Au­dien­cia por el efec­to arras­tre

Programar un es­pa­cio an­tes o des­pués de un pro­duc­to de éxi­to ayu­da a au­men­tar los te­les­pec­ta­do­res, aun­que a ve­ces bus­car la má­xi­ma ren­ta­bi­li­dad no es ta­rea fá­cil.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS - Estefania Chue­ca

Mu­chos creen que, en la gue­rra por la au­dien­cia, el éxi­to ra­di­ca en de­rro­car a la com­pe­ten­cia con­tra­pro­gra­man­do. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, se tor­na más efec­ti­va la ha­bi­li­dad con la que un di­rec­tor de pro­gra­ma­ción mue­ve sus es­pa­cios en la pa­rri­lla te­le­vi­si­va. Y, co­mo en to­da gue­rra que se pre­cie, aliar­se con el más fuer­te ga­ran­ti­za, por nor­ma ge­ne­ral, una vic­to­ria. Una de las es­tra­te­gias que me­jor fun­cio­nan es la del efec­to arras­tre: un es­pa­cio de éxi­to tie­ne el po­der de con­ta­giar a la au­dien­cia a otros pro­duc­tos de la ca­de­na, así que te­ner­la co­mo ve­ci­na se con­vier­te en una op­ción in­me­jo­ra­ble. Los da­tos em­pí­ri­cos de­mues­tran que la fór­mu­la fun­cio­na; eso sí, siem­pre y cuan­do la ca­de­na se­pa mo­ver fi­cha con in­te­li­gen­cia.

MON­TAN­DO UN PUZZ­LE TE­LE­VI­SI­VO

Son va­rias las pro­gra­ma­cio­nes re­cien­tes que han uti­li­za­do el efec­to arras­tre pa­ra me­jo­rar su au­dien­cia. Por ejem­plo, en uno de los eventos de­por­ti­vos del año, en Es­ta­dos Uni­dos, la Su­per Bowl, que con­gre­ga a mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, así que no es de ex­tra­ñar que la ca­de­na de turno apro­ve­che su ti­rón al má­xi­mo. En es­ta oca­sión, le ha to­ca­do a CBS emi­tir­lo, y ha con­se­gui­do re­unir a 108 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. A pe­sar de que son tres me­nos que el año pa­sa­do, no ca­be du­da que su­po­ne un da­to es­tra­tos­fé­ri­co. Jus­to des­pués de su emi­sión, op­tó por programar una de sus se­ries más ac­tua­les, Ele­men­tary. La ver­sión mo­der­na de Sher­lock Hol­mes lo­gró aca­pa­rar la aten­ción de la cifra na­da des­pre­cia­ble de 20,8 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, aun­que in­su­pe­ra­ble por la au­dien­cia que con­si­guió Friends en 1997, que si­guie­ron 52 mi­llo­nes. El apa­gón de 36 mi­nu­tos en el even­to cau­só un gran re­tra­so en la emi­sión de la se­rie, que no se pro­du­jo has­ta pa­sa­do el pri­me ti­me –so­bre las 23.11 h–, y eso le pa­só fac­tu­ra. De no ha­ber si­do así, Ele­men­tary hu­bie­ra au­men­ta­do la cifra.

En Es­ta­dos Uni­dos, la es­tra­te­gia del arras­tre es una de las más ha­bi­tua­les y, a la vis­ta es­tá, da bue­nos re­sul­ta­dos. En FOX, pro­gra­ma­ron el ini­cio de tem­po­ra­da de Glee, una se­rie que ya co­mien­za a des­in­flar­se, des­pués de Ame­ri­can Idol, y eso me­jo­ró no­ta­ble­men­te sus da­tos: con­si­guió cer­ca de sie­te mi­llo­nes de au­dien­cia, y eso que el ta­lent show ha per­di­do fue­lle y, aho­ra, con­gre­ga a unos 15 mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res, le­jos de los 30 que lo­gra­ba re­unir en su épo­ca do­ra­da.

Otro ca­so que ca­be des­ta­car es el del efec­to arras­tre de The Fo­llo­wing. La se­rie de FOX ha su­pues­to uno de los es­tre­nos más fuer­tes de la tem­po­ra­da, so­bre­pa­san­do los 10 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, y su pre­de­ce­so­ra, Bo­nes, ha vis­to có­mo esos bue­nos da­tos se le con­ta­gia­ban. Gra­cias a su unión, Bo­nes ha con­se­gui­do un mi­llón y me­dio más de es­pec­ta­do­res de los ocho que te­nía, lo que con­clu­ye un ré­cord de au­dien­cia pa­ra la fic­ción.

Pe­se a lo di­cho, la tác­ti­ca de arras­tre no es cien por cien efec­ti­va. A ve­ces, no sur­te el efec­to desea­do, co­mo ocu­rre con la se­rie Navy y su spin-off NCIS: Los Án­ge­les, que se emi­ten se­gui­das, en CBS. Sus úl­ti­mos da­tos de au­dien­cia in­di­ca­ban que, aun­que a Navy le acom­pa­ña­ba un hol­ga­do pú­bli­co –ni más ni me­nos que 22 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res–, eso no pro­vo­ca­ba que su spin-off die­ra los mis­mos re­sul­ta­dos. Cin­co mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res se des­en­gan­cha­ron del te­le­vi­sor. ¿Mis­ma se­rie, di­fe­ren­tes per­so­na­jes? No aca­ba de con­ven­cer al pú­bli­co. La sa­tu­ra­ción, a ve­ces, es lo que tie­ne.

En el ca­so es­pa­ñol, el efec­to arras­tre tam­bién es­tá pre­sen­te, a pe­sar de que la con­tra­pro­gra­ma­ción es la tó­ni­ca ge­ne­ral pa­ra co­lo­car los pro­duc­tos te­le­vi­si­vos. Es re­le­van­te la tác­ti­ca que Cua­tro ha uti­li­za­do, re­cien­te­men­te, pa­ra dar en­tra­da a una nue­va se­rie, Ele­men­tary. Gra­cias a su no­che de pa­re­jas de de­tec­ti­ves, con­si­guió dar un digno es­treno a la se­rie, que reunió a 1,6 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, al pro­gra­mar­la jus­to des­pués de una fic­ción de la mis­ma te­má­ti­ca que ya le fun­cio­na, Castle, que cuen­ta con ca­si dos mi­llo­nes de fie­les se­gui­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.