Co­no­ci­do tam­bién co­mo El otro ma­ci­zo o Dr. Caliente, alias que dan a en­ten­der la per­so­na­li­dad y los atri­bu­tos del per­so­na­je, Sloan. Crue­les, los guio­nis­tas, aca­bar con el per­so­na­je a ini­cios de la no­ve­na tem­po­ra­da. Un gremio, el de ci­ru­ja­nos plás­ti­cos, pro­pen­so a las con­duc­tas di­so­lu­tas. Y es que, con una lis­ta de li­gues más ex­ten­sa que la guía te­le­fó­ni­ca de Pe­kín, tam­bién nos en­con­tra­mos a Ch­ris­tian Troy, so­cio del bo­na­chón Sean McNa­ma­ra en Nip/Tuck. Ca­ra­du­ra con un la­do os­cu­ro y per­ver­so, Casanova impenitente, si Troy se te acer­ca, lo más pro­ba­ble es que se te aca­be in­si­nuan­do. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.