“Fran­cis Un­der­wood es un vi­llano dia­bó­li­co, de­li­cio­so”

El jue­ves lle­ga a nues­tro país el th­ri­ller po­lí­ti­co ‘Hou­se of Cards’, adap­ta­ción ame­ri­ca­na de la mi­ni­se­rie bri­tá­ni­ca del mis­mo nom­bre. Ha­bla­mos con Ke­vin Spa­cey pa­ra que nos ex­pli­que có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con Da­vid Fin­cher, di­rec­tor de l

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA - Marc Var­gas (Lon­dres)

A Ke­vin Spa­cey le van los re­tos. En el año 2003, cuan­do se en­con­tra­ba en la cús­pi­de de su ca­rre­ra, se ale­jó de Holly­wood pa­ra con­ver­tir­se, du­ran­te diez años, en di­rec­tor ar­tís­ti­co del Old Vic, uno de los tea­tros más an­ti­guos de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. Aho­ra que el man­da­to es­tá a pun­to de to­car a su fin, Spa­cey se ha em­bar­ca­do en Hou­se of Cards, una se­rie que, en Es­ta­dos Uni­dos, se es­tre­nó vía in­ter­net y con to­dos los ca­pí­tu­los a la vez. El di­rec­tor Da­vid Fin­cher y las ac­tri­ces Ka­te Ma­ra y Ro­bin Wright, en­tre otros, le acom­pa­ñan en es­ta aven­tu­ra. Spa­cey in­ter­pre­ta a Fran­cis Un­der­wood, un con­gre­sis­ta ame­ri­cano sin es­crú­pu­los al que in­cum­plie­ron una pro­me­sa de po­der y que, en con­se­cuen­cia, se ven­ga­rá uti­li­zan­do to­das las ar­mas a su al­can­ce. El pró­xi­mo jue­ves, a las 21.30 h, lle­ga a Ca­nal+ 1. No os lo per­dáis. ¿Có­mo de­fi­ni­ría a Fran­cis Un­der­wood? Creo que es un vi­llano dia­bó­li­co, de­li­cio­so. A mi ma­dre le en­can­ta­ba la se­rie ori­gi­nal y, cuan­do la vi, pen­sé que era mag­ní­fi­ca y muy di­ver­ti­da. He­mos tra­ba­ja­do

“Me gus­ta que las co­sas se ha­gan lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble, así que ¿por qué que­rría me­ter­me en po­lí­ti­ca?”

mu­cho en el per­so­na­je, dán­do­le for­ma, usan­do la se­rie bri­tá­ni­ca co­mo pa­trón y mo­vién­do­nos en mu­chas di­rec­cio­nes. Siem­pre me cues­ta eti­que­tar a un per­so­na­je, sim­ple­men­te, in­ter­pre­to lo que al­guien ha es­cri­to so­bre él y lo que de­ci­de ha­cer an­te va­rias si­tua­cio­nes. ¿Qué tal la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con Da­vid Fin­cher? Es su­bli­me. Pri­me­ro, por­que es un per­fec­cio­nis­ta y a mí me gus­ta que me em­pu­jen al lí­mi­te y me pon­gan desafíos. Da­vid es co­no­ci­do por ro­dar mon­to­nes y mon­to­nes de to­mas, y me he da­do cuen­ta de que lo que ha­ce es dar­le una pa­li­za al ac­tor que tie­nes den­tro, se des­ha­ce de to­da la mier­da que lle­vas en­ci­ma y te des­ti­la has­ta con­se­guir la ma­ne­ra más sim­ple y pu­ra de con­tar una his­to­ria. Es uno de los po­cos di­rec­to­res que han tra­ba­ja­do en ca­si to­dos los de­par­ta­men­tos de una pe­lí­cu­la, por lo que sa­be que pue­de pe­dir lo me­jor de ca­da uno a to­dos, no sólo a los ac­to­res. A pe­sar de di­ri­gir sólo los dos pri­me­ros ca­pí­tu­los, ha si­do nues­tro gu­rú. He­mos te­ni­do otros di­rec­to­res bue­ní­si­mos, pe­ro to­do el mun­do ha es­ta­do en la mis­ma ca­bi­na de man­do que Da­vid. Ade­más, hay una co­sa que la gen­te de­be sa­ber: cuan­do Da­vid Fin­cher se ob­se­sio­na con al­go, sig­ni­fi­ca que es al­go muy, muy bueno. ¡Y Da­vid es­tá muy ob­se­sio­na­do con es­ta se­rie!

¿Cuál fue el ma­yor desafío del pro­yec­to? Su­pon­go que el pro­ce­so de dar­le for­ma a nues­tro Fran­cis Un­der­wood. Pa­ra mí ha si­do co­mo ju­gar una par­ti­da de ajedrez muy di­fí­cil du­ran­te tre­ce ho­ras, por­que Fran­cis siem­pre va sie­te mo­vi­mien­tos por de­lan­te. Te­nía que ase­gu­rar­me bien dón­de es­tá­ba­mos y ha­cia dón­de íba­mos sin des­ve­lar na­da. Los dos pri­me­ros ca­pí­tu­los fue­ron muy ex­ci­tan­tes, por­que no nos de­di­ca­mos a desa­rro­llar a los per­so­na­jes, sino que hi­ci­mos que pa­sa­ran mu­chas co­sas muy rá­pi­do y, se­gu­ra­men­te, lo que ex­pli­ca­mos en los dos pri­me­ros epi­so­dios se po­dría ha­ber ex­pli­ca­do en cua­tro. Así que fue fas­ci­nan­te. ¿Se ba­só en al­gún po­lí­ti­co real pa­ra in­ter­pre­tar a su con­gre­sis­ta? No, no ba­so el per­so­na­je en na­die en con­cre­to, por­que Mi­chael Dobbs [crea­dor ori­gi­nal de Hou­se of Cards] y Beau [Wi­lliams, guio­nis­ta de la adap­ta­ción] han he­cho un tra­ba­jo brillante de­fi­nién­do­lo. Creo que se­rá muy in­tere­san­te, es­pe­cial­men­te pa­ra la au­dien­cia ame­ri­ca­na, que es­tá con­vi­vien­do con el Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos me­nos pro­duc­ti­vo de la his­to­ria, ver en una se­rie de fic­ción có­mo al­gu­nos pro­yec­tos de ley se ha­cen de ver­dad. Tras unos años ale­ja­do del mun­do del ci­ne pa­ra cen­trar­se en el tea­tro, ¿por qué cre­yó que era el mo­men­to ade­cua­do pa­ra vol­ver a la te­le­vi­sión? No es la pri­me­ra vez que me han ofre­ci­do ha­cer te­le­vi­sión, ni que se lo han ofre­ci­do a Da­vid [Fin­cher]. Pe­ro, por al­gu­na ra­zón, los dos ha­bía­mos es­pe­ra­do. Es­tá­ba­mos un po­co in­quie­tos por co­no­cer los de­ta­lles de Hou­se of Cards, pe­ro Net­flix se ade­lan­tó y di­jo: “Cree­mos en vo­so­tros, tíos, no te­néis que ha­cer un cas­ting ni un pi­lo­to, ha­re­mos 26 epi­so­dios”. An­te eso, sólo pu­di­mos res­pon­der: “Co­jo­nu­do, ¡ade­lan­te!”. ¿Qué le pa­re­ce que to­dos los ca­pí­tu­los de Hou­se of Cards se ha­yan es­tre­na­do a la vez por in­ter­net? Pa­re­ce que es la di­rec­ción que es­tá to­man­do la te­le­vi­sión. Si les pre­gun­tas a tus ami­gos qué han he­cho el fin de se­ma­na, te di­cen: “Es­tu­ve to­do el día en ca­sa y vi tres tem­po­ra­das se­gui­das de Brea­king Bad”, o “me hi­ce un ma­ra­tón de Jue­go de tronos”. Por al­gu­na ra­zón, hoy el pú­bli­co con­su­me de gol­pe pe­que­ños tro­zos de gran­des his­to­rias, y es­tre­nar to­dos los ca­pí­tu­los a la vez es in­tere­san­te. ¿ Hou­se of Cards le ha he­cho plan­tear­se de­di­car­se a la po­lí­ti­ca? [Car­ca­ja­da] Si hay al­go que es­pe­ro que se se­pa de mí es que me gus­ta que las co­sas se ha­gan, y que sea lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble. Así que ¿por qué dia­blos que­rría me­ter­me en po­lí­ti­ca? En po­lí­ti­ca no se pue­de ha­cer na­da, na­da sa­le ade­lan­te. De­di­car­me a eso se­ría muy frus­tran­te. Su man­da­to co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co del Old Vic de Lon­dres pron­to lle­ga­rá a su fin. ¿Qué pro­yec­tos tie­ne en­tre ma­nos? Nin­guno. De mo­men­to, me cen­tro en Hou­se of Cards, que ha re­no­va­do por una se­gun­da tem­po­ra­da. Y to­da­vía no sa­be­mos si ha­brá un ter­cer cur­so, así que… ¡ya ve­re­mos!

Ke­vin Spa­cey, jun­to a Ka­te Ma­ra (izq.), Ro­bin Wright y

Mi­chael Kelly.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.